The boy who lived, has come to die

Como probablemente ya sepamos todos los ávidos lectores de Harry Potter, el adelanto y teaser de la adaptación del séptimo libro (en dos películas separadas) de la famosa saga acaban de salir.

Yo, me alegro decirlo, me vine un poquito al verlas.

El trío

El trío

Las escenas del avance se ven básicamente sacadas de los libros, módulo las modificaciones correspondientes para hacerla más emocionante. Por ejemplo, el último duelo entre Harry y Voldemort evidentemente será más climático. Yo apruebo.

Me resultan interesantes dos cosas del avance: no aparece Michael Gambon, a pesar de que todo mundo sabe que saldrá Dumbledore, y a pesar de que sí se ve un beso entre Harry y Ginny (probablemente inexistente en las novelas, dado que parece ocurrir durante la Batalla de Hogwarts), en ningún momento ni siquiera dejan entrever la escena del beso entre Hermione y Ron (aunque sí de la escena donde Ron destruye el locket de Regulus Black).

Ron

Ron

Lo digo una vez más, aunque probablemente a nadie le interese oírlo; la relación más importante (si no es que la fundamental) de las novelas, es la de Ron y Hermione, y me alegra ver que en la película al parecer le darán el trato adecuado.

La película se ve increíble, y mi única queja es que faltan seis meses para que salga la primera parte, y un año para la segunda. Qué pérdida de estilo.

Sevilla

Después de levantarme a las cuatro, para salir a las cinco, para llegar a las seis al aeropuerto de Barcelona, para poder despegar a las siete, llegué a Sevilla a eso de las ocho y media de la mañana, para pasarme un día completo luchando contra el enorme deseo que sentía por dormirme.

No pude disfrutar mucho Sevilla; era domingo, y como bien me habían dicho, casi todo está cerrado ese día. Además, yo me estaba desmayando de sueño, y salimos para El Rocío a eso de las nueve de la noche.

Llevamos aquí en El Rocío (un pueblo con 1,635 habitantes según el censo del 2008) ya cuatro días, en general trabajando mucho, comiendo como cerdos, y derritiéndonos con el inimaginable sol que pega al pueblo de seis de la mañana a diez de la noche.

Lo sorprendente es cuánto me recuerda este pueblo a muchos otros que he visto en México.

10 anys de la DO Catalunya

Total que, a pesar de que Eddie y Vincent llegaron a Barcelona el miércoles, con esfuerzos pude comer con ellos el viernes en la Universidad, y tomarnos un trago ese día en la noche; estaba atareadísimo terminando de escribir lo que estuvimos haciendo aquí en la UPC estas cuatro semanas.

Ayer por fin terminamos de escribir, y hoy fuimos invitados por Arnau a los 10 años de la Denominación de Origen de Cataluña. Me pasé una de las noches más divertidas que he pasado en Barcelona; por 3 euros, uno recibe un boletito para poder probar cinco vinos, o cuatro vinos y una tapa.

La cosa es, casi nadie nos quería marcar el boletito; varios incluso nos decían “venga, así toman más vino”. Terminamos probando cerca de diez botellas de vino, casi todas de excelente calidad, y todas seguro al menos decentes. Además, con la degustación le regalaban a uno la copa donde los iba probando; pero casi todo mundo dejó sus copas en las mesas cuando iba terminando el evento. A mí me valió madre; comencé a juntar las copas usadas en una caja de cartón (que, eso sí, pregunté si podía agarrar), y regresé al piso con unas trece copas, pequeñas pero simpáticas.

Nada más porque mañana vuelo a las 7 de la mañana para Sevilla, y porque el evento acababa a las diez de la noche; de otra manera no veo cómo me podrían haber sacado de ahí. Estuvo muy divertido, y conocí a mucha gente que me dijo cosas muy interesantes de vinos. Lástima que no pude estar ahí más tiempo.

GNOME

Un lector me preguntó que por qué no uso KDE o Qt. Iba a contestarle en un comentario, pero mejor lo digo aquí.

Los motivos son varios y en general completamente subjetivos.

Cuando GNOME inició, allá por 1998 ó 1999, fue encabezado por Miguel de Icaza, en ese entonces el tal vez mejor hacker en Linux que había producido México. KDE no terminaba de gustarme (seguí usando la línea de comandos para casi todo), y sentí que debía apoyar un proyecto iniciado por un mexicano.

GNOME tampoco me acababa de gustar (también seguía usando la línea de comandos para casi todo), pero al menos sentía que estaba del lado “correcto” no sólo por el hecho de que Miguel encabezaba el proyecto, sino también porque KDE usaba Qt, que en ese entonces no sólo no era Open Source, era de hecho propietario.

Para 2002 ó 2003 yo había pasado por un montón de cosas que habían hecho que me desatendiera de lo relacionado con GNOME, KDE, similares y conexos. Para cuando comencé a trabajar en una compañía donde me pusieron a instalarle Linux a varias máquinas, GNOME 2.0 había hecho su aparición.

A partir de ese momento GNOME de verdad comenzó a gustarme mucho más que KDE. KDE (que para entonces ya había solucionado, o estaba a punto de solucionar, los problemas de licencias con Qt) siempre me pareció una (mala) copia de Windows, y jamás me gustó que sus ventanas de configuración tuvieran opciones hasta para qué color debían tener las ventanas invisibles.

Las soluciones que GNOME ha utilizado históricamente han sido las que al final y acabo terminan en Free Desktop, y eventualmente en KDE por más que pataleen. Por ejemplo, cuando mezclador de sonidos aRts por fin admitieron que era basura, en lugar de pasarse a GStreamer (que me parece es por mucho la solución técnicamente correcta y más probada), decidieron ir con todavía otro proyecto que ellos iniciaron. Van a acabar de cualquier forma usando GStreamer, pero mientras continúan yéndose por su lado sin tratar de colaborar con soluciones que beneficien a todos los usuarios de escritorios libres. Como esa hay muchas otras.

Luego está la biblioteca para interfaces grácias; GTK+ tendrá todos los problemas que quieran, pero Qt está desarrollado por una empresa, y básicamente hacen lo que se les pega la gana (por más que hayan cambiado la licencia a GPL). GTK+ es desarrollado de forma abierta, y me sigue gustando mucho más que Qt. Además de que GTK+ está escrita en C, mientras Qt está escrita en C++… o algo que se le parece (Qt necesita un preprocesador llamado moc).

Por último, y tal vez la única razón práctica para de plano evitar KDE y Qt como la peste, es que yo utilizo Gentoo, y eso implica que compilo todos los programas que utilizo. En particular compilar KDE, Qt o casi cualquiera de sus dependencias es un infierno, porque al estar escritas en C++ (con un preprocesador espurio además) tardan los siglos de los siglos.

(En espíritu de ser derecho, debo aclarar que Inkscape está escrito en C++ con gtkmm, los bindings de C++ para GTK+… y a pesar de ser un programa razonablemente complejo, compila muchísimo más rápido que casi cualquier cosa escrita con Qt o para KDE).

En resumen: en general no uso KDE o Qt por razones puramente subjetivas, y algunas incluso ideológicas. Pero también vengo usando Linux hace casi quince años, y algo sé de computación; y me parece que la solución que ofrece GNOME es superior desde un punto de vista técnico, y social en el sentido de la comunidad que formamos los que usamos Linux/Open Source.

Pero si alguien quiere usar KDE, pues allá ellos. Yo me quedo con lo que considero mejor.

El Príncipe de Persia: Las Arenas del Tiempo

Hace ocho días fui a ver Prince of Persia: The Sands of Time, pero no había escrito al respecto por estar ocupado. Se aplican las de siempre.

Prince of Persia: The Sands of Time

Prince of Persia: The Sands of Time

La crítica ha sido bastante dura con esta película, pero a mí la verdad me encantó. No sólo creo que captura la historia y el ambiente de los juegos del Príncipe de Persia (incluidas todas las acrobacias que el pobre Príncipe tenía que hacer); también está divertida, muy bien hecha, tienen muy buena química Jake Gyllenhaal y Gemma Arterton, está muy sabrosa ella (creo que no he visto película donde ella participe que no me guste), y Ben Kingsley es un villano entretenido. En pocas palabras, no es una buena película, pero es un buen churrito.

Y sinceramente creo que es la mejor película que ha salido de adaptar un videojuego. No que haya mucha competencia ahí, claro.

La participación de Jordan Mechner (el creador y de hecho programador del primer juego del Príncipe de Persia) es obvia; la historia está hecha con amor, y varias escenas sí parecen sacadas de los videojuegos. Y de verdad pusieron a Jake Gyllenhaal a dar de brincos todo el tiempo.

A mí me gustó mucho, y espero con ansias la segunda parte (que sin duda habrá, me parece). Yo sí la recomiendo.

Textext

Desde hace años uso PStricks para dibujar figuras en documentos \LaTeX, por una muy simple razón: no importa qué tan bonitas haga las figuras casi cualquier programa, las etiquetas no utilizan el sistema de tipos de \LaTeX, y por lo tanto se ven horribles.

(La única excepción de la que tenía noticia, Ipe, es capaz de agregar etiquetas usando \LaTeX, pero tiene una desventaja para mí aún mayor: está escrito con Qt… casi por principio no tengo Qt ni KDE ni ninguna de sus bibliotecas instaladas en mis máquinas.)

Sin embargo el usar PStricks a mano, aunque muy varonil, es increíblemente tardado. No digo que no sea capaz de hacerlo; es sólo que cada vez tengo menos tiempo de estar viendo cómo hacerle para conectar, a mano, dos puntos con una curva.

Y es así como hizo su entrada en mi vida Inkscape. De hecho ya lo conocía, y lo he usado bastante; fue sólo que rápidamente me di cuenta de cómo podía utilizarse para hacer figuras (especialmente geométricas) muy padres. Por supuesto, siendo Inkscape un programa desapegado a \LaTeX, sufría de las mismas limitaciones que todos los demás programas de este estilo; no podía agregar etiquetas con \LaTeX. Pero Inkscape exporta a PStricks, así que era sólo cuestión de hacer eso, y agregar las etiquetas a pie. ¿Engorroso? Algo, pero mucho mejor que escribir código PStricks a pie.

Además Inkscape tiene la increíble ventaja de utilizar SVG como su formato nativo, y SVG es la neta del planeta en bicibleta; todos mis programas de cositos geométricos puedo hacer que fácilmente guarden las imágenes en SVG, exportarlo a PStricks con Inkscape, y agregarles etiquetas a mano…

Sólo que eso sigue siendo bastante engorroso. Así que fue con alegría que descubrí Textext; es una extensión de Inkscape que permite agregar lo que sea que \LaTeX pueda generar como un objeto vectorial en Inkscape, y (nada despreciable) permite reeditar el código \LaTeX después.

Inkscape con Textext

Inkscape con Textext

Con esto ahora sí creo que por fin dejaré PStricks, para pasarme completamente a SVG. Por fin las interfaces gráficas alcanzaron a PostScript, unos veinte años después.

Robin Hood

El día que volé de México para Europa, fui a ver Robin Hood. No había escrito al respecto porque he estado ocupado, pero estoy pensando en ir al cine hoy, y entonces quiero haber comentado la película antes. Se aplican las de siempre.

Robin Hood

Robin Hood

Si quieren un recomendación rápida de esta película, de mi parte sería: vayan y renten la versión de 1991 de Kevin Costner. Es mucho mejor, y más importante, mucho más divertida.

El problema con esta versión de Russell Crowe, en mi opinión, es que es bastante aburrida. Hay algunas escenas simpáticas entre él y Cate Blanchett, pero en general la película es lenta, aburrida, y sin el encanto de la de Kevin Costner. Que además tenía a Morgan Freeman y Alan Rickman.

Pero probablemente para estas alturas ya ni siquiera esté en cartelera, así que supongo que es irrelevante.

Trabajo, trabajo, trabajo

Después de pasarme un fin de semana en París con mis cuates del DocCourse 2009 (fin de semana que, en sí mismo, hace que este viaje a Europa ya haya valido la pena), regresé a continuar con el trabajo que estamos haciendo aquí en Barcelona.

Para darse una idea del tipo de problemas que trato, pueden ver este video en el tubo de un programa que escribí para ver ejemplos del tipo de problemas que estamos tratando. Que, por cierto, al ver el video recuerdo a una ex novia que decía que me había metido al posgrado a dibujar palos y bolitas.

Como sea, hemos estado entradísimos con la chamba y acomodándonos en el departamento (“piso”, que aquí le dicen) que conseguimos (está muy cerca del metro Rambla Just Oliveras, y puden ver la zona en este mapa de Google Maps). Por eso no he escrito, pero espero poder colar algunas entradas en los días que vienen.