El Alka-Seltzer es vomitivo

Hace más de quince años, cuando estaba en secundaria, un día me levanté sintiéndome mal del estómago. Tenía que irme a la secu, entonces llené un vaso de agua y le eché lo primero que encontré que (supuse) me serviría para mi malestar: dos tabletas de Alka-Seltzer.

Cuando el dióxido de carbono dejó de salir del vaso tomé el brebaje resultante, y lo primero que pensé fue: “rayos, esto sabe a mierda”. Pero me dolía la panza, y quería ya irme a la escuela (con mis padres eso de “me siento mal, hoy no voy a la escuela” como que no jalaba), así que me lo seguí tomando, cada vez más asqueado.

Un torrente de vómito emergió repentina e imparablemente de mi estómago, y fue a parar al único lugar donde yo podía dirigirlo sin desgraciar feamente la sala: al vaso.

Y desde entonces no volví a tomar Alka-Seltzer. Hasta hoy.

Me estuve sintiendo mal del estómago todo el día; pero no era nada grave. Sólo era persistente; era más incómodo que otra cosa. Pero en la noche comencé a sentirme peor, y me recomendaron un Alka-Seltzer. Conté mi triste historia con las pastillotas efervescentes, pero me convencieron de tomarme un vaso del brebaje ese, y así hice.

Lo primero que pensé, de nuevo, fue: “rayos, esto sabe a mierda”, pero me lo tomé todo. Después me tomé un vaso de agua sola, para quitarme el mal sabor, y me senté. Esta vez pude sentir el torrente de vómito que emergía de mi estómago a tiempo, y fui a la taza del baño donde estuve alegremente vomitando cinco minutos.

Así que ahí lo tienen: el Alka-Seltzer es vomitivo.

The Fountain

Fui a ver de rebote The Fountain, porque realmente quería ver The Good Shepherd pero me quedaba muy tarde (dura dos horas y veinte minutos). Se aplican etc.

The Fountain

The Fountain

Cuando acabó la película, lo primero que me vino a la mente fue “¿mande?”

No porque sea pretenciosa (que lo es), o deliberadamente ambigua (que también lo es), y definitivamente no porque no le “entendiera”. Fue un “¿mande?” justamente porque la película no dice mucho (de hecho no dice casi absolutamente nada), pero se las ingenia para hacerse muchísimas bolas y tomarse terriblemente en serio con dos temas bastantes comunes y corrientes: amor y muerte.

Me gustó la película: Hugh Jackman y Rachel Weisz están fabulosos (especialmente él; verse bonita y lucirse con un papel de muchacha moribunda es demasiado fácil para una actriz como Weisz), la fotografía es maravillosa y la música está muy chida. La historia está extremadamente revuelta, y yo digo que a lo puritito pendejo, porque bien podrían haber dicho mucho más y con más profundidad (y digo profundidad en serio, no “profundidad” de “oh, miren qué profundo soy”) sin menearle tanto a dos temas que cualquiera ha considerado en alguna noche de insomnio.

Pero está bonita, y ciertos elementos visuales hacen que valga la pena verla en el cine. Sólo que si no les gusta no se quejen conmigo.

La intrusión

Como si no tuviera cosas que hacer, me metí a la página administrativa de mi servidor virtual (éste donde hospedo mi blog y galería en línea), y vi con horror que tenía registrado un uso de ancho de banda casi cuatro veces lo que generalmente uso al mes.

Indignado, me metí a mi servidor virtual e hice una revisión rápida: según webalizer, había usado menos que en otros meses, así que mandé un correo al soporte técnico, exigiendo saber cómo era posible eso.

Me contestaron diciéndome que tenía un directorio extraño en /tmp, que mi servidor había sido comprometido, y que el aumento en uso de ancho de banda era casi seguro consecuencia de la intrusión.

Intrigado, entré y vi que ciertamente mi servidor había sido comprometido. Lo que no entiendo es cómo: utilizo llaves públicas en SSH, y además tengo prohibido que root entre directamente. Los únicos servicios que corro son HTTP(S) y MySQL, y lo único en Apache es WordPress y Gallery2. Así que sencillamente no imagino cómo le hicieron para meterse.

Como sea, borré los ejecutables que agregaron en /tmp, restauré varios ejecutables que podían haber sido comprometidos, y actualicé WordPress y Gallery2 a sus últimas versiones. Durante todo el proceso, estuve en comunicación con los técnicos de mi servicio de hospedaje en línea.

Debo agradecer mucho al soporte técnico de Open Hosting; no sólo fueron rápidos y eficientes, y me ayudaron con cualquier duda que tuve y me dieron consejos útiles: además, reconocieron que la intrusión no fue culpa mía (o al menos no mucho), y me ajustaron mi uso de banda a lo que estaba antes de la intrusión. Un servicio de primera; realmente lo recomiendo.

Y bueno, ahora a apretar más la seguridad de mi servidor virtual. Y revisar más seguido si todo está como debe de estar.

300

Fui a ver, porque me moría de ganas desde que vi el trailer y leí la novela gráfica, 300.

300

300

Antes de decir nada de la película, haré algunas afirmaciones. , la película es simple. , es caricaturesca (está basada en un cómic, ¿qué esperaban?) , es o bien una veneración hasta rayar el ridículo de la masculinidad, o bien un sueño húmedo homosexual… y (perturbadoramente) probablemente sea ambos.

Pero nada de eso quita que esté poca madre.

Me va a ser muy sencillo comprender a alguien que esta película no le guste, o incluso que se le haga desagradable. Pero si pueden apreciar con calma la belleza gráfica de esta película (consecuencia directa de la novela gráfica), y hacen caso omiso o incluso disfrutan las exageraciones que (de manera consciente) los creadores pusieron en ella, creo que cualquiera podría encontrarla mucho más que entretenida.

Para el resto de nosotros, que podemos admitir con descaro que nos morimos de ganas de ponernos una capa roja, agarrar capa y lanza y gritar “tonight we dine in hell!”, vayan a verla.

No los decepcionará en absoluto.

Cuatrocientos cincuenta mililitros de sangre fresca… de nuevo

Hoy (bueno, ayer viernes) fui a donar sangre.

De nuevo.

Esto comienza a ser ridículo: todo mundo me está agarrando de fábrica de plaquetas móvil. Por supuesto, tienen razón: soy joven, sano, razonablemente fuerte y no he tenido hepatitis ni nada que se le parezca. Y para rematar, soy donador universal.

Esta vez le tocó el turno al ISSSTE: ya había donado en la UNAM (que creo que son del ISSSTE también), en el IMSS, y en un sitio privado. Como peor sigue quedando el sitio privado, y después la UNAM (que no es culpa de los que me atendieron; sencillamente es un poco incómodo estar recostado en una camilla en el pasillo de la facultad mientras te desangran). Del ISSSTE y del IMSS, pues por ahí se van; pero sin duda han sido los lugares donde mejor me han tratado. Y donde más tiempo he hecho cola, también sin duda.

Ahora sí no me importó y me monté en la camilla con un libro (Cien Años de Soledad, para los curiosos… debe ser mi trigésima lectura de la novela cumbre de Gabo, por cierto), y estuve leyendo mientras la sangre abandonaba alegremente mi cuerpo. Creo que de tanto donar sangre últimamente (tres veces en unos siete meses), le estoy perdiendo miedo a las agujas; aunque sí apreté los dientes mientras me picaban las dos veces (una para la muestra, otra para la desangrada), no me dieron ganas de hacerme bolita y tirarme al piso, como generalmente ocurre.

La sangre es para un tío, que van a operar. Ahora sólo espero que ningún otro familiar necesite de mi sangre en los próximos cuarenta y cinco días.

Se solicita fánatico de tipos

Algo pasó en mi última actualización. Cuando abrí Firefox, vi que tenía en todos lados un tipo bellísimo, que me parece ya había visto antes, pero no recuerdo dónde.

Para que se den una idea, así dibuja Firefox un párrafo usando Sans Serif:

Tipo bonito

Y así lo dibuja GNOME normal:

Tipo feo

La diferencia es que utilizo la versión binaria de 32 bits de Firefox, y entonces (supongo) la versión binaria y y de 32 bits de Gtk+ agarra otro tipo. Y no lo puedo encontrar. O tal vez fontconfig o alguna otra biblioteca del stack para dibujar tipos lo dibuja de forma distinta; no lo sé.

Lamentablemente, yo nunca he sido un font freak o fanático de tipos, pero sí sé que me gustaría tener ese tipo en todo mi escritorio. ¿Alguien sabe cuál es?

El Pumabús

Hoy, realizando una de las múltiples cosas que me tienen en chinga, estrené el Pumabús.

Está bastante chido el camioncito, y ciertamente es muy cómodo de usar el estacionamiento. En particular, me gustó mucho que sacara mi credencial de estudiante, y que el lector de código de barras funcionara sin ningún problema para darme mi boletito. Que digo, como computólogo yo que no es nada del otro mundo, pero eso no le quita lo chido.

Sólo tiene una desventaja perceptible. Es lentísimo, y se nota más cuando le da toda la vuelta al estadio olímpico.

Pero bueno, es ecológico.

Escándalo

De rebote fui el miércoles a ver Notes on a Scandal, porque no era mi intención verla, aunque sí tenía ganas.

Notes on a Scandal

Notes on a Scandal

Oh buen Dios; qué chingona película.

No sólo es la historia sórdida y angustiante (y créanme, no se puede poner mucho más sórdido y angustiante); son las impresionantes actuaciones de Judi Dench y Cate Blanchett. Además, para variar la segunda me pareció guapa e incluso sexy; en general yo nunca he comprendido a la legión de seguidores que tiene. Aquí sin embargo sí se ve como objeto de deseo lujurioso.

También está Bill Nighy (que me encanta en casi cualquier película que salga), y Andrew Simpson, que jamás había visto pero que hace creíble su papel de adolescente caliente… valga la redundancia.

Y aparte está la música, que es maravillosa.

Es una película buenísima, narrada de manera perfecta y con una dicción impecable por Judi Dench en su papel de Barbara Covett. Así que vayan a verla, no lo duden.

El clavo

En la línea “Elseworlds” de DC comics se exploran realidades alternas al universo “real” de DC. Una de esas historias es The Nail, que Vid publicó aquí en México con el apropiado nombre de El Clavo.

Es uno de mis Elseworlds favoritos. La historia es básicamente que el día que Martha y Jonathan Kent iban a descubrir el cohete donde viajaba Kal-El, un clavo les poncha una llanta y entonces no encuentran al bebé. Consecuentemente no hay un Superman, y una historia bastante chida se desarrolla a partir de ahí.

Lo que voy a relatar no tiene nada que ver con eso, por cierto. Excepto la parte del clavo y la llanta ponchada.

El viernes antes de ir a Guanajuato fui al IIMAS, pero escuchaba un ruidito en el carro. El ruidito era un “tik, tik, tik”, que se hacía más rápido conforme aumentaba la velocidad. Ya he pasado por cosas similares anteriormente; suele ser una piedrita que se mete en el dibujo de la llanta y suena en cada revolución de la misma. Así que me bajé del carro e inspeccioné la llanta de donde creía venía el ruido. Me encontré con esto:

El clavo en la llanta

El clavo en la llanta

Ahora, le estoy diciendo clavo, pero realmente es un remache. O algo similar. El punto es que a primera vista no estaba seguro de que de hecho perforara la llanta, así que usando mis llaves lo saqué. Nada más comencé a hacerlo, resultó obvio que sí perforaba la llanta, pero seguí sacándolo de cualquier forma. Por qué, no sé; a veces hago ese tipo de estupideces.

Obviamente, nada más saqué el clavo, la llanta comenzó a desinflarse rápidamente. “Pffffffffffffffffffffffffffffffffffffff” hacía la llanta, mientras el aire escapaba por el hoyito que quedó cuando saqué el clavo. Que estaba grandecito, por cierto:

El clavo

El clavo

En ese momento, y ligeramente paniqueado, hice lo único que cualquier persona sensata hubiera hecho en una situación similar.

Volví a poner el clavo en el hoyo. Y le pegué con una piedra hasta que quedó más o menos cuando estaba antes de que lo sacara.

Sorprendentemente, funcionó. Al otro día me levanté convencido de que la llanta estaría ponchada, pero para mi sorpresa seguía conservándose bien. Ni siquiera se bajó perceptiblemente. Así que llevé mi carro con todo y llanta perforada con mi talachero habitual, que tardó menos de diez minutos en quitar la llanta, sacarle el clavo, parcharla, inflarla y ponerla de nuevo.

La llanta siendo parchada

La llanta siendo parchada

La llanta aguantó el camino de ida y vuelta de Guanajuato sin ningún problema, y no ha dado ningún problema. Y eso que a la mitad del camino a Guanajuato nos paramos en una gasolinería, y ahí me dijeron que llevaba las llantas con 36 PSI de presión, que lo recomendado en carretera es 28.

“Key Found!”

Ya que estoy descansado después del viaje de regreso de Guanajuato (otra vez, sin incidentes dignos de mención), y ahora lejos del lugar donde ocurrieron los eventos que en un momento relataré, me animo a contar la chocoaventura de las llaves.

Como ya conté, resulta que el Cimatel por acogedor que sea no tenía Internet; lo cual no es tan grave, pero ciertamente es incómodo. Así que estaba con mi laptop prendida trabajando en mi presentación, cuando se me ocurrió ver si había alguna red inalámbrica de la cual pudiera colgarme.

Para variar con este tipo de cosas, sólo había un par de redes inalámbricas, todas con la llave de seguridad WEP activada. Pero había una particularmente fuerte (considerando la distancia a la que debía estar de nuestro cuarto), y recordando que había leído que hay varios programas para romper las llaves WEP, decidí probar suerte.

Así que tarareando (de nuevo) el tema de Mission: Impossible en mi cabeza, instalé aircrack-ng junto con otros programas del estilo… que por cierto, tuve que ir a un café interné para poder bajar el código fuente de los programas.

Sólo que no funcionó el domingo que llegamos. Ni el lunes. Ni el martes.

La seguridad que ofrece WEP es más bien débil (por no decir nula), y capturando un suficiente número de IVs (Initialiation Vectors), romper las llaves es sólo cuestión de segundos en una computadora moderna; incluso laptop como la mía. Así que todos los días nada más regresábamos al hotel yo ponía a mi laptop a capturar paquetes, y la dejaba toda la noche haciéndolo.

Para el miércoles en la mañana, llevaba unos 17,000 paquetes. Pero ese día se dio la tarde de descanso, así que regresamos al hotel como a la 1:30, y puse a capturar paquetes a mi laptop de nuevo. Para mi sorpresa, capturó 50,000 en más o menos quince minutos.

El problema era bastante obvio; de día la gente de hecho usa su red inalámbrica. En la noche no había más tráfico que el que yo generaba artificialmente.

Así que el miércoles al regresar de comer, mi laptop escupió el siguiente mensaje después de tardar dos segundos en romper la llave (con cerca de 1,000,000 de IVs):

KEY FOUND! [ 1X:7X:4X:9X:6X ]

(Oculto la mitad de la llave con “X” para no hacer el balconeo tan obvio).

No me queda claro el estado legal de lo que hice; y como no utilicé la red para nada ilegal (sólo leer mi correo y navegar básicamente), no siento que haya hecho nada moralmente reprensible. Inmoral es la seguridad que llevan los Access Points de Prodigy, y que usen llaves de 40 bits (que no importa; para romper una de 40 bits se requieren alrededor de 250,000 IVs, y una de 104 bits requiere cerca de 800,000). Me alegro que mi Access Point además tenga filtrado de direcciones MAC. Que tampoco sirve de mucho, pero bueno.

Además, la página de administración del Access Point estaba completamente desprotegida. Ni siquiera una triste clave de acceso tenía:

WEP Cracked

WEP Cracked

Y por supuesto tuvo sus múltiples desventajas. Por ejemplo, tenía que estar casi colgado de la ventana del cuarto del hotel si quería que la conexión fuera estable. Aquí una foto de la red pirata en acción:

La red inalámbrica pirata

La red inalámbrica pirata

Que por cierto, ya están las fotos que tomé en el coloquio; tomé fotos casi exclusivamente de las pláticas.

Yo exponiendo

Yo exponiendo

La plática

Hoy (bueno, ayer jueves) expuse en el Coloquio Víctor Neumann-Lara de Teoría de las Gráficas, Combinatoria y sus Aplicaciones. Entonces fue particularmente afortunado que tuviera la presentación lista antes de que empezara mi plática. Jorge me la revisó un par de horas antes, y a las siete y cacho pasé con mi laptop al frente, le conecté el cañón y el apuntador USB (para poder adelantar y retrasar slides desde lejos, y para señalar con su láser rojito), y después de presumir descaradamente mi escritorio con AiXGL y Beryl, comencé mi plática.

Eso fue chido; todo jaló en Linux. Hice una prueba durante una de las pausas, para comprobar que sí podía usar esas cosas con mi laptop, pero de hecho no tuve que hacer nada: sólo una modificación ligera a mi xorg.conf porque el cañón del CIMAT sí aguantaba una resolución de 1280×1024, y yo lo tenía en 800×0600. Después de conectar el apuntador USB mi X se volvió medio loco con algunas cosas del ratón y el teclado; pero todo lo referente a mi presentación hecha en Beamer funcionó perfectamente.

La plática la di con buen ritmo y creo que todo se entendió bien, y la audiencia parecía estar entretenida. Pude además contestar todas las preguntas que me hicieron (y lo que es más; correctamente), y después todo el mundo dijo que me había quedado muy chida la plática. A lo mejor sólo estaban siendo extremadamente amables, pero creo que sí salió todo bien. Fotos cuando regrese a La Majestuosa.

Ya pasada mi plática caigo en cuenta de que sí me tenía algo tenso el haber llegado a Guanajuato sin haber comenzado mi presentación, y espero que la próxima vez (si hay próxima vez) me toque exponer uno de los primeros días, para poder gozar los demás. Me siento algo cansado, y extraño mi ciudad y otras cosas.

Como se cancelaron dos pláticas mañana, nos vamos a ir nada más termine el coloquio, alrededor de la una o dos de la tarde, posiblemente con dos pasajeros extras. Espero poder llegar a la Ciudad de México antes de que anochezca.

Y ahora me voy a dormir; estoy cansado, y de hecho ando con déficit de varias horas de sueño.