X-Men Orígenes: Wolverine

Ayer fui a ver X-Men Origins: Wolverine; al final no fue lo único de cine que disfruté en el día, pero sí será de lo único que hable. Digo, la película se retrasó un mes por la influenza; sí la esperaba con suficientes ansias como para ir el día del estreno (lo que significó sentarme en la segunda fila; pero está bien, eso a mí me gusta). Se aplican las de siempre.

X-Men Origins: Wolverine

X-Men Origins: Wolverine

Después de la decepción que resultó ser The Last Stand, Fox se lanzó a hacer una precuela con Wolverine como protagonista. La película sigue el espíritu del personaje de los cómics, si bien simplifica la historia y trata de acomodarla a la continuidad de las películas. Creo que consigue hacerlo bastante bien; he oído quejas acerca de los hoyos en la continuidad, pero la verdad no creo que sea como para arrancarse las vestiduras. Es una adaptación de un cómic, al fin y al cabo.

Para mí la película comenzó a gustarme a los primeros minutos cuando resumieron (y simplificaron) de forma magistral la novela gráfica Origins, y después con las escenas de Logan y Creed peleando en la guerra civil gringa, las guerras mundiales y Vietnam. Yo me dije: “la película valdría la pena sólo por esto”. Y lo sostengo; pero además vienen muchas escenas fabulosas después de eso, cada una de ellas buena por sí misma.

Hay una cantidad enorme de guiños y regalitos a aquellos que conocemos la historia de Wolverine y del Universo Marvel, y me parece que la película es (hasta donde se puede ser en una adaptación de un cómic) respetuosa de los personajes y sus historias. En particular la adaptación (que, también aquí, fue resumida y simplificada) de Weapon X en particular me pareció maravillosa.

El elenco es además magistral. Hugh Jackman ha hecho suyo el personaje de Wolverine; ya valió madre para el futuro, no habrá nadie (o será muy difícil) que consiga arrebatarle el personaje al australiano. Así como después de 30 años seguimos esperando que alguien pueda reemplazar a Christopher Reeve como Superman, yo creo que pasará mucho tiempo antes de que alguien consiga conectarse con el personaje tan bien como lo hace Jackman. El tipo es Wolverine; no sólo por su impresionante parecido físico (e impresionante físico, a secas), sino por el porte, las expresiones faciales, incluso la voz. Jackman es, y por mucho, lo mejor de la película.

Liev Schreiber no me parecía que pudiera interpretar a Sabretooth, pero el tipo me sorprendió; no sólo por ser capaz de adquirir la masiva musculatura necesaria para interpretar al personaje, sino por lo bien que lo interpreta. Y sin necesidad de mucho maquillaje; básicamente utiliza unos colmillitos coquetones y unas uñas algo largas. Ryan Reynolds (que me cae muy bien) es fabuloso durante los doce segundos que aparece como Wade Wilson, si bien es una mala caricatura sus escenas como Deadpool. Taylor Kitsch es un excelente Gambit, y yo esperaría que si hay más películas relacionadas con los X-Men él aparezca en ellas. Esos son los que más me gustaron, pero realmente todo el elenco funciona muy bien, y me pareció muy tierno que agregaran a una Emma Frost adolescente, y que dejaran entrever el romance que de hecho ahora tiene con Scott en los cómics (si bien no sé si podría trasladarse a una película, dado que Scott fue morido en la tercera película de los X-Men).

Los efectos especiales son lo que uno espera de este tipo de películas, y las escenas de acción son muchas y muy divertidas.

Que de hecho eso creo que es lo mejor que tiene esta película: es muy, muy divertida. Muy ligera (incluso cuando no lo es), y muy honesta: es una adaptación de un cómic, con mucha acción y muchos guiños a los fans. No pretende ser absolutamente nada más, y creo que esa es su principal virtud. Yo la disfruté enormemente.

Lo único es que después de esto no sé exactamente qué le depare a la fracción cinematográfica de Marvel. Viene una película de Thor (dirigida por Kenneth Branagh, nada más), y después de eso la jugada lógica sería hacer una película de los Avengers (si bien sería bueno tener al Capitán América; aunque podrían agregarlo en dicha película). Y después ya no sé; no sé cuánto jugo le quede a la continuidad cinematográfica actual de Spider-Man o los X-Men (que siguen siendo los más importantes héroes de Marvel).

Y DC incapaz de conseguir hacer una buena película fuera de las últimas dos de Batman. Y eso que DC es propiedad de un estudio cinematográfico. A lo mejor ese es justamente el problema.

Como sea; Wolverine es un buen y entretenido churrito, y creo que su principal virtud es que se asume como eso: un churrito entretenido. Así que vayan y véanla.

Archie

Probablemente sepa tanto de Archie Andrews (Archie Gómez, como lo conocemos en México) como la mayoría de ustedes. Cuando mis padres compraban el Excélsior (hace muchos años) solía leer la tira que aparecía los domingos. No me causaba particularmente mucha risa; aunque desde hace años recuerdo este chiste; Archie está estudiando y lee: “la batalla de Hastings fue en 1066″. Luego en la noche, Archie se repite a sí mismo: “”la batalla de Hastings fue en 1066″. Yendo a la escuela al otro día, Archie se repite: “la batalla de Hastings fue en 1066″. Llega a su salón y todo mundo se prepara para el examen, y cuando Archie lo tiene en sus manos lee: “¿En qué año fue la batalla de Hastings?” Muy seguro de sí mismo, Archie responde “En 1066″.

Al otro día, la maestra de Archie lo felicita porque al fin tuvo una respuesta buena en un examen de historia. Cagadamente, así fue como aprendí que la batalla de Hastings fue en 1066. Me llevó unos diez años más de hecho el preguntarme qué fue la batalla de Hastings.

Como sea, una de las ventajas (o tragedias) de Archie es que uno no necesita mucho para conocer al personaje. Es la patética versión de “buen, pero tarado muchacho” que a los gringos les encanta, y Riverdale es el “idílico” pueblito gringo. Archie tiene buen corazón, si bien es medio flojo y medio güey, y por alguna razón que nadie en el universo puede justificar de manera lógica, tiene a dos mega reinas detrás de él: Betty y Verónica. La primera es su mejor amiga y el estereotipo gringo de girl next door, y Verónica es la niña fresa con lana que todo el pueblo perrea.

Ese triángulo amoroso (con la además extraña peculiaridad de que Betty y Verónica son mejores amigas, a pesar de tener más que clara su rivalidad) debe ser el más viejo en la historia de los cómics: Archie y sus amigos son adolescentes desde hace casi setenta años.

El cómic ha evolucionado a lo largo del tiempo (tiene qué: no podría seguir idéntico a cuando comenzó en 1941), pero en mayor o menor medida ha permanecido sin muchos cambios. Sin embargo gradualmente han introducido ciertos cambios permanentes en el cómic; Archie inicialmente manejaba un Ford modelo T (sí, el de los años veintes), que en 1983 fue permanentemente destruido y reemplazado por un Ford Mustang de los sesentas. Nuevos personajes han sido introducidos, y algunas cosas que ocurren en el cómic son recordadas en números futuros. Pero en general Archie y sus amigos siguen igual que hace 68 años, y en particular el triángulo amoroso de Archie, Betty y Verónica ha permanecido inalterado durante todo ese tiempo: Archie parece estar sinceramente dividido entre las dos muchachas, y es común que salga con ambas en los cómics… a veces de forma simultánea.

Sin embargo hace unas semanas Archie Comics, la compañía que (contrario a lo que pudiera pensarse) publica los cómics de Archie, anunció que por fin Archie decidiría con quién casarse, y que se propondría en el número 600 del cómic, en la primera parte de una saga de seis números.

Cuando leí la noticia consiguió sacarme una sonrisa, y no pensé mucho más en el asunto. Total, era obvio que Archie escogería a Betty, ¿verdad?

Tómala.

Archie marries Veronica

Archie marries Veronica

La noticia me sorprendió no sólo porque a mí me parecía obvio que Archie eligiría a Betty; me sorprendió por la súbita ola de coraje que me inundó: muchacho pendejo, ¿cómo puede elegir la niña fresa? Sentí algo que sólo puedo describir como traición de clase; ¿cómo va a ser posible que se quede con la niña rica?

Por supuesto, estos son cómics; no me extrañaría que todo fuera una jugada de los escritores para hacer más interesante la historia, y que al final Archie escoja a Betty. Y si no, no importa; es un cómic, y uno ni siquiera ligeramente trascendental.

Pero sí me sorprendió la respuesta emocional que causó en mí. En , que no he leído más que un puñado de cómics de Archie. Ni me imagino lo que causará en los fans de verdad. Que por supuesto, es lo que probablemente quieran los editores.

Pero de cualquier forma, y mientras Archie no cambié su decisión en esta última saga de su vida; ah qué muchacho tan güey.

Reencuentro

Para variar ayer fui a ver una buena película; vi Then She Found Me. Se aplican las de siempre.

Then She Found Me

Then She Found Me

Esta película la vi porque es la primera que dirige Helen Hunt, que me cae muy bien, y porque sale Colin Firth, que me encanta. La película se me hizo maravillosa, si bien tal vez no merezca la pena verla en cine.

Helen Hunt interpreta a una judía que de repente le pasan un montón de tragedias; su esposo de diez meses (Matthew Broderick interpretando genialmente a un tipo patético) la abandona (ella tiene 39 años y siente que el tiempo para tener un hijo se le escapa de las manos), su madre adoptiva muere, y su madre biológica (Bette Middler fabulosa) se mete de forma violenta y medio desfachatada a su vida.

En medio de todo esto conoce a un hombre aparentemente perfecto (Colin Firth), cuya esposa lo abandonó con dos hijos, de uno de los cuales ella es la maestra.

Como pueden ver es una trama muy simple y altamente predecible; pero la película está bien hecha (muy bien hecha, si consideramos que es la primera vez que la Hunt dirige), muy bien actuada, y bien bonita. Y no es tan pendeja como suelen ser estas películas.

Así que véanla; pero pueden hacerlo en DVD sin ningún problema.

La Venganza de la Casa del Lago

Siguiendo con mi al parecer gusto por ver malas películas, ayer fui a ver The Last House on the Left. Se aplican ya saben.

The Last House on the Left

The Last House on the Left

La película es un remake de una que salió hace siglos y que yo ni he visto ni planeo ver. Nunca he sido gran fan de Wes Craven.

Una familia consistente del papá, la mamá y la altamente sabrosa hija (Sara Paxton) se van de vacaciones a su casa del lago; aparentemente había un hermano mayor que murió, pero el hecho es apenas mencionado al inicio y después se vuelve completamente intrascendente, así que no sé si realmente importe.

La hermosísima hija se lleva el carro para ver a una amiga suya, también bastante sabrosa, y las muchachas tardan como diez minutos en tomar las peores decisiones posibles y se ven secuestradas por una familia de psicóticos encabezada por Krug, interpretado por un fabuloso Garret Dillahunt.

Total que la amiga es asesinada con sendos navajazos al abdomen, la hija es brutalmente violada por Krug y, al tratar de escapar, le disparan y la dan por muerta. Como la familia de psicóticos se quedó sin carro, terminan pidiendo refugio en la casa de los padres (¡sorpresa!), que de forma completamente inexplicable les dan asilo.

Por supuesto, la niña no muere; consigue arrastrar su hermoso si bien maltrecho cuerpo a casa de sus padres, que la curan (el papá es médico), y descubren no sólo que fue violada, sino que los responsables son los güeyes a los que les dieron asilo.

Inicialmente planean escapar en el bote que tienen en el lago, pero como no encuentran las llaves del mismo, terminan vengándose de los extraños matándolos bien muertos (siendo la “explicación” que como no pueden salir, tienen que pensar en su bienestar y el de su hija).

Por supuesto al final escapan, incluido el hijo de Krug que era el único “bueno” de la familia psicótica, y los “malos” acaban pagando sus crímenes (que no sé en qué cabeza quepa que una niña muerta y otra violada y herida justifican el asesinato de tres personas).

La trama, como pueden ver, es simple e idiota. Ese no es el principal problema que tengo con la película; el principal problema que tengo es que es absolutamente gratuita al momento de mostrar violencia. Yo no soy mojigato; no me ando persignando al momento de presenciar violencia (incluida sexual) o derramamiento de sangre. Es sólo que cómo lo muestra esta película es completamente morboso; la escena de la violación (de un personaje menor de edad, además) me pareció (no encuentro mejor manera de explicarlo) de mal gusto. Es una escena larga, explícita, y que no contribuye en nada útil a la película; combinado con las prolongadas tomas que hace el director Dennis Iliadis de las hermosas piernas y el resto del cuerpo de Sara Paxton al inicio, me hacen sospechar que el tipo se estaba masturbando al filmarla.

Y ese es el inicio; cuando los padres se convierten (de forma completamente inverosímil) en justicieros vengadores, lo hacen con un lujo de violencia y crueldad que yo sencillamente no puedo creer de nadie que se llame a sí mismo civilizado; hija violada o no incluida. La última escena de la película (y la más estúpida, gratuita y gráfica, por cierto), es el padre metiendo la cabeza de un paralizado Krug a un horno de microondas para que le explote. Es tan exagerada que yo sencillamente comencé a botarme de la risa al verla; cualquier rastro de seriedad que hubiera podido conservar la película hasta ese punto fue completamente eliminado después de verla.

Como sea, la película tiene sus cosas buenas; Sara Paxton es muy hermosa, y actúa decentemente a sus escasos veinte años: ciertamente me imagino que la escena de la violación fue difícil para ella (y supongo lo sería para cualquier actriz). Garret Dillahunt es fabuloso (repito) como Krug; el personaje es una caricatura de maldad y locura, para tratar de justificar la injustificablemente violenta respuesta de los padres, pero Dillahunt consigue darle un carisma y aplome al mismo que casi consiguen que uno crea posible que pudiera existir. Riki Lindhome sale como la novia de Krug, y es maravillosamente sádica, despiadada, cruel, y con un rencor social que es casi tangible. “Creí que serías de esas niñas ricas que nacen con una cuchara de plata metida en el culo” le dice en algún momento al personaje de Sara Paxton.

Pero exceptuando eso la película es tan inverosímil, idiota y violenta que realmente dudo muchos puedan disfrutarla. Así que no, no recomiendo que la vean.

Ángeles y Demonios

Ayer fui a ver Angels & Demons. Se aplican las de siempre.

Angels & Demons

Angels & Demons

Ay cabrón. Qué mala película.

Basada en la igualmente pésima novela (aunque corregidos ciertos vergonzosos errores de Dan Brown, que pudo haberse evitado si hubiera visto un mapa de Roma antes de escribir su pacheca historia), la película tiene casi exactamente la misma bola de mamadas, imposibilidades físicas e improbabilidades en su ridícula trama que la versión escrita. Ambas (la película y la novela) hacen un trabajo estupendo de mostrar a todo mundo como una bola de imbéciles hasta que llega Robert Langdon a darles una explicación imposible (y en el mundo real falsa) que a nadie más se le puede ocurrir; sólo un gringo estudioso de “símbología” puede resolver el misterio. En toda Europa no hay nadie con más conocimientos que él.

Y por supuesto, todo el caos es generado por dos villanos únicamente; uno de los cuales da muestras de ser un excelente asesino, pero que convenientemente se le olvida revisar que su vehículo de escape no tenga una bomba antes de encenderlo.

Lo terriblemente mala que es la película se disculpa (fácilmente) por una sencilla razón; es increíblemente entretenida. Por supuesto, uno tiene que poner al máximo su suspension of disbelief; pero hecho eso nada más es cuestión de ponerse cómodo y disfrutar el viaje. Creo que Angels & Demons es la película más mala que más me ha gustado en mucho tiempo.

Tom Hanks vuelve a hacer un papel decente como el improbable y aburrido Langdon (si hubiera sido Harrison Ford hace quince años sería otra historia), y esta vez se le une la hermosísima Ayelet Zurer como Vittoria Vetra, aunque todo el romance de la novela fue rasurado para dar tiempo a los personajes a estar corriendo de un lado a otro. Que hacen eso todo el tiempo; esa es una ventaja sobre The Da Vinci Code: en la primera película los personajes se detenían y comenzaban a dar un aburrido discurso. En esta película los aburridos discursos siguen ahí, pero al menos los dan mientras corren de un lado a otro.

Ewan McGregor se roba toda la película interpretando al sedoso y manipulador camarlengo del Vaticano; y salen Armin Mueller-Stahl como el Gran Elector del Consejo de Cardenales, y Stellan Skarsgård como el Jefe de la Guardia Suiza. En general, película donde sale alguno de esos cabrones, película que me gusta, y aquí no me decepcionaron en lo más mínimo.

Encima de todo ello, y por improbable e idiota que sea la trama, la película está magistralmente hecha, filmada en gran parte en los verdaderos sitios de Roma (aunque no dentro del Vaticano, por obvias razones), y con una música tan maravillosa que yo creo que podría hacer que alguien se emocionara viendo un juego de ajedrez, si esa música estuviera de fondo.

Que yo creo que es lo mejor de esta película; es genuinamente emocionante y (por ende) divertida. La escena de la explosión de la antimateria es sin duda alguna de las escenas más emocionantes que he visto, y eso que yo ya sabía qué iba a pasar exactamente; por haber leído la novela y porque la película es más predecible que el juego de hoy de los Pumas contra Puebla.

Dan Brown me parece una versión masculina de Stephenie Meyer; ambos escriben basura altamente entretenida; sólo que la de la Meyer va dirigida a adolescentes calientes, y la de Brown va dirigida a gente que le encanta oír teorías pendejas de conspiraciones. Siendo justos, Brown consigue hacer emocionantes varias partes de sus novelas; pero la Meyer diseña mejores personajes: Robert Langdon es bastante patético.

Altamente divertida y emocionante, creo que todo mundo puede disfrutar enormemente la película si perdonan las múltiples mamadas, inverosimilitudes y sencillas falsedades que se presentan a lo largo de la misma. Así que vayan y véanla; en el cine (ese soundtrack merece ser oído en THX): es de esas pésimas películas que vale la pena ir a ver al cine.

El temblor

Después de 1985, cómo reaccionan las personas a los temblores depende de la personalidad de cada uno. A mí me curaron de espantos; no he vuelto a espantarme nunca cuando tiembla. De hecho suelo tomarme un segundo para determinar la gravedad del sismo, y decidir si vale o no la pena salir a un punto de encuentro.

Por ejemplo, la última vez que tembló antes de hoy, justo cuando empezaba lo de la influenza, cuando comenzó a temblar yo estaba acostado, y nada más me di cuenta que no era muy fuerte el temblor decidí seguir acostado. De hecho, creo que me volví a dormir.

Cuando hoy comenzó a temblar, sí me preocupé. Yo lo sentí muy fuerte, y después cuando vi que mi teléfono celular no servía y que mi línea de calle estaba muerta (aunque, extrañamente, el Internet está bien), eso me dijo que de hecho había estado duro. Luego Enrique me dijo que en CU se había sentido; eso es rarísimo; por el suelo volcánico los temblores suelen ser imperceptibles en Ciudad Universitaria.

Así que sí me extraña que anden diciendo que fue de 5.9. En mi experiencia eso no es nada; a lo mejor es distinto por el hecho de que el epicentro fue en Puebla y no en Guerrero/Oaxaca, como suele ser común.

Como sea, me alegra que después de 1985 los temblores no me asustan; sí conozco varios casos de gente que se pone histérica nada más comienzan a moverse los platos.

Maruchans

Con Harry’s en la Facultad de Ciencias generalmente comía tortas de pierna con quesillo. A veces Harry ya ni me preguntaba que qué quería; casi siempre pedía eso.

Sin embargo, a veces iba al puesto al lado de Harry’s y pedía una sopa Maruchan. De camarón con chile piquín, harta salsa Valentina y un limón.

El otro día se me antojó ese viejo placer, y llevo ya como una semana cenando un día sí y otro no una sopa Maruchan (y mandando al carajo la relativamente buena condición física que traía de Europa). Hoy me comí la última, y contra toda razón estoy pensando seriamente en comprar más.

No sé exactamente en dónde radica el placer de tomarme el asqueroso caldillo (que es básicamente agua caliente con chile piquín, salsa Valentina y limón) que queda después de zamparse la pasta consistente de pura harina y camarones microscópicos… sólo sé que me encanta.

Además, ahora caigo en cuenta de lo divertida que es la idea de comerme una “Maruchan”. Je.

Héroes

Ayer fui a ver Push; hubiera escrito antes al respecto, pero pues no se puede todo en la vida.

Se aplican las de siempre.

Push

Push

Encima de la idiotez de haberle puesto Héroes en español (probablemente para que algún despistado crea que tiene que ver con la serie de televisión), esta debe de ser de las películas de acción más taradas que he visto en mucho tiempo. Y he visto bastantes películas de acción taradas.

La trama, terrible y artificialmente enredada, además de inconsistente, increíble e inexplicable en múltiples partes, se puede reducir a “hay mutantes, los gobiernos los persiguen, ellos huyen”. Y también es bastante tarada la trama.

De cualquier forma a mí la película me gustó bastante. Chris Evans me cae bien desde que salió en los Cuatro Fantásticos, y aquí hace lo que puede con el guión que le dieron. Camilla Belle confirma lo que pensaba desde que la vi en 10,000 BC; la pobre niña es incapaz de actuar dos líneas seguidas, pero la verdad no me importa porque está bien mami. Y está la Dakota Fanning, que no tengo idea de quién la convenció de aparecer aquí, pero que se roba todas y cada una de las escenas donde aparece. Tiene justo la edad donde las niñas comienzan a transformarse en muchachas, y su papel hace muy buen uso de ello. La química fraternal entre ella y el personaje de Evans es de las cosas más chidas de la película.

Y, para rematar, sale Djimon Hounsou, que yo soy fan incondicional del negro desde hace años.

Hay diálogos divertidos, mucha acción, muy buenos efectos especiales, superpoderes y (por ende) superpeleas, y una reina bien mami. La verdad no esperaba mucho más de la película, así que no salí decepcionado.

Si tienen una tele como la mía a lo mejor pueden esperar a que salga en Blu-ray; de otra forma la verdad sí vale la pena verla en el cine, por los efectos. Pero es más dominguera que nada.

Duplicidad

Después de meses de no ir al cine, ayer fui a ver Duplicity. No había escrito al respecto porque, bueno, no se puede todo en la vida.

Se aplican las advertencias de spoilers de siempre.

Duplicity

Duplicity

La película trata de dos espías corporativos, antes espías “de verdad” (él del MI-6, ella de la CIA), que se ponen de acuerdo para estafar a dos compañías farmacéuticas rivales. Además, por supuesto, son amantes.

La trama tiene más retortijones que el estómago de un europeo después de comer tacos de suadero por primera vez. A mí se me hizo muy divertida e inteligente; pero estoy seguro de que más de uno se perderá entre los múltiples engaños de los espías.

Y la verdad, no importa; lo realmente divertido es ver a Clive Owen y Julia Roberts seduciéndose, engañándose y queriéndose toda la película. Por si eso no fuera suficiente (que para mí lo sería), salen Tom Wilkinson (que cada vez me gusta más como actor), y Paul Giamatti robándose todas las escenas donde aparece en un papel fabuloso.

La fui a ver porque hoy no pensaba salir de mi casa, aunque al final si lo haré pero sólo un ratito, y porque estoy seguro de que mañana la quitarán para poner los estrenos de mayo que se retrasaron por la influenza. Que espero ya comience a ir al cine a mi ritmo normal.

Como sea, aunque la quiten véanla cuando puedan. Altamente recomendable.

Amorcito corazón…

Cuando mi coche se descompone, lo llevo con el mecánico. Cuando las tuberías de mi departamento fallan, llamo a un fontanero. Si algo le pasa a mi estufa o calentador de agua, llamo a un plomero.

Hago esto no porque considere que tales tareas sean indignas de que me ensucie las manos, ni (mucho menos) porque tenga dinero para tirar a puños al cielo. Lo hago porque me queda clarísimo lo estúpido que soy en este tipo de cosas, y que si intento hacerlas yo lo más probable es que a) pierda mi tiempo y mi esfuerzo, y b) que de cualquier forma tenga que llamar al especialista eventualmente. Por no decir que, dada mi torpeza, es muy probable que termine lastimándome en el proceso.

(Por supuesto soy capaz de cambiar un foco o un fusible, y de destapar el retrete; pero considero esos ejemplos tan triviales que no merecen ni siquiera tomarse en cuenta).

El problema, por supuesto, viene cuando no hay tal especialista o no es sencillo que haga exactamente lo que necesito.

Llevo trabajando esporádicamente en mi Media Center desde hace casi un año; platiqué sobre el software que corre en él hace unos meses. El Media Center está, para motivos prácticos, terminado; lo utilizo día a día para ver videos que bajo de la red (DVDs y Blu-rays los veo en mi PlayStation 3), y para oír mi música. También lo estoy utilizando para poder ver en mi impresionante televisión las fotos que tengo; para ello escribí un plugin de F-Spot para Elisa.

(Faltan un par de cosas para que el software del Media Center sea perfecto; pero realmente son detalles menores.)

La pieza faltante era el gabinete del Media Center; la computadora que corre el software estaba destripada sobre la sala de mi casa. Ningún gabinete me gustaba, principalmente porque estaban horribles; esta es una computadora que va a estar permanentemente en la sala de mi casa, así que más vale que se vea al menos algo decente.

Cuando por fin comencé a encontrar gabinetes que más o menos me gustaban, descubrí con horror que (en todos los casos) no tenían suficiente poder para mi Core 2 Quad y demás componentes de hardware. El problema principal es que los gabinetes “bonitos” para Media Center suelen tener una fuente de poder de juguete, porque en general son gabinetes pequeños y las fuentes de poder no pueden ser ni muy grandes ni (por lo tanto) muy poderosas.

Así que después de estarme rascando la cabeza, llegué a la conclusión de que tendría que construir el gabinete yo, o mandarlo a construir. Si lo mandaba a construir podía ir con un carpintero o un herrero (o alguien que trabajara metales); si lo hacía yo por fuerza tendría que hacerlo de madera. Digo, un taladro puedo usarlo y en el peor de los casos me perforo el pie; con un soldador estoy seguro de que podría hacer volar mi departamento y probablemente todo el edificio donde vivo.

Total que decidí tomar el toro por los cuernos y hacer mi gabinete yo; tenía requerimientos muy específicos y durante varios días estuve pensando en cómo armaría todo: aunque podría haberle explicado a un carpintero cómo quería todo, me pareció que valía la pena el que yo lo hiciera. Además, me daba pretexto para comprar una sierra caladora eléctrica.

Cuatro días después, y con mi departamento pareciendo que lo hubieran bombardeado, terminé el gabinete de mi Media Center. Tal vez no es particularmente bonito (lo cual va en contra de la idea original de armarlo yo, pero bueno), pero lo hice yo solito con mis propias manos, sin herirme (mucho) en el intento, y después de dos prototipos que al final terminaron en la basura.

Por supuesto, estoy orgullosísimo del mismo.

Mi diseño era muy sencillo; dado que necesito una fuente de poder de verdad, decidí que el gabinete debía tener una altura (interna) de 8.5cm, que es lo que mide de alto una fuente de poder estándar. También quería que tuviera dos bahías 5.25″ enfrente; una para el lector de discos Blu-ray, y otra para mi VFD Thermaltake. Dadas esas dos restricciones, todo lo demás salía automáticamente; como la fuente de poder no podía estar arriba de la placa madre, tenía que estar al lado, y eso me daba el ancho, que si lo hacía un cuadrado me dejaba espacio de sobra para todo lo demás.

Por supuesto, no fui tan inocente como para creer que sólo tenía que hacer una caja; también hice los soportes para el Blu-ray y los discos duros, las aperturas enfrente y atrás para la placa madre y las bahías 5.25″, y todo lo necesario para que hubiera un flujo de aire decente (de las cosas que más me gustan de cómo quedó el gabinete es que no se calienta casi nada).

Aquí está el producto final:

El Media Center

El Media Center

En ese mismo álbum de mi galería están más fotos, por si quieren ver el proceso que seguí para construirlo. No voy a entrar en detalles del desmadre que fue el ir aprendiendo por prueba y error cómo ir trabajando la madera, ni las múltiples ocasiones en que me dieron ganas de mandar todo al carajo y prenderle fuego a mis experimentos. El punto es que terminé, y sin daños permanentes a mi persona. Espero.

Eso sí, a pesar de que estoy muy orgulloso de mi gabinete, la verdad qué bueno que estoy estudiando un doctorado. Porque si trataba de vivir como Pepe el Toro, me moría de hambre.

With a little help from my friends

Estaba en mi carro sobre el Eje Central buscando un carpintero para un proyecto que traigo en la cabeza, y entonces me salí del Eje para estacionarme.

Lo que no vi fue una tremenda zanja que bordeaba la banqueta donde quería estacionarme, y las dos llantas delanteras de mi carro fueron a caer ahí, con un ominoso thud. El carro quedó medio colgando; las llantas seguían soportando el mayor peso del mismo, pero el chasis raspaba el borde de la zanja y entonces las llantas patinaban al tratar de moverlo.

Al poco rato un señor de unas talachas que estaba a unos metros se acercó a ayudarme; primero tratamos de ponerle maderos debajo de las llantas; después tabiques. Después levantamos mi carro con un gato hidráulico y luego tratamos de poner los maderos debajo de la llanta delantera hundida para que pudiera salir.

No funcionó. Mientras tanto algunas personas se habían ido acercando a ver mi desgracia.

Total que cuando hubo suficientes mirones, uno de ellos dijo que sencillamente levantáramos el carro, y lo sacáramos de la zanja. Y entre cinco o seis individuos y el gato hidráulico levantamos mi carro y lo sacamos de la zanja; el daño no pasó de que gasté un poco mis llantas al estar tratando de sacarlo con la tracción.

La banda que me ayudó lo hizo de manera completamente espontánea y altruista; nadie me pidió absolutamente nada a cambio. Sí le di una lana al talachero, porque fue el primero en ayudarme y el que más rato se estuvo ahí pensando conmigo cómo carajo sacábamos mi carro de la zanja; pero estoy seguro de que si no le hubiera dado nada no se habría molestado.

Que, repito, es de las razones por las cuales me encanta vivir en esta Ciudad.

Treinta y dos

Hoy cumplí treinta y dos años.

No hice nada por la situación de la influenza, aunque parece que ya vamos de salida por lo menos aquí en la Ciudad; y también porque no ando realmente de humor como para organizar una reunión en mi casa. Originalmente iba a pasar todo el día en mi departamento solo, arreglando cosas que he dejado ya demasiado tiempo.

Al final sólo arreglé uno de mis cortineros (en mi defensa, fue mucho más complejo de lo que originalmente creí), y terminé yendo a pasar una velada que, si bien no ha sido ni la mejor de mi vida ni mucho menos la mejor celebración de cumpleaños que he tenido, ciertamente fue muy agradable. Y la verdad no podría haber escogido a alguien con quien quisiera estar más.

En el recuento de los daños: en el año pasado de mi vida me mudé a mi propio departamento a vivir solo; entré a estudiar mi doctorado; viajé por primera vez a Europa donde me lo pasé bomba; y (je) escribí una novela. Novelita, si quieren.

Ah, y me compré mi televisión de 46″.

Así que creo que fue un año bastante productivo; ciertamente estoy muy contento de lo que logré este año.

¿Qué será de mí este año? No tengo idea; pero espero poder ya comenzar a poner algo de orden a mi vida sentimental. Digo, estoy bien con mi familia, tengo cuates fabulosos, mi vida profesional parece que ahí va, e incluso en el sentido material no me falta nada realmente (o casi; un verdaderamente buen sistema de sonido 5.1 no me caería mal). Así que tener alguien especial con quien poder compartir esta (no por nada) fabulosa vida no estaría mal.

Estoy trabajando en ello.

La Meyer

En mi familia, el estar encerrado probablemente enfrente de una computadora (máquina de escribir hace unas décadas), es algo que se puede considerar normal.

Recuerdo muchas veces en mi niñez viendo a mi papá o a mi mamá encerrados durante días trabajando sepan ustedes en qué tesis de quién sabe qué grado, o qué artículo o qué libro. Ahora cada uno de nosotros (mi papá, mi mamá, mi hermano y yo) vive solo y cada quién rodeado de las cosas que nos permiten estar encerrados cómodamente durante periodos prolongados de tiempo, en gran medida porque nuestros trabajos nos lo permiten y/o de hecho lo exigen.

Mi punto con todo esto es que, aunque yo en particular extraño el cine y salir a comer a restaurantes, la emergencia por la influenza realmente no nos afecta tanto como he visto a otras gentes, que ya están a punto de picarse los ojos por estar encerrados en sus casas. Yo (y mi familia) podemos estar periodos casi indeterminados de tiempo encerrados leyendo, viendo televisión y películas, oyendo música, jugando en el PS3, navegando, programando, etc. Yo al menos no me siento para nada desesperado. Todavía.

Pero no es de esto de lo que quiero hablar; quiero hablar de Stephenie Meyer.

Como paso más tiempo en mi casa, de las cosas que hice fue terminarme de chutar las novelas de Twilight. Después de ver la película, que apesta, decidí echarme la novela… que apesta aún más. Por alguna razón que todavía no termino de comprender, agarré la segunda novela y decidí que era también basura. Sorprendiéndome a mí mismo tomé la tercera y me la chuté de principio a fin. Sí, también es basura; como lo es la cuarta, que contra toda lógica también me leí sin darme muchas pausas.

Y lo sigo sosteniendo; las novelas de Twilight de Stephenie Meyer son basura. Pero (¡maldición!) son increíblemente entretenidas además de (y esto es como kryptonita para mí) llenas de romance. Romance escrito por y dirigido a adolescentes pendejas y calientes, pero romance al fin y al cabo. Me gusta el romance. Y bueno, para qué me hago güey; a veces parezco adolescente pendeja y caliente.

La Meyer además, por predecible que sea y por intrascendente que sea su prosa, tiene un sentido del humor muy bueno; sus novelas me hacen reír fácilmente. No me emocionan realmente, no me ponen en suspenso. Pero sí me hacen reír. Y de verdad, a mí el romance divertido me mata completamente.

La tercera novela de Twilight en particular me tuvo botado de la risa, y fue la que más cerca estuvo de emocionarme cuando Bella descubre (pinche vieja; lenta y pendeja) que está enamorada de Jacob. Eso fue divertido.

Por supuesto las novelas pierden mucho para mí por la pendeja infatuación que Bella tiene por Edward, y que al final elija al aburrido vampiro en lugar del rebelde y agresivo hombre lobo. En mi vida podría identificarme con Edward (me da mucha hueva), pero sin duda puedo identificarme con Jacob Black. Es indio y usa el pelo largo; no tenía muchas opciones.

Como sea, acabadas sus novelas pendejas de vampiros, agarré su novela pendeja de ciencia ficción: The Host. Por si se lo preguntaban: sí, también es basura. Y sí, también es muy entretenida. Y sí, también tiene mucho romance.

Leer lo que escribe la Meyer es como comer lo que se cocina en McDonalds; no le hace a uno bien, es lo contrario de sustancioso, y sin duda alguno uno puede encontrar muchas cosas mucho mejores. Pero a veces es rico, y un poco un placer que lo hace a uno sentirse culpable.

Me recuerda un poco a Corín Tellado (que descubrí con sorpresa me dolió enterarme había muerto el mes anterior), quién escribió (literalmente) miles de novelas. Todas y cada una de ellas basura. Yo me chuté decenas de sus ridículas novelitas, hasta caer en cuenta que de verdad eran muy malas.

En ese sentido, al menos la Meyer agrega algo de sarcasmo y humor negro a las narraciones de sus personajes. Que, en general, son adolescentes pendejas y calientes… o al menos se portan como tales.

Así que no, no recomiendo sus novelas. A menos que (como yo) de repente sean o se porten como adolescentes pendjas y calientes.

Lo que verdaderamente me desconcierta es que estoy esperando con ansia una continuación de The Host. Incluso con más ansia que las novelas de Eragon.

Que también son basura, por cierto.