The Long Morrow

Hoy empezó en el gabacho la séptima (y posiblemente última) temporada de las Gilmore Girls, con el episodio “The Long Morrow”. Los creadores de la serie la han dejado por “diferencias” con la cadena televisiva; esta nueva cadena es la resultante de la mezcla entre UPN (de CBS) y la WB (de Warner Bros.)

Con total falta de imaginación le pusieron CW. Que por supuesto es mejor que WC.

Voy a tratar de no dar adelantos innecesarios, pero no prometo nada. Me alegra ver que el estilo, el diálogo y el ambiente general de la serie permanece igual, a pesar de la salida de los Palladinos y del cambio de cadena. Me molesta ver a Matt Czuchry (Logan) como miembro del elenco, pero espero que eso cambie a mediados o fines de la temporada. Y del capítulo en particular creo que es bueno; no es el mejor inicio de temporada, y es tenso (a falta de un mejor término), pero es bueno.

En particular me gustaron mucho (y me tensaron aún más) los últimos diez minutos del episodio, porque lidian con algo que creo a los hombres nos cuesta mucho aprender: el tener que pedir disculpas y reparar la situación por algo que ella hizo. Sé que a mí me costó mucho aprenderlo porque no tiene sentido… pero es algo que sencillamente a veces hay que hacer.

Y también me molestó mucho (porque puedo identificarme con ello) ver que después de hacer eso que le cuesta tanto a un hombre aprender a hacer, la muy hija de su rechingada madre tiene el puto descaro de tirarlo a la basura.

Pero bueno. Faltan al menos 20 capítulos; y dado el tono y un par de pistas sueltas durante este inicio de temporada, me parece que hay bastantes esperanzas de que la cosa se componga.

El rastro de papel

En Slashdot hay una noticia acerca de cómo las autoridades electorales de Maryland están peleando el conservar las máquinas para realizar votaciones electrónicas.

En gringolandia han generado bastante polémica estas famosas máquinas y la compañía que las construye, Diebold. Las críticas más suaves ponen a las máquinas sencillamente como inútiles por las fallas que han tenido; las más duras dicen que son el medio para realizar un fraude electrónico por parte del Partido Republicano.

El artículo es chistoso porque cuando entrevistaron a la administradora de las elecciones, una tipa llamada Linda Lamone, tuvo el descaro de decir que su computadora y las de todos en su oficina jamás se trababan. Nunca.

Cualquier persona que tenga tantita experiencia en computación sabe que sencillamente eso no es cierto. También muestra una sospechosa reticencia a reemplazar un sistema que ha recibido duras críticas por mucha gente que sabe al respecto mucho más que yo.

De cualquier forma, lo que a mí me recordó es la que ha sido siempre mi postura respecto al voto electrónico. El emitir los votos electrónicamente tiene muchísimas ventajas; es más barato realizar así las elecciones, se genera menos basura, el contar los votos es básicamente instantáneo, etc., etc.

Y sin embargo yo me opongo.

Siempre me he opuesto; también a los votos por tarjetas perforadas, que también se cuentan automáticamente. El conteo, creo yo, debe ser realizado por personas.

Pero más imprtante que eso: con el voto electrónico desaparece (potencialmente al menos) el rastro físico de la voluntad popular. Si no hay boletas físicamente, realizar un recuento cuando hay poca certeza es imposible.

Por eso fue tan cobarde la actuación del PAN en 1988, y en particular de Diego Fernández de Cevallos: el quemar los paquetes electorales de esa elección no sólo fue conceder (como terminaron haciéndolo) al muy dudoso triunfo de Carlos Salinas de Gortari. Fue además el aplastar cualquier posibilidad de tan siquiera acercarse a la verdad de lo que pasó detrás de la caída del sistema. Del PRI era de esperarse ese comportamiento: del PAN fue una traición a los prinicipios que en primer lugar llevaron a la creación de ese partido.

Mientras exista la prueba física de cómo votó la gente en unas elecciones (por más amañadas que estén por otros medios), se puede dar al menos algo de certeza a un proceso si alguna de las partes lo pone en duda.

En estos momentos esa prueba todavía está ahí: los paquetes electorales ahí están. No basta con eso; tampoco basta con que “no se destruyan”. Hay que contarlos, y darle algo de certeza a la gente que (con razón o no) dudamos de cómo fue llevado a cabo el proceso.

Salud

No puedo recordar cuándo fue la última vez que me enfermé. Sé que no me he enfermado en el IIMAS, y según yo todo el año anterior tampoco, así que debo llevar ya cerca de dos años y medio sano.

A finales del primer semestre en el IIMAS me empezó a doler la garganta, pero no podía enfermarme en ese momento, así que me dije “no estoy enfermo, y no me voy a enfermar”. En algún momento tuve la voz aguardentosa, y me sentía ligeramente mal; pero pude continuar con mis actividades normales y no tomé ningún tipo de medicina ni fui al doctor. Así que bajo mi definición, eso no cuenta como enfermarse.

Mi hermano, antes de que le quitaran las amígdalas, se enfermaba cada tres meses. Y se enfermaba de que se quedaba en cama gimoteando, clamando que iba a morirse. Yo en cambio casi nunca me enfermaba: nunca me dio hepatitis, paperas, y la varicela tuvo a bien darme a los 18 años. Yo, sin embargo, terminaba más veces en el hospital, porque tendía a caerme de los techos y ponerme enfrente de carros para que me atropellaran.

Como sea, es relativamente raro que yo me enferme. Y aún cuando hay ocasiones en que me llego a sentir mal (moqueo, tengo irritada la garganta, me duele la cabeza, siento el cuerpo cortado), generalmente nunca es lo suficientemente grave como para quedarme tirado en la cama gimoteando, clamando que voy a morir. De hecho suelo poder seguir con mis actividades cotidianas.

El martes sentí sensible mi garganta al despertarme, para ir a mi clase de las 8:30. Así que me sequé particularmente bien el cabello, y fui a clases. Después fui con Enrique, estuvimos en su cubículo en la mañana y lo invité a comer por su cumpleaños. Después me regresé a la casa, sintiéndome ya con el cuerpo cortado.

Ayer me levanté con la garganta decididamente irritada; así que fui a clases sin bañarme (cosa que en general nunca hago), y regresé a bañarme y a taparme bien y tomar cantidades industriales de té de manzanilla. En la noche me dolió la cabeza un poco, pero se me quitó con una aspirina.

Hoy todavía siento el cuerpo ligeramente cortado, pero la garganta está mucho mejor, y de nuevo no tuve que ir al doctor ni tomar nada (la aspirina no cuenta; esa fue para el dolor de cabeza). Además no falté a ninguna clase ni dejé de hacer nada que tuviera que hacer.

Así que bajo mi definición, no me enfermé. Llamémosle un “periodo difícil”.

Ahora con su permiso voy a seguir consumiendo cantidades industriales de té de manzanilla.

AiGLX en Portage

Por fin pusieron Mesa 6.5.1 en Portage, así que ahora se pueden compilar todas las dependencias de Compiz sin utilizar cualquier tipo de overlay. De hecho tambien hay un ebuild de Compiz, sólo que es la versión “simple”, sin ninguno de los plugins locochones de Quinnstorm.

Pero no importa: las últimas versiones de XGL Coffee ya traen los parches necesarios para que funcione sin problemas en AiGLX; así que ahora tengo AiGLX (que es mucho más limpio que XGL), y tengo la última versión de Compiz Quinnstorm y plugins relacionados.

Ahora sólo tengo que ponerme a trabajar en lugar de estar jugando con mi laptop.

El grito

Para los que han leído y conocen mis posiciones políticas, entenderán que obviamente nunca había ido a un grito de independencia en el Zócalo. ¿Para qué iba a ir a aplaudirle al pendejo en turno? Menos con el traidor que está todavía ahorita hasta noviembre.

Y también entenderán que obviamente este año, en esta coyuntura, tenía que ir.

Estuvo poca madre; mi único y grave error fue no llevar mi cámara, porque los fuegos artificiales estuvieron muy padres.

Fui con mi mamá, mi tía Cheli y Alvarito y María Luisa. Ellos dos son compañeros de lucha de toda la vida; gente decente y trabajadora que lleva décadas luchando desde la izquierda para cambiar al país para bien. Gente como ellos (y mis padres y muchos más, incluyendo muchísimas personas ayer en el Zócalo) son la viva muestra de que la frase esa de que tener 20 años y no ser de izquierda es no tener corazón y que tener 40 y ser de izquierda es no tener cabeza es la más grande pendejada que alguien puede decir.

Fuimos a cenar al Café Tacuba, y después caminamos al Zócalo. Eran como las 10 de la noche, y aunque había bastante gente aún no se llenaba la Plaza de la Constitución. Justo cuando nos acomodábamos relativamente cerca del asta, salió Eugenia León a cantar.

Pinche vieja estaba particularmente inspirada. La gente cantó (y en algunos casos bailó) sus rolas, y para cuando acabó me di cuenta de que la plaza ya estaba llena. Pero además lo más bonito de todo era la gente: iban familias, muchos jóvenes, y en todos lados se notaba un ambiente tranquilo y festivo (y no sólo por ser 15 de septiembre).

Poco después de que acabó la Eugenia, todo se preparó para que Encinas diera el grito. Una de las puntadas más chingonas es que la guardia de Encinas eran bomberos. Los policías luego son corruptos; los militares luego reprimen: pero los bomberos son casi universalmente queridos.

Y llevaban sus hachas.

La gente comenzó a gritar consignas. Que eso fue la otra cosa bonita de esa noche: era el grito, sí, pero además era un mitin, y además era una celebración. La gente gritó “¡sufragio efectivo, no imposición!”, “¡sí se pudo!”, “¡Encinas, Encinas!” cuando salió el gordito en las pantallas y, cuando apareció el tarado de Abascal: “¡muera Abascal, muera Abascal!”

Yo me jodí la garganta; hacía mucho que no gritaba tanto.

Para ese momento el Zócalo estaba pletórico, y entonces Encinas dio el grito: fue la locura. Porque ahí estábamos los que venimos décadas (mis padres, Alvarito y María Luisa, yo mismo desde que participé en el Plebiscito Ciudadano a los 16 años) peleando desde la izquierda para transformar este país. Ahí estábamos los habitantes de la Ciudad de México que nos habían negado siempre nuestra plaza para que diera el grito alguien que nosotros hubiéramos elegido. Ahí estábamos los que no nos vamos a dejar para que nos impongan un presidente espurio, y que estábamos celebrando lo que fue sin duda una enorme victoria política al haber mandado a Fox a que se empapara en Guanajuato (“el viejo pazguato, se fue a Guanajuato”, gritaba la banda).

El ambiente era de fiesta: no sólo por ser nuestras fiestas patrias, sino porque levantamos el campamento del Zócalo y Reforma con una celebración, con una victoria. Esta etapa del movimiento terminó triunfante, y la moral y los ánimos de la gente que participamos en él están altísimos, y seguimos decididos a no dejarnos y continuar luchando.

Yo me considero nacionalista y un patriota. Para mí, ser patriota no significa agitar una banderita y gritar “viva México” el 16 de Septiembre. Para mí ser nacionalista no significa no tirar basura (tenía un cuate que decía que los alemanes son “tan” nacionalistas, que no tiran basura para no ensuciar su nación… como si la nación fueran las banquetas; esa debe ser la definición más estúpida que he oído de nacionalismo). Para mí ser patriota y nacionalista no significa trabajar y ser honesto: en primera, eso no es suficiente. Y en segunda, yo doy por hecho que la gran mayoría de mi pueblo es honesto y trabajador; lo he visto, y estoy convencido de ello.

Para mí ser patriota y nacionalista significa pelear por el país, pelear por defenderlo y por mejorarlo. Pelear contra la injusticia y la desigualdad social. Pelear contra el racismo y el clasismo. Desde cualquier frente: sin duda hay panistas y priistas que toda su vida han peleado por el país.

Pero ayer casi todos los que estaban en el Zócalo eran sin duda patriotas y nacionalistas. Y de izquierda.

Viva México. Porque lo amamos, porque nos preocupa nuestro país y sobre todo su gente, vamos a seguir peleando.

Como toda la vida, como siempre.

Micro maratón 2 × indio

Tenía bastantes ganas de ver Snakes on a Plane, por toda la expectativa generada en Internet, así que fui al cine aprovechando que era miércoles. Realmente era la única película que me interesaba ver, pero vi que justamente dos horas antes estaba John Tucker Must Die, y se me antojó verla, así que también compré boleto.

Se aplican las advertencias de spoilers habituales.

  • John Tucker Must Die (Todas contra John).
    John Tucker Must Die

    John Tucker Must Die

    Había visto los trailers de esta película, y se me antojó verla porque parecía divertida. Y sí lo es; no muchísimo, pero sí está bastante bien.

    John Tucker es el galanazo de la escuela y sale con varias chavas al mismo tiempo; utilizando su carisma e ingenio para que no lo cachen. Pero una chava que parece que nadie nunca le hace caso se da cuenta, y por varias razones termina al lado de tres de las chavas de John justo cuando se dan cuenta de que las está engañando. Entre las cuatro deciden vengarse.

    Bajo esta premisa tan idiota, la película avanza de forma bastante fluida y divertida, en gran medida por las cuatro actrices que se están vengando de John. No sólo están guapas (que, oh sí, lo están), parecen genuinamente estarse divirtiendo en sus papeles.

    Además de eso Jesse Metcalfe (el que la hace de John) es verdaderamente encantador, y es de aplaudirse como en general se recupera de las humillaciones que las chavas le propinan. Y también parece estarse divirtiendo de lo lindo (que rodeado de tanta carne se entiende).

    La película es una pendejada; pero cumple más que cabalmente su objetivo, y está entretenida si nada más les llama la atención.

  • Snakes on a Plane (Serpientes a Bordo).
    Snakes on a Plane

    Snakes on a Plane

    Viviendo (como vivo) en estado semi perpetua conexión y además leyendo sitios de noticas para geeks, era difícil que no me enterara de esta película. Añádanle a eso que todas las críticas que leí decían que era una película muy cagada, y comprenderán por qué tenía ganas de verla.

    Qué chingona película. Creo que es la peor película que he visto en todo el año; me encantó.

    La película es el título, y todo lo demás es relleno. Es una película tipo B bien hecha, y es completamente desenfadada. De verdad es muy divertida.

    Además, sigue todos los clichés de las malas películas de acción: cuando el personaje de Samuel L. Jackson le comenta a un tipo que lleva cinco años trabajando con el mismo compañero, uno inmediatamente piensa “oh oh, seguro se lo cargan”. ¡Y sí, se lo cargan!

    Otro cliché: si coges y fumas mota en el baño de un avión, te va a morder una serpiente. En la chichi además.

    Está cagadísima esta película, pero tienen que apagar sus funciones de lógica e incredulidad. Si son capaces de hacer eso, váyanla a ver; seguro se van a divertir.

GNOME Power Manager

Instalé GNOME 2.16 en mi desktop y en mi laptop, y entre las cosas nuevas y chidas que trae se incluye el GNOME Power Manager.

Yo tengo ya casi un par de meses hibernando mi máquina en lugar de apagarla, así que el que el iconito del GPM tuviera una opción “hibernate” no me impresionó en lo más mínimo. Sin embargo, además traía una que decía “suspend”, y de pura curiosidad le piqué.

Dos segundos después, mi máquina parecía estar apagada, sólo el led del encendido de la laptop parpadeaba con un color naranja. Apreté una tecla, y tres segundos después mi escritorio estaba tal cual lo había dejado.

Sin embargo, yo había leído que una máquina suspendida (que no es lo mismo que hibernada), de hecho sí consume electricidad. Lo cual tiene sentido; el suspender es virtualmente instantáneo porque la memoria no se mueve al disco duro: se queda ahí, en la memoria. Después la máquina apaga todo pero sigue alimentando tantito poder a la memoria para que no se borre: exceptuando eso, es como si estuviera apagada. Por eso mismo también es tan rápido reactivar una máquina suspendida: sólo tiene que encender el procesador y los discos duros de nuevo.

(Estoy haciendo una hipersimplificación del proceso, obviamente, pero por ahí va la onda.)

Así que no puedo sencillamente suspender mi laptop y meterla a mi mochila sin preocuparme de nada: aunque sea poquita, la máquina sigue consumiendo energía. Por ello hoy hice un experimento: antes de irme al cine, a las 19:30 exactamente desconecté el cable de poder de mi latop y la suspendí, con la batería al 100% en ese momento. Cinco horas después (a las 00:30), regresé a mi casa y reviví la máquina. ¿Total de batería que me quedaba?

96%.

Eso quiere decir que puedo dejar la laptop suspendida varios días (unos 4) sin tener que preocuparme de nada. Ya nunca voy a hibernar mi máquina; es una pendejada. La única ventaja que tiene el hibernar es que puedo dejar la laptop desconectada por un tiempo indeterminado, y que me permite bootear a Windows (que casi nunca lo hago).

De ahora en adelante voy a suspender mi laptop en lugar de hibernarla. De verdad es increíble, es casi instantáneo.

AiGLX

Dejé XGL y ahora estoy usando AiGLX. AiGLX es un cambio mucho menos radical que XGL; mientras que el segundo es un servidor X básicamente nuevo, el primero es sólo una extensión del servidor X normalito. Sin embargo, en ambos funciona Compiz, y además está la no menor ventaja de que para tarjetas de video Intel (como la de mi laptop), AiGLX es bastante más rápido. Y en añadidura me permite ver videos a pantalla completa y jugar Quake sin ningún tipo de problemas (en XGL era lentísimo con mi laptop; en mi escritorio donde tengo una tarjeta de video estúpidamente rápida eso no importa).

Pondría un screenshot; pero realmente se ve igual mi escritorio. Sólo se siente más rápido, además de las ventajas con videos y aplicaciones 3D. Lo malo fue que me cambié de overlay; antes usaba el de XGL Coffee, y ahora volví al de Hanno Böck, que fue el primero que intenté. Y tuve que aplicar parches a pata. Lo bueno es que parece que ambos overlays están integrándose en uno mismo.

En otras cosas, instalé GNOME 2.16. Y todo parece bien, pero hay algunas aplicaciones (Drivel y Gaim principalmente) que me truenan de manera rarísima. Tengo que investigar eso.

Google PIN

Me llegó mi PIN de Google:

Google PIN

Google PIN

Ahora sólo espero que eventualmente me paguen… que al ritmo que va la cosa más vale que no aguante la respiración esperando. Así que más me vale que esto de estudiar la maestría y (espero) el doctorado sí funcione, porque del blog definitivamente no voy a vivir.

Elsa y Fred

Fui a ver con mi mamá Elsa y Fred. Ya me la habían recomendado, pero realmente no me entusiasmaba mucho verla.

Elsa y Fred

Elsa y Fred

Y después de verla creo que tenía toda la razón para no estar entusiasmado.

La película está simpática, y sí hace reír bastante; especialmente por China Zorrilla que es una viejita cagadísima. Los dos viejitos actúan bastante bien, y la película está divertida y algo tierna. Si bien es barata, ridícula y predecible la mayor parte del tiempo.

En parte es el hecho de que después de leer El Amor en Tiempos del Cólera, realmente pocas historias de amor entre viejitos resultan interesantes. Pero es que esta ademas sí cae bastante en la cursilería y fórmulas gastadísimas.

Sin embargo no es aburrida (al menos no todo el tiempo), y el personaje de Elsa sí es definitivamente encantador. Pero no creo que justifique el ver esta película en el cine.

Correo a la lista de la SOMEE

Mi madre está en la lista de correo de la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales (SOMEE; a eso se dedica ella), y ayer escribió un correo a dicha lista en respuesta al tenso clima que se ha dado entre los participantes de la misma.

El grupo es público y pueden leer los archivos en esta liga; pero lo que escribió mi mamá se me hizo bastante chido, así que con su autorización voy a ponerlo aquí.


* * *

Estimados colegas:

A pesar de que tengo mucho trabajo como profesora e investigadora en la UAM-Iztapalapa, el comentario racista sobre el indio que hace[1] (hasta sin darse cuenta, creo) me hace dirigirme al foro para por favor pedirles cordura a quienes NO votaron por López Obrador. Cálmense. Este es nuestro país y aquí vamos a seguir conviviendo todos, así que entiendan por qué los que votaron por el tabasqueño del PRD creen haber sido despojados.

Les voy a explicar. Los ciudadanos que votaron por López Obrador no creen en los resultados electorales por las siguientes razones:

  1. el amañado proceso de nombramiento del Consejo General del IFE en 2003, en el que intervinieron solamente el PAN y Elba Esther Gordillo cuando ella todavía estaba en el PRI pero por su propia voz ya se sabía que era aliada del presidente Vicente Fox, así que esos consejeros, y no la institución, son quienes están en entredicho;
  2. la ya demostrada participación de las principales autoridades federales en el complot de marzo-abril de 2004 para desacreditar al entonces jefe de gobierno del Distrito Federal;
  3. el acuerdo habido en abril de 2005 entre personas representativas de los tres poderes federales para quitarle al gobernante del DF el derecho a presentarse como candidato presidencial mediante el desafuero;
  4. la intervención ilegal del presidente Vicente Fox en la campaña electoral de 2006 a través del uso de recursos públicos para denostar al principal contendiente del candidato panista;
  5. el enfoque malicioso de la campaña del PAN para presentar a un adversario leal a la democracia (porque si no lo fuera se hubiera situado al margen del proceso constitucional de las elecciones) como un peligro social;
  6. la ilegal intervención de organismos empresariales en la campaña electoral;
  7. lo que llaman “errores” del IFE en la información difundida del PREP sobre los casi 3 millones de votos “perdidos”, a lo que se agregarían otros “errores” de comunicación de un consejero presidente con evidente sesgo partidista;
  8. la descalificación de la lucha del candidato de la Coalición por el Bien de Todos por aclarar las dudas sobre la elección con el argumento de que debía aceptar su derrota desde el principio, cuando era ya evidente que las irregularidades hacían exigible el recuento total de los votos;
  9. la omisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación de los principios rectores marcados constitucionalmente para la organización de las elecciones federales: certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad en la declaratoria de validez de los comicios presidenciales;
  10. el tendencioso manejo informativo de la mayoría de los medios electrónicos acerca del conflicto postelectoral; pero sobre todo,
  11. la reiterada negativa al recuento total de los votos que, por lo menos, hubiera dado certeza al proceso electoral.

Más allá de los tecnicismos legales que podrían utilizarse para desechar lo que los ciudadanos que votaron por López Obrador identifican como complot, desafuero y fraude, lo cierto es que se sienten agraviados y reclaman argumentos sólidos para tener la posibilidad de creer en las instituciones. Ellos forman parte de quienes otorgan la legitimidad política y para eso requieren tener certeza, es decir, no tener duda. Me parece que los argumentos de quienes NO votaron por López Obrador están desechando en su análisis la trascendencia del movimiento cívico popular que se formó en primer lugar con la consigna “voto por voto, casilla por casilla” y ahora con la de “sufragio efectivo, no imposición”. Mi opinión personal, si se me permite, es que ese movimiento tiene un alcance que rebasa las diferentes posiciones sobre los temas del debate en las campañas debido a que hay una ciudadanía vigorosa de todas las filiaciones partidarias que va a tratar de impedir la restauración del régimen político autoritario que se anuncia ahora desde panismo. Eso es lo que está en juego: ¿queremos de nuevo a un régimen autoritario? Yo no, porque así no puede haber ciencia política.

Les envío un saludo afectuoso a todos.

María Eugenia Valdés Vega
Profesora e investigadora del Área de Procesos Políticos de la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Iztapalapa.


* * *


[1]Borré el nombre mencionado por mi mamá porque es parte de la discusión interna en la lista de la SOMEE y no es relevante para los puntos que mi mamá hace. El correo intacto está en el grupo de Yahoo, si quieren verlo.

Ataques distribuidos

Estaba sintiendo medio lenta a abulafia, y de repente me fallaban las conexiones, así que entré y reinicié Apache y MySQL. Ha ocurrido que por broncas en la red de la Facultad quedan demasiadas conexiones abiertas y un reinicio de esos dos servicios es necesario.

Pero vi que rápidamente volvía a ponerse lenta la cosa, así que me puse a revisar los logs. Un ataque distribuido está siendo efectuado contra abulafia; varios hosts (56 en mi última cuenta) lanzan cientos de pedidos idiotas tratando de engañar a mi sistema de blog para que baje un script de Perl y lo ejecute. Es idiota; tengo mi blog en mi cuenta de usuario normal, y mi grupo del servidor de web no tiene los permisos necesarios, pero bueno. El script está aquí:

http://freewebtown.com/v6rulz/spread.txt

Quien quiera que esté atacando abulafia no es muy bueno; el script ni siquiera es suyo (y no funciona para mi sistema de blog). La bronca es que WordPress crea una página especial para cada código de error 404 (page not found), y supongo que eso es lo que alentaba al sistema. Así que creé la página PHP que el ataque busca, e hice que regrese un punto (.), y con eso parece estar ya dándole la vuelta al ataque. No puedo restringir el acceso al host que realiza el ataque porque son decenas, y probablemente cambien en el futuro.

Ahora, lo interesante es que este ataque parecería estar dirigido exclusivamente a mí; sólo mi blog y mi galería en línea están siendo atacados.

Como sea, ahorita ya parece estar todo funcionando normalmente, si bien algo lento porque el ataque realiza cientos de peticiones a abulafia, y aunque ahora sólo responde un punto de cualquier forma quita recursos. Ya saqué el whois de cada IP en el ataque, y veré que hago después; ahora tengo que terminar un trabajo.

Matemático Omar Antolín Camarena

En 1998 (año escolar 1999), Omar entró a la Facultad de Ciencias, con el no para nada despreciable logro de ser el segundo mexicano en obtener medalla de plata en la Olimpiada Internacional de Matemáticas.

Cinco semestres después, Omar había terminado las materias de la carrera de matemáticas con un número ridículo de dices y uno o dos nueves que se sacó porque le dio hueva estudiar para el final al cual probablemente se presentó a la brava, sin haber tomado una sola clase del curso. En alguno de esos cinco semestre llevó diez materias, y sacó 10 en todas.

Cinco años después se títuló. No lo hizo antes básicamente porque le daba hueva sentarse a escribir la tesis. Cuando de hecho se sentó a escribir la tesis, le tomó unos cuantos meses.

El jueves Omar se va para Toronto a empezar su maestría; esa fue la razón por la que por fin se sentó a escribir su tesis: en Toronto le pedían la nimiedad de ya estar titulado para que se pudiera inscribir.

Enrique y yo llegamos al examen casi a la hora exacta, pero tardaron media hora más en llegar los sinodales. Después entramos todos y Omar comenzó su exposición: hizo 20 transparencias, y me había dicho que esperaba tardarse más o menos un minuto por transparencia.

Omar exponiendo (con las manos)

Omar exponiendo (con las manos)

Falló miserablemente.

Una hora después, los sinodales le hicieron preguntas, y acto seguido nos dijeron que le llegáramos mientras ellos deliberaban. Diez minutos después, a Omar le estaban tomando la protesta, y acto seguido se convirtió (oficialmente) en un matemático.

Vale por un título

Vale por un título

(Que por cierto, es la primera vez que escucho la protesta de Ciencias, en general no nos la toman porque dicen que protestamos… y qué bueno, porque es bastante ridícula).

Felicidades a Omar por su titulación, y le deseo la mejor de las suertes mientras esté en Canadá. Que siendo sincero es bastante superfluo; no sólo porque no creo en la suerte, sino porque aunque creyera en ella, conociendo a Omar sé que no la necesita: estoy convencido de que hará una maestría y doctorado impecables, y que más temprano que tarde estaremos oyendo grandes cosas de él.

(Sólo espero que allá haga la tesis un poquito más rápido).

Exif

Durante el fondue de ayer, Juan me pasó una foto que Enrique, él y yo nos tomamos hace seis años mientras jugábamos con nuestras computadoras. La escaneé y quiero subirla a mi galería en línea, pero necesito agregarle la información Exif, y además ponerle la fecha (que es más o menos adivinada, pero no terriblemente equivocada).

¿Alguien sabe cómo agregarle información Exif a una imagen JPG para que se comporte como si hubiera sido tomada por una cámara digital hace seis años?

Fondue en casa de Juan

Omar se titula mañana (de hecho hoy, dado que es la una de la mañana del lunes), y el jueves le llega a Toronto a iniciar su maestría en la UoT.

Supusimos que ese era un buen pretexto para hacer uno de nuestros ya clásicos fondues, nada más que ahora fue en el departamento de Juan en lugar de el departamento de Omar y Paola… la verdad no me queda claro por qué.

Además de cambiar el lugar, también experimentamos con ciertas cosas; por ejemplo, le pusimos huitlacoche al fondue:

Fondue con huitlacoche

Fondue con huitlacoche

También hicimos fondue de chocolate con frutas:

Fondue de chocolate

Fondue de chocolate

Y como eso no funcionó del todo, le pusimos dedos:

Fondue de chocolate con dedos

Fondue de chocolate con dedos

Estuvo muy padre y nos divertimos bastante. Y mañana es la fiesta para después del examen de Omar, así que en cierto sentido nos la vamos a seguir.

Todos

Todos