Próximamente…

Una película que está irrevocablemente ligada a mi niñez es Clash of the Titans; tendría cuatro o cinco años cuando se estrenó en México, y mi madre jura que me llevó al cine a verla. Por supuesto, no lo recuerdo; pero la pasaban tanto en la tele y además fue de las primeras que conseguimos en VHS cuando nos compramos una videocasetera, que la recuerdo casi de memoria.

Como los gringos llevan diez o quince años quedándose sin ideas originales, la van a rehacer; nada más vi los escorpiones gigantes y a Medusa en el primer adelanto, me vine tantito. Ahora que acabo de ver el segundo avance, y cuando veo a Liam Neeson como Zeus diciendo “Release the Kraken!”, de hecho me vine un montón.

Kraken

Kraken

También viene Iron Man 2, con Don Cheadale com War Machine y la sabrosísima Scarlett Johansson como Black Widow.

Iron Man 2

Iron Man 2

También viene Kick-Ass, la segunda adaptación de una novela gráfica de Mark Millar a la pantalla grande; si sale la mitad de buena que la primera (la fabulosa Wanted del año pasado), sin duda valdrá la pena.

Y además de todo viene una nueva adaptación de Robin Hood al cine; que la verdad me alegro, porque no puedo creer que la versión de Kevin Costner sea la última buena (aunque ciertamente será difícil que puedan superar el personaje de Azeem, interpretado por Morgan Freman). No me parecer terriblemente buena la elección de Russell Crowe para interpretar a Robin Hood (y, sin ánimo de ofender, pero ya está medio viejo); pero el tipo me cae bien y ciertamente confío en Ridely Scott como director.

Súmenle a eso que saldrá la séptima (que no última) película de Harry Potter, la adaptación del video juego Príncipe de Persia, y la colección normal de comedias románticas intrascendentes, y el año que viene se ve bastante prometedor con respecto al cine.

Otro triunfo más de la razón

En mi hermosa Ciudad, los homosexuales ayer obtuvieron el obvio, sencillo y fundamental derecho de poder casarse con quienes aman; derecho que a pesar de ser obvio, sencillo y fundamental, se les había negado siempre. No sólo aquí, sino en casi todo el mundo; me parece que ésta es la primera ciudad de Latinoamérica que les reconoce este derecho a los miembros de la comunidad gay.

Y por eso es que adoro vivir en esta Ciudad. Aquí la razón, en general, triunfa sobre las mentes más pendejas, retrógradas e intolerantes.

Herida

Herida

Ahora venga, que salgan la bola de bestias que atacarán esta ley cuando no los afecta en lo más mínimo.

El Cascanueces

Total que ayer fui a ver El Cascanueces de Tchaikovsky en el Auditorio Nacional. La función era a las 5:00 PM y salimos de Xochimilco como a las 3:45. Nada más llegar a Periférico (que nos llevó más de media hora), nos dimos cuenta de que era sencillamente imposible que llegáramos a la función a tiempo; el tráfico en la Ciudad estaba horrible, mucho peor que de costumbre. Así que cuando el tráfico se medio aceleró pasando Gran Sur, me aventé de ahí al metro Barranca del Muerto en unos diez minutos, probablemente rompiendo un récord de velocidad, y seguramente rompiendo varias leyes de tránsito.

El metro nos salvó; llegamos a las 5:01, y como la función empezó tarde pudimos entrar sin problemas. Es una maravilla el metro.

El ballet no me gusta tanto como la ópera, pero la puesta estuvo muy padre. Nunca la había visto como ballet; aunque la música me la sé casi de memoria, como probablemente sepa casi todo el mundo. Los vestuarios y la escenografía están muy padres, y la Compañía Nacional de Danza es muy buena (o al menos eso opino, dentro de lo poco que yo sé de ballet); la orquesta fue al de Bellas Artes. Y nada más por ver a la reinita que bailó en la parte de la danza árabe vale la pena (no recuerdo el nombre, no me quedé con el programa, y la página del Auditorio Nacional es inútil). También la niña que interpretó a Clara me pareció fabulosa.

Estuvo divertido; pero seré sincero y diré que lo más emocionante fue la carrera que me aventé en el trayecto para llegar a tiempo.

Avatar

Ayer fui a ver Avatar. Generalmente cuando se me acumulan películas que he visto en el cine y que no he comentado en el blog, las presento juntas en una sola entrada. En esta ocasión haré una excepción, porque Avatar es probablemente la mejor película de ciencia ficción de está década que muere, y me parece que merece una entrada para ella.

Se aplican las de siempre.

Avatar

Avatar

Como ya había comentado antes en mi blog, estaba esperando con ansias esta película. La misma no me decepcionó en lo más mínimo; y más importante aún, superó mis expectativas, en varios casos por mucho.

La película ocurre unos ciento cincuenta años en el futuro y sigue a Jake Sully, un ex-marine que quedó paralítico en alguna batalla en la Tierra, y al que le ofrecen la oportunidad de ir a Pandora, una luna con vida en algún planeta por las cercanías de Alfa Centauri. Su hermano gemelo idéntico era parte del equipo científico que iría a Pandora, y murió en un asalto; estaba dentro del proyecto Avatar, que permite controlar remotamente cuerpos creados a partir de ADN humano y extraterrestre para poder estudiar e interactuar con los indígenas de Pandora, los Na’vi. Cuando murió, su avatar quedó inútil porque están ligados al ADN de su controlador, y por eso le ofrecen la chamba a Jake.

Jake se une al resto del equipo Avatar, pero con una diferencia enorme: contrario a ellos, él no es científico; es más, ni siquiera es particularmente bien educado. Además, es un soldado de carrera, lo que hace que el Coronel Quaritch, a cargo de la seguridad de la colonia humana en Pandora, y que no se lleva muy bien con los científicos, lo utilice para sus propios fines.

Los Na’vi son “retrasados” tecnológicamente, y viven en clanes en una sociedad guerrera que además parece estar en simbiosis permanente con los enormes bosques que cubren Pandora y la vida animal que vive en ellos. Los humanos ahí están básicamente porque quieren obtener “unobtanium”, un metal carísimo y cuyas vetas principales ocurre que están debajo de los lugares más sagrados para los Na’vi.

Como decía al inicio de esta entrada, probablemente Avatar sea la mejor película de ciencia ficción de la década, considerando que The Matrix salió en 1999. Tecnológicamente es impecable; los Na’vi, que miden tres metros y son azules, están animados por computadora, y la verdad no se nota. Todo Pandora está hecho por computadora, incluidos insectos, pasto y los montones de criaturas mortíferas que pululan por ahí, y tampoco se nota que esté hecho por computadora. La tecnología de los humanos (portaaviones aéreos, helicópteros y trajes de combate) es creíble, y también magníficamente hecha.

Además la historia es bastante buena, criticando cosas como el imperialismo, las grandes corporaciones, y haciendo una defensa del derecho de los pueblos aparentemente “atrasados” a resistir injerencias extranjeras, y de la importancia de mantener el equilibrio ecológico. Y, todavía más importante, está muy bien contada; la película dura dos horas cuarenta minutos, y la verdad no se siente en lo más mínimo.

Las actuaciones son fabulosas; a mí me está cayendo muy bien Sam Worthington, que con ésta, la última de Terminator y la nueva versión de Clash of the Titans que saldrá el año que viene va pero que vuela a convertirse en el próximo héroe de acción a seguir. Pero mucho mejores están Sigourney Weaver como la Dra. Grace Augustine, y Stephen Lang como el coronel Miles Quaritch; éste último en particular es de los mejores villanos que he visto en mucho tiempo. Giovanni Ribisi como Parker Selfridge, el “trajeado” encargado de los intereses de la compañía minera, también es buenísmo en su papel. Por último, Zoe Saldaña como la “princesa” Na’vi Neytiri, también es maravillosa; más aún considerando que sólo vemos su “actuación” a través de la animación por computadora que hacen de su personaje.

La música también está muy padre, y en general es perfecta para ambientar la película; la misma es divertida de forma consistente todo el tiempo; las escenas de acción son excelentes y muy emocionantes; y hay detallitos simpáticos a lo largo de toda la película: lo bien pensado que está el mundo de Pandora, lo natural que se ve la cultura Na’vi, etc., etc.

De lo único que podría quejarme es bastante nimio; la historia es bastante predecible (cuando Neytiri le dice a Jake que sólo cinco guerreros han domado a la bestia voladora más cabrona del planeta, uno inmediatamente sabe que Jake va a terminar domando una); jamás explican qué carajo hace el unobtanium (que es una broma; unobtanium viene de unobtainable: imposible de obtener); cómo demonios las montañas flotantes de Pandora, ya saben, flotan; y cómo es que los Na’vi terminan siendo, para motivos prácticos, humanos de tres metros azules.

Pero la verdad la película supera por mucho esos problemitas. Además, creo, lo más importante es la historia y el mensaje de la misma; incluso alguien tan citadino como yo, que tengo un profundo y arraigado amor a la Ciudad, y que no le interesa en lo más mínimo los espacios verdes ni mamadas de ese estilo, al final estaba aplaudiendo para que los Na’vi pudieran defender sus bosques. Y al fin y al cabo la victoria de los Na’vi al final de la película se siente como si los Aztecas le hubieran ganado a los españoles; la imagen es bastante chida.

No es difícil prever que la película va a ganar todos los millones de dólares del mundo (lo cual es bueno; tengo entendido que salió carísima), y que además a casi todo mundo le va a gustar. Independientemente de eso, yo creo que de verdad es la mejor película de ciencia ficción de esta moribunda década; algo tiene que ver que la verdad no hubo mucha buena ciencia ficción en estos diez años, pero en mayor medida es que la película es muy buena. Objetivamente muy buena: bien hecha, bien dirigida, bien contada, bien actuada, y con una historia simpática, entretenida y emocionante. Súmenle a eso la revolución que es (porque es revolucionaria) en el aspecto tecnológico, y su lugar en la historia está básicamente asegurado.

A James Cameron se le ocurrió la idea de la película en 1994; se tuvo que esperar más de quince años a sacarla porque la tecnología para hacerla sencillamente no existía. Él mismo ha señalado que trató de meter en la película todo lo chido de ciencia ficción en la misma, y se nota: es de verdad el sueño húmedo de los que disfrutamos ver ciencia ficción en el cine.

Yo la vi el día del estreno (aunque la verdad no lo planeé), y ya quiero verla de nuevo (más todavía porque la vi en IMAX: sigo sin encontrarle el chiste a la chingadera). Véanla, en el cine, varias veces; la película va encaminada a ser un éxito escandaloso, lo cual casi casi asegura las dos secuelas con que amenaza el director. Es una saga que va a pasar a la historia.

2012

El miércoles fui a ver 2012, porque había oído que lo único que valía la pena de esa película era verla en el cine. No me arrepiento.

Se aplican las de siempre.

2012

2012

2012 es una mala película. También es increíblemente divertida, y nada más por los espectaculares efectos especiales vale la pena verla en el cine.

Ni siquiera voy a platicar la trama; es tan estúpida que no merece la pena. Uno va al cine a ver esta película para ver el mundo valer madre; y en ese aspecto la película cumple con creces su cometido.

No recuerdo una película en la que me estuviera riendo tanto durante tanto tiempo. La destrucción y muerte son tan desproporcionadas y ridículas que para mí terminó siendo una comedia. La misma película complementa esto con muchos chistes insertados a lo largo de la misma, la enorme mayoría estupidísimos, pero no por ello dejan de ser chistosos.

Yo sí la recomiendo; pero únicamente en el cine. También creo que esta película le terminará por dar en la madre al género de películas de desastres, porque no creo que ninguna otra pueda superar el alcance de la destrucción y muerte que ésta presenta.

A mí sí me divirtió.

Nanga Ti Feo

Pagueni cabena espadaguime
Pagueni cabena neshalulu
Jushila kar de nanga espidolo
Jushila kar de nanga espidolo
Nanga ti feo, ti feo ninameni
Neguidubi das indommen
Neseshedanameni

Si alguien te habla de mi, mi negrita
Si alguien te habla de mi en tu presencia
Diles que yo soy tu negro santo
Diles que yo soy tu negro santo
Yo soy un feo, un feo que sabe amar
Con todo su corazon y que no te ha de olvidar

Windows 7

¿Recuerdan lo orgulloso que estaba de mi gabinete de madera que yo solito por mí mismo hice?

Bueno; resulta que, como no soy ingeniero (y, además, al parecer soy muy idiota), no tomé en cuenta un pequeño detalle que resulta de poner una computadora (además, una relativamente poderosa) en un gabinete de madera: la madera es un pésimo conductor de calor.

Mi media center resultó ser muy inestable, y en gran medida lo atribuyo al gabinete de madera; al momento en que le quité la cubierta superior, se volvió mucho más estable. Después de ponderar el asunto un rato, decidí que convenía conseguir un gabinete nuevo. Siguen sin gustarme mucho los gabinetes que hay disponibles para un potencial media center, pero al fin encontré uno que, con unas cuantas modificaciones, podría servirme. La única bronca es que necesitaba una nueva placa madre, porque el gabinete es mini-ITX (no micro-ATX, como el que mi media center tenía).

Esta entrada no es del media center, por cierto; eso será después, aunque ya quedó y permitánme decirles que está poca madre.

Como necesitaba una nueva placa madre, decidí mover la placa madre del media center a mi PC de escritorio, y actualizar de mi amado AMD 64 X2 a un Core 2 Quad; mi AMD 64 X2 me sirvió casi cinco años, pero ya está mostrando la edad, y decidí que dado que iba a comprar placa madre nueva, pues entonces de paso actualizaba mi máquina de escritorio.

Eso hice, sin muchos problemas; mi Windows XP sólo lo utilizo para jugar de vez en cuando, pero lo mantengo actualizado, y cambiarle la placa madre sólo implicó que encontró un montón de hardware nuevo y que tuve que activarlo de nuevo. Sin embargo al parecer la estadía prolongada en un gabinete de madera algo le hizo a la placa madre, porque me daba fallos cuando traté de recompilar todo mi sistema Gentoo (necesario, porque estaba compilado con optimizaciones para AMD y el nuevo procesador es Intel); así que conseguí una placa madre prestada y eso resolvió los problemas.

Esta entrada tampoco es acerca de cómo quedó mi nueva PC, aunque también ya quedó y déjenme decirles que también quedó poca madre.

Está entrada es acerca de que al parecer Windows XP soporta un cambio radical de hardware, pero no dos. Al menos no en la misma semana: mi Windows XP primero arrancó sin broncas, luego se me apagó, después reinició en modo a prueba de fallos y (oh, la ironía del caso) procedió a fallar miserablemente. Ya nunca más arrancó.

En general hubiera levantado los hombros y continuado con mi vida; de verdad mi uso de Windows es casi inexistente en últimos tiempos. Pero son vacaciones, y además yo creí haber muerto de fiebre en los médanos de Singapur: al menos esperaba idiotizarme jugando algunos de los juegos (ya viejos) que tengo para Windows.

Así que, aprovechando que los estudiantes de la UNAM tenemos acceso gratuito a montones de software de Microsoft, incluyendo Windows 7, decidí ver cómo estaba el nuevo sistema operativo de Redmond. Yo me salté completamente la debacle que resultó ser Windows Vista, y XP me funcionaba razonablemente bien, así que antes no lo había considerado; pero dado que tenía que reinstalar Windows si quería jugar, y que la perspectiva de instalar los Service Pack 1, 2 y 3 de XP me daba mucha hueva (mi CD de Windows XP es el original, así que tengo que actualizar todo), me aventé el volado.

De eso es esta entrada: de Windows 7.

Bajé la versión en inglés (creo que aún no está en español) y de 64 bits, porque es lo que todo mundo usará en un futuro no muy lejano. Mi madre estrenó máquina hace unos meses, y vino con Vista incluido, así que creo que puedo hacer algunas comparaciones más o menos sensatas.

Windows 7 no me pone de mal humor; Vista sí lo hace. Básicamente ese es mi juicio acerca del sistema operativo.

La nueva versión de Windows detectó todo mi hardware moderno; en el limbo quedaron mi SoundBlaster Live! 5.1, que tengo desde hace casi una década (si no es que más), mi webcam Creative NX, y mi control remoto Streamzap. De la SoundBlaster encontré un controlador en la red, y aunque sí se instaló y detecta mi tarjeta, nigún sonido sale de ella. Me resigné a usar la tarjeta de sonido integrada de la placa madre; pero es una muestra más del tipo de ventajas que da el usar Linux: ahí mi tarjeta de sonido funcionará hasta que el infierno se congele, supongo. El Streamzap la página del fabricante dice que controladores para 64 bits estarán disponibles “real soon”, así que hay esperanza. La camarita USB yo creo que esa sí ya valió popote, porque es bastante chafa y dudo que a nadie le importe demasiado como para ponerse a escribir el soporte para 64 bits en Windows. De nuevo, en Linux jala sin ningún problema. En 64 bits, si era necesario que lo especificara.

Windows 7 me recuerda un poco a KDE; y como KDE puedo usarlo si no hay de otra, pero definitivamente no es mi primera opción. El explorador de archivos parece algo más idiota que el de XP (y es particularmente desesperante que cuando uno expande el árbol de directorios, el mismo salta de forma inexplicable), pero funciona. No sé realmente qué más pueda decir; Windows me resultá bastante inútil “out-of-the-box”. Tengo que instalar un montón de madres para que pueda ser medianamente utilizable.

Como sea, de lo poco que pude usar XP en este procesador, y ahora Windows 7, creo que sí hay una diferencia de velocidad, y en general lo atribuyo a que Windows 7 está a 64 bits. El “eye candy” del sistema está simpático, pero de verdad ahora siento que Windows está jugando a alcanzar a Mac OS X y a los escritorios con manejadores compuestos de Linux.

Pero lo más importante es que no me pone de mal humor, como de verdad lo hace Vista las pocas veces que he tenido que lidiar con él para configurarle algo a mi madre. En ese sentido es un avance.

Como sea, no tomen muy en cuenta mi opinión; uso Windows para poder jugar juegos (y a veces ni eso; Warcraft III corre poca madre en Wine). Pero creo que sí es mejor que Windows Vista. Y, hey, me salió gratis por estudiar en la UNAM.

Dadas hasta las puñaladas.

Mi suelo está bastante alto

Total que llevaba pensado escribir cómo la última semana había sido la peor de mi vida, cuando caí en cuenta de varias cosas. En primer lugar, de que la peor semana de mi vida era bastante inofensiva; me explico: mis seres queridos están sanos y bien, mi vida profesional está estable, yo estoy sano, etc., etc. En ese sentido, la peor semana de mi vida es irrisoria para muchísima gente en este planeta que tiene cosas muchísimo más graves y terribles de las cuales quejarse.

Eso me hizo ponerme a pensar si realmente había sido la peor semana de mi vida, o si sólo estaba azotándome y siendo melodramático. Que siendo justo, no es mutuamente exclusivo; puede ser que en verdad fuera la peor semana de mi vida, y que encima de ello yo esté azotándome y siendo melodramático.

Pero después de analizarlo, resulta que sí; la pasada fue la peor semana de mi vida. Y después de hacer un análisis de ese estilo, sólo una conclusión puedo sacar: soy increíblemente afortunado. Que el evento que ocurrió la semana pasada desencadenara la peor semana de mi vida quiere decir que nada más grave me ha ocurrido nunca, y debería dar gracias a dios por eso.

Claro que, siendo ateo, no agradezco ni madre. Pero sí reconozco lo afortunado que soy.

Soy tan afortunado, que de hecho hoy comenzaron a acomodarse las piezas para que todo pueda resolverse satisfactoriamente para mí. No que de hecho vaya a resolverse satisfactoriamente para mí; pero siendo como soy eternamente optimista, no puedo menos que imaginar un feliz desenlace a todo esto.

Así que no sólo terminó la peor semana de mi vida (que, además, no fue una semana, sino seis días), sino que el hecho me hizo notar lo afortunado que soy, y la multitud de cosas buenas que tiene mi vida.

Es bueno estar vivo.

Planeta 51

Últimamente me gusta planear mis idas al cine, porque como ya no voy tan seguido de hecho quiero ver algo que me interese. Ayer tenía que perder unas dos horas, y lo más provechoso era ir al cine, así que fui a ver si de chiripa me quedaba 2012 (y sí, ya sé que todo mundo dice que apesta, pero es el fin del mundo y eso generalmente vale la pena verlo en la pantalla grande).

No me quedó, y me metí a ver Planet 51. No resultó ser una tortura, pero ciertamente hubiera preferido ver algo más. Se aplican las de siempre.

Planet 51

Planet 51

La premisa de la película es medianamente interesante; un astronauta aterriza en un planeta que resulta estar habitado, y entonces él es el que termina siendo el alienígena. Además, a pesar del elenco gringo la película es de hecho española, lo que yo hubiera esperado resultaría en una perspectiva interesante y novedosa en una película de ciencia ficción/animada por computadora/para niños.

Lamentablemente esto no ocurre; es como si los realizadores españoles hubieran intentado complacer únicamente a un público gringo. Toda la trama está llena de referencias a películas de ciencia ficción gringas, el Planeta 51 termina siendo una caricatura de gringolandia en los cincuentas, y por supuesto el astronauta es gringo (hubiera sido muchísimo más novedoso si el astronauta hubiera pertenecido a la ESA).

Encima de ello, el doblaje (particularmente el del astronauta Chuck Baker) es intragable; yo esperaría que el original fuera mejor, pero la verdad no me consta. Los personajes son absolutamente unidimensionales, y la historia está llena de hoyos por todos lados; y sí, ya sé que es para niños; pero no por ello hay que suponer que son estúpidos.

En lo positivo la animación es decente (ciertamente no es mala), y hay varias partes donde sí me estaba meando de la risa; pero no pasó mucho tiempo para que me preguntara cuándo terminaría, porque me estaba aburriendo.

Es una mala película, y yo no la recomiendo. A lo mejor está bien para entretener a los enanos durante dos horas, pero no le veo más que eso.

Pero ahora que lo mencionas…

Después de platicar un rato con mi mamá por teléfono, hace unos días:

Yo: Y otra cosa; no te había querido decir inicialmente, pero quiero que sepas que estoy… contento. Muy contento.
Mamá: ¿Ya tienes novia?
Yo: Es… complicado.
Mamá: ¿Ya tienes novio?
Yo: Mamá, no soy gay.
Mamá:
Yo: Pero ahora que lo mencionas, qué guapo está el indio de New Moon.
: