Ayudando

Leyendo la entrada de “gatos” en la Wikipedia:

Even well-fed domestic cats will hunt and kill birds, mice, rats and other small animals in the vicinity. They often present such trophies to their owner. The motivation is not entirely clear, but friendly bonding behaviors are often associated with such an action. It is probable that cats in this situation expect to be praised for their symbolic contribution to the group. Some theorize that cats see their owners gone for long times of the day and assume they are out hunting, as they always have plenty of food available. It is thought that a cat presenting its owner with a dead animal thinks it’s ‘helping out’ by bringing home the kill.

Así que por querer “ayudar” Tigger me llena la casa de trozitos de rata despedazada regularmente.

Qué tierno.

Ojalá sus “ayudas” no fueran tan asquerosas.

“…nice hairdo!”

Conseguí la miniserie Our Worlds at War, del universo DC, y en una escena está Young Justice (la nueva versión de Teen Titans; básicamente los patiños de los héroes “adultos” trabajando en un mismo equipo) en una nave espacial, y Robin se pone a gritar órdenes:

Robin: Lobo! Impulse! Plot an evasive course and execute! Wonder Girl, on weapons! Superboy, take sensors! Secret, prepare to head outside por deep-space recon! Empress, monitor energy levels! Cissie, nice hairdo!
Cissie: Thanks. Anita did it.
Robin: Tought so!

Los equipos de adolescentes son la neta.

One Core to rule them all…

En Slashdot discutían en este artículo si tiene o no sentido que eventualmente las computadoras de escritorio tengan más de cuatro cores. No tardó mucho en aparecer esto en un comentario:

Three Cores for the Clippy, but I don’t know why,
Seven for the Vista kernel which is defect prone,
Nine for for Bloat which will make the cooling fry,
One for the Screensaver to toil alone,
In the Land of Redmond where Marketing lies.
One Core to rule them all, One Core to find them,
One Core to bring them all and in the darkness bind them
In the Land of Redmond where Marketing lies.

Maratón de 2 × indio

Fui por mi carro al taller (quedó über cool, se siente como nuevo), y pasé a Bancomer y a Banamex a hacer sendas operaciones financieras. Después fui al cine, compré boletos para tres películas y fui al Subway a comer un sandwich de pollo teriyaki (con extra queso), y me regresé a ver las tres películas de corrido, aprovechando el miércoles 2 × indio.

Voy a hablar de las tres películas que vi, así que se aplican las advertencias de spoilers normales:

  • Over the Hedge (Vecinos invasores)
    Over the Hedge

    Over the Hedge

    Me habían recomendado mucho esta película, así que fui con bastantes espectativas. Es acerca de un grupo de animalitos del bosque (de los que en general uno encuentra aplastados en las carreteras) que descubren que su bosque quedó del tamaño de la Glorieta de Vaqueritos, y que están rodeados de gringos suburbanos. Y un mapache que le debe dinero comida a la mafia un oso los engaña para que le ayuden a robar comida y poder pagar.

    La película está divertida, si bien es predecible y bastante lenta al inicio, pero sí saca varias risas. Creo que pudo ser mucho más divertida sin el predecible y superfluo mensaje moralista de que la familia es primero (que, por cierto, justo así piensan los mafiosos), pero en general está entretenida.

    Pero además tengo que resaltar la escena cerca del final cuando la rata hiperactiva se toma una parodia de Red Bull: es la escena más cagada que he visto en un rato. Me tenía llorando de la risa; si no por otra cosa esa escena hace que valga la pena ver la película.

  • Pirates of the Caribbean: Dead Man’s Chest (Piratas del Caribe: El cofre de la muerte)
    Pirates of the Caribbean: Dead Man's Chest

    Pirates of the Caribbean: Dead Man’s Chest

    Me gustó mucho más esta película que la primera parte. Los efectos están mucho más chidos, la historia es bastante más coherente (lo cual no era muy difícil, creo), y la acción es básicamente ininterrumpida.

    Dura dos horas y media; una de las formas de ver que esta es una película muy entretenida es que no se sienten para nada. De hecho sólo me di cuenta porque por poco y me pierdo el inicio de la tercera película que vi.

    Johnny Depp vuelve a darnos una delicia de personaje con Jack Sparrow, sin duda alguna se roba la película (la pasada le hacía la lucha Geoffrey Rush). Keira Knightley me decepcionó un poquito: está ligeramente sobre actuada, y parece no encajar del todo la mayor parte del tiempo. Eso no evita que esté sabrosísima, claro. Orlando Bloom… pues está ahí… parece. Participa en escenas de acción muy chidas.

    Que es la otra cosa buena de la película: tiene las mejores escenas de acción que he visto en mucho tiempo. En particular tiene toda una batalla a puros espadazos cerca del final que por sí sola hace que valga la pena verla. En el cine. En la Macro Pantalla.

    Los efectos especiales son lo que uno esperaba, y termina con un cliffhanger fabuloso que no se los voy a arruinar, pero que me hace realmente alegrarme de que vaya a haber una tercera parte. Sin duda alguna pensaban verla de cualquier forma, pero yo sí les digo que me gustó muchísimo y que me divertí como enano.

  • She’s the Man (Una chica en apuros)
    She's the Man

    She’s the Man

    La del relleno. Siempre que me echo un maratón de 2 × indio, alguna película termina de relleno.

    En esta película Amanda Bynes interpreta a Viola, una chavita cachetona de bastante buen cuerpo que con unas piernitas de pollo se supone es una excelente jugadora de futbol. Pero en su escuela cierran el equipo de futbol femenil y no dejan a las jugadoras entrar al equipo masculino, así que decide suplantar a su hemano gemelo Sebastian (que está en Londres tocando para su banda), para poder entrar al equipo masculino y ganarle al equipo de su escuela, donde además es portero su ex novio que no la apoyó cuando quiso entrar al equipo de hombres.

    Esa es la premisa de la película. Por supuesto, todo degenera en una comedia de enredos donde Viola y Sebastian tienen que estar al mismo lugar al mismo tiempo, donde la chava que quiere con Sebastian es con la que quiere el chavo con el que quiere Viola (que es Sebastian), la ex novia sicópata y posesiva de Sebastian la anda persiguiendo por todos lados, y donde Viola se da sus tacos de ojo en los vestidores de los chavos. Sería muy novedoso si no fuera por el hecho de que lo han hecho como en dos millones de películas en años anteriores.

    Con mejores actrices. Digo, Irasema Dilián lo hacía mejor en Pablo y Carolina. Y además salía Pedro Infante.

    Como sea, la película termina siendo sorprendentemente divertida, porque Amanda Bynes es genuinamente simpática (si bien es imposible el tragarse que sea hombre), y por apariciones bastante cagadas en papeles secundarios de gente como Vinnie Jones y David Cross. Si Bynes se mantiene haciendo comedias románticas creo que le va a ir bien; espero que no cometa el error de Sandra Bullock de tratar de hacer cosas serias.

    La película es sin duda un chick flick… o peor, un teen chick flick, pero en la sala estábamos varios hombres que nos cagábamos de la risa en varias escenas. Yo al principio me contuve por sentido del decoro; pero cuando vi a más camaradas de género riéndose hasta patear el suelo me uní a ellos.

    Sí está divertida: si no tienen muchas opciones más, vean esta.

Y ya: después de ver tres películas me regresé a mi casa. Pero estuvo bastante bien; las tres películas me gustaron y me hicieron reír, así que salí bastante satisfecho del cine.

Anticongelante

El plan era ir a comer con Mónica, e iba en Periférico sin hacerle daño a nadie, cuando vi vapor escapándose del cofre. Cuando me detuve en la salida a Insurgentes, un chingo de vapor se dejó escapar, lo cual en definitiva me preocupó. Vi entonces el medidor de la temperatura del aceite, y estaba arriba del máximo crítico.

Estacioné el carro cerca del Universum (donde Mónica trabaja), y abrí el cofre. Una de las mangueras que sirve para transportar el anticongelante había reventado, y además de embarrar todo mi motor con ídem, había dejado casi vacío el radiador. Utilizando uno de los dos trapos que siempre llevo en mi carro, ahora sí que le amarré un trapito a la manguera, y le puse el poco anticongelante que llevaba. Le llamé a Mónica para decirle que comeríamos otro día.

Por supuesto no era suficiente (supongo que como dos terceras partes de mi anticongelante quedaron desparramadas en todo Periférico), así que arriesgándome a evaporar el aceite de motor llevé el carro a una gasolinería, porque en gasolinerías es donde siempre compro anticongelante (fui a la que está saliendo de CU, en Avenida Universidad). Me salieron con que no venden en vacaciones, pero pude dejar ahí el carro y cruzar Universidad para comprar un galón de anticongelante en el Superama.

Vacíe con mucho cuidado como cuatro quintas partes del anticongelante en la válvula del radiador, respirando alegremente los vapores tóxicos y quemándome un dedo en el proceso, y también eché un poco en el tanque del anticongelante. Cuando prendí mi carro, vi con alivio que la temperatura del aceite estaba normal de nuevo, aunque se prendió en mi tablero la advertencia de revisar el motor (medio predeciblemente). Me eché un salto de fe para que mi trapito amarrado en la manguera rota aguantara hasta el taller donde llevo a mi carro cerca de mi casa, y me aventé el viaje.

El trapito aguantó, si bien ya estaba goteando anticongelante al llegar al taller. Justo hace como dos semanas había llevado mi carro a servicio general (afinación, cambio de aceite, cambio de anticongelante, revisión de líquido para frenos, etc.) Fue mala suerte que la manguera tronara ahora; así que les pedí que revisaran todas las mangueras, que me revisarán los faros delanteros (está medio tuerto mi carro ahora), y que me cambiaran las plumas de los limpiaparabrisas. Espero que lo tengan listo mañana o pasado.

Y ahora voy a recostarme; me siento mareado de estar respirando vapores tóxicos.

The Darkness

Siguiendo por mi recorrido de leer mi vieja colección de comics, volví a leer los primeros números de The Darkness.

Qué chingón comic. Vid lo empezó a publicar hace unos años; no sé si aún siga haciéndolo, pero si sí voy a tratar de completar mi colección, porque es un comic fabuloso.

Jackie Estacado es un matón de la mafia, pero uno de élite, y cuando cumple 21 años (era matón desde los 16), el poder de The Darkness, heredado de su padre, se manifiesta. The Darkness pasa de padre a hijo generación tras generación, y de hecho en el momento en que el portador de The Darkness impregna a una mujer, el portador muere instantáneamente, y pasan 21 años (y nueve meses) para que vuelva a manifestarse.

Así que entre otras cosas, Jackie Estacado tiene que practicar un celibato absoluto, porque no hay método anticonceptivo que sea 100% eficaz. Aunque claro, eso sólo aplica para mujeres mortales.

Como sea el comic es muy padre, super violento, y lleno de nenas obscenamente sabrosas. Todo lo que uno podría pedir.

Y para usar las palabras de Sonatine para describir qué es The Darkness:

Jenny: What’s this Darkness you keep going on about?
Sonatine: I’ll try to put it in idiot’s terms. Have you seen Star Wars?
Jenny: Well… yeah…
Sonatine: The Darkness is the Force on crack.

Altamente recomendable.

Gavilán y Paloma

He estado leyendo comics, lo cual extrañaba, pero además he podido resolver ciertas dudas que siempre se me habían quedado, gracias a la pronta ayuda de la Wikipedia.

Una de esas dudas era respecto a Hawk and Dove, o como bien tuvieron a llamarles en español, Gavilán y Paloma. No sé qué carajo hayan estado fumando los traductores de Editorial Vid, o cuál haya sido su trauma con José José.

Como siempre antecedentes: la historia de las impresiones de comics gringos en español en México siempre ha sido accidentada, por decir lo mínimo. Creo que ahora ya está mucho mejor, pero Vid (y antes Novaro) hacían cualquier cantidad de cosas bastante locas. Y varias de esas fueron fabulosas, tengo que admitir.

Yo tenía casi todo Superman y Batman hasta poco después del 2001 en que dejé de comprar comics. De Superman me faltan dos números (y era uno el que me faltaba, pero Tigger tuvo a bien comerse uno… larga historia). La Editorial Vid no sólo publicaba historias de Superman y de Batman en los respectivos títulos; también incluía historias de otros superhéroes o grupos de superhéroes. Así fue como leí la miniserie de la nueva Mujer Maravilla después de la Crisis en las Tierras Infinitas, varias cosas de la Liga de la Justicia, y, no tengo idea de por qué, la miniserie de los nuevos Hawk y Dove, los de la nueva continuidad después de la Crisis.

A mí me gustó bastante, entre otras cosas porque la nueva Paloma (antes era Palomo en español… desafortunadísimo nombre en español) estaba bien sabrosa, y porque pues había cierta tensión sexual con su compañero, el Hawk original.

Y jamás volví a saber de ellos, porque así le hacía Vid.

Hasta que comenzaron a publicar partes de la saga Armageddon 2001, donde resulta que Hawk se vuelve loco, mata a Dove y trata de dominar al mundo, y de hecho lo consigue en un futuro alternativo.

En México Vid jamás publicó Armageddon, sólo algunas cosas colaterales que ocurrieron en los comics de Superman y Batman, así que no sólo yo no tenía ni puta idea de qué pasaba, sino que además el hecho de que Hawk se le hubiera botado la canica y matado a Dove se me hacía surreal. Hacían retebonita pareja.

Wikipedia al rescate: resulta que el villano de Armageddon era una “sorpresa”; nadie debía enterarse de quién sería sino hasta el final de la serie (era Captain Atom, por cierto). Pero ups, se les filtró la noticia y de repente ya todo mundo sabía que iba a ser Atom. DC, en una jugada que muchos de sus lectores todavía resienten, decidió cambiar al villano de última hora por Hawk. Por supuesto eso no sólo hizo completamente inverosímil la historia (incluso para estándares de comics), sino que además mató para motivos prácticos a los dos personajes (Hawk y Dove tardaron casi una decada en volver a aparecer en comics).

Pero me encanta como lo resumió Karl Kessel, en la introducción a una compilación de Hawk y Dove:

“…it was a love story. From the very beginning, it was always a love story. Then one day, Hawk went insane and murdered Dove”

Una duda menos.

Resulta que en la Infinite Crisis que acaba de pasar por DC, poco antes de eso volvió a aparecer Dove, y medio compuso la explicación de porqué Hawk “went insane and murdered Dove”, y ya hay de nuevo Gavilán y Paloma.

Adoro leer comics: sólo ahí pasan pendejadas de ese estilo.

Dual channel

Cuando compré los componentes de Centurion, una cosa tenía por seguro: quería usar dos pastillas de memoria para poder aprovechar la tecnología dual channel de mi placa madre. La idea es sencilla: para las (potenciales) cuatro pastillas de memoria que puede tener el sistema, hay dos canales (de ahí el nombre), y si se tiene un número par de pastillas la velocidad de la memoria se duplica, porque se pueden enviar y recibir dos bits al mismo tiempo en lugar de uno como en los sistemas que no son dual channel.

Cuando se me jodió una de las pastillas de memoria hace unos días, se me ocurrió que una posibilidad era que en realidad nunca había usado la segunda pastilla, que hasta ese momento no había llegado a pasar del giga de memoria y entonces no había detectado el problema. Pero después pensé que eso no era posible: si estoy usando dual channel, entonces siempre utilizo las dos pastillas. Esa es justamente la idea del dual channel.

Ayer por fin fuimos Enrique y yo por mi memoria, y cuando regresé a mi casa puse la memoria y corrí la verificación del memoria del BIOS. Pasó, obviamente, pero al terminar el BIOS me dijo que mi memoria estaba en single channel.

Fuuuuuuuuuuuuuuuck.

Tarado de mí pusé mal las pastillas, y resulta que todo este tiempo he estado desaprovechando la capacidad dual channel de mi placa madre.

Pero por fin ya acomodé bien las pastillas, y déjenme decirles que se siente la diferencia. Y al menos así tengo un buen motivo para tener dos pastillas de memoria.

Alcalino

Y por esta razón leo The Straight Dope (en un apéndice en una de sus columnas):

As a child, I was taught that the point of toothbrushing is to prevent the bacteria in food particles from producing an acidic environment that would cause tooth decay. Later, in sex ed, I learned that semen is alkaline. So what I’m wondering is, does having a little bit of semen in my mouth before I go to sleep also prevent tooth decay? It’s more fun than using a toothbrush. –Creative Hygiene in Santa Barbara, CA

Frankly I don’t have the faintest idea, C. But please don’t let that stop you from spreading this theory around.

–CECIL ADAMS

Superman es humano

Con respecto a mi entrada de la nueva película de Superman me traigo una discusión porque yo digo que apesta.

Y lo que más me molesta es cómo ponen a Clark Kent. Quiero enseñarles este pedazo de un comic de Superman, donde está paseando a su prima Supergirl por Metrópolis:

Superman humano

Superman humano

Cuando Clark dice: “Kara… there’s no them. It’s just us.”, se está asumiendo como humano.

Eso es lo verdaderamente padre del nuevo Superman. Y por lo cual la película me molestó tanto.

Superman Returns

Acabo de regresar de ver Superman Returns. Más que nunca les advierto que siguen spoilers.

Superman Returns

Superman Returns

Quiero castrar a Bryan Singer. Quiero que lo cuelguen de los genitales y le claven astillas debajo de sus uñas. Quiero que lo quemen en leña verde, lo saquen antes de que muera, lo curen, y lo vuelvan a quemar en leña todavía más verde.

Son unos imbéciles los de Warner Brothers; tenían todo para hacer la mejor película de Superman de todos los tiempos, y lo echaron a perder de forma catastrófica.

De verdad quería que la película me gustara. En verdad quería eso; incluso compré boletos para la sala IMAX de Perisur (por cierto; no vale la pena… especialmente las cuatro escenas “3D”, más bien apestan con los lentes).

Voy a empezar con lo positivo de la película, porque después me va a salir lo medieval más rápido que una bala. Primero que nada Brandon Routh: es perfecto para el papel de Superman, y tengo que reconocer que envidio su musculatura. Segundo: los efectos especiales de verdad le hacen a uno creer que Superman en verdad existe… aunque eso ya lo sabíamos. Desde que vimos a Neo volar y pelear en Matrix sabíamos que ya se podía hacer una película decente del Hombre de Acero. Tercero: las escenas donde la gente (la banda, el pueblo, las masas) admiran y vitorean a Superman; eso creo que nunca pudieron hacerlo en las películas anteriores, y aquí queda bastante bien (aunque muy por debajo de la escena en Spider-Man cuando los newyorkinos le avientan piedras al Duende Verde, y todavía más por debajo de la escena del Metro en Spider-Man II).

Eso está chido: lo demás va de pasable a mediocre. Kate Bosworth está linda pero no me trago ni por diez minutos su personificación de Lois Lane; quiero decir, Lois Lane es la mujer: fuerte, independiente, decidida. Aquí aparece como mosca lampareada en la mayor parte de sus escenas.

Y además no tiene buen trasero. La mujer no es la mujer sin un buen trasero.

Kevin Spacey decepcionate. Siguiendo la personificación de Gene Hackman en las películas de los 70s y 80s; caricaturesco, ridículo y con un plan malévolo aún más ridículo. Del nivel de separar California con una bomba atómica para hacerse millonario con los terrenos de desierto que se convertirán en playa. En esta película es crear una isla con cristales de Kryptón que se coma a Estados Unidos y vender los terrenos.

En serio, no lo invento.

A Hackman se lo perdonamos porque, admitámoslo, eran los 70s. El mundo cambió: acéptenlo.

Jason el hijo bastardo e incógnito de Superman y Lois Lane… buen Dios, pinche escuincle advenedizo, aborto de las chaquetas mentales de Bryan Singer (porque tal escuincle no aparece en ninguna continuidad que yo conozca), y además más insoportable de lo que en general es cualquier niño de 5 años. Creo que ese escuincle es el punto más bajo de toda la película. Y eso es decir mucho, créanme.

Y Superman… ¿por qué, por qué tenían que hacerle eso al héroe más importante del planeta Tierra? Lo regresaron a la versión de antes de La Crisis en las Tierras Infinitas; un insoportable boy scout sin el menor sentido del humor, que depende únicamente de sus poderes para salvar el día y que opaca completamente a Clark Kent.

Si John Byrne estuviera muerto, estaría revolcándose en su tumba. Debe estarse revolcando en su cama, y no de la buena manera.

Ese Superman da hueva. Lo interesante de Superman después de La Crisis en las Tierras Infinitas, es que lo importante del héroe no son sus poderes. Lo importante es que es un hombre bueno, decente, que viene de una familia que lo quiso de verdad y le inculcó un sentido de la decencia sin pendejadas moralistas o ningún tipo de intolerancia. Después de 1986, Clark Kent es la persona, y Superman el disfraz. Aunque pase mucho tiempo como Superman y salvando al mundo de cuanta pendejada tenga que salvarlo, lo importante es que Superman es Clark Kent. Y más aún: Clark Kent se identifica como humano, como terrícola. Rechaza su herencia kryptoniana en muchos sentidos, y en cambio abraza su condición de ser humano. Podrá doblar el acero y congelar océanos, pero es, antes y más que nada un ser humano. Por educación y por elección propia.

El Clark Kent de esta película es patético. Más patético que el de Christopher Reeve: quién sabe como le hacía Reeve, pero su Clark Kent tenía cierta dignidad. El Clark Kent de Routh es vergonzoso, además de que aparece como 10 minutos a lo más. Es relleno, no importa, hubiera dado lo mismo que no apareciera.

Y estoy seguro de que no fue culpa de Routh: estoy seguro que fue idea de Singer. Maldito bastardo: que tenga traumas infantiles y quiera de regreso sus sueños húmedos del Superman que vio en la película de 1978 no quiere decir que tenga que imponérnoslo a todos.

Y es que esa es la gran falla de esta película. Quiere llevarnos a un mundo más sencillo de hace unas décadas, cuando los superhéroes eran sencillamente “los buenos” y combatían a “los malos”. Ese mundo ya pasó a la historia, y por una razón malditamente buena: apestaba. Quiero un superhéroe que tenga cualidades más profundas que él poder levantar montañas; quiero un villano tridimensional creíble que quiera algo más que poder o dinero y por razones más profundas que “porque es malo”.

Tenían todo para hacer una película de Superman fabulosa; la tecnología, el elenco, el público. Y lo echaron a perder haciendo una película para niños.

Las películas de Spider-Man, las de los X-Men, la última de Batman, todas grandes películas de superhéroes son películas que los niños pueden disfrutar, pero no fueron echas exclusivamente para ellos. Superman sí, y a lo mejor algún otro tarado traumado con su niñez se pueda conectar con la visión de Singer y disfrutar enormemente el ideal de un mundo sencillo y bonito donde los buenos son buenos y los malos son malos y los primeros siempre ganan.

Para el resto de nosotros que superamos esa etapa más o menos cuando nos destetaron nuestras madres, la película apesta. Y es una gran lástima, porque se percibe debajo el potencial para la mejor película de superhéroes de toda la historia.

Aspiradoras y corrupción

Me levanté en la mañana y mi máquina (centurion, la grandota, la AMD 64 X2) estaba congelada. Completamente muerta.

La reinicié, y vi que no quería bootear ni a Linux ni a Windows. Un LiveCD también falló.

El BIOS al inicio no detectaba ni mi DVD ni mi DVD±RW, así que la abrí y vi que (además de que había mucho polvo) estaba medio flojo el cable Y que conectaba el poder de ambos dispositivos. Decidí que la cantidad de polvo era demasiado, así que antes de proseguir con cualquier cosa, saqué al patio mi máquina para darle una buena limpiada.

Antes compraba latas de aire comprimido, y además de divertirme congelándome las manos de vez en vez, también las usaba para limpiar el polvo de mis máquinas. En general funciona, pero las latas duran muy poco. Así que hoy mejor seguí el consejo de un cuate y usé mi aspiradora en el modo “inverso”: que aviente aire en lugar de succionarlo.

Buen dios eso fue divertido. Voy a limpiar la de mi mamá nomás para ver volar el polvo de nuevo.

Después de dejar la máquina reluciente, corrí de nuevo las pruebas del BIOS, y me dijo que la prueba de la memoria había fallado. Quité una de las pastillas (tengo dos gigas de memoria, en dos pastillas de un giga cada una), y la prueba de memoria pasó sin problemas. Quité la pastilla que funcionaba y puse la que había quitado, y falló la prueba. Puse las dos y volvió a fallar. Repetí el proceso y obtuve los mismos resultados.

Bummer.

Sólo para asegurarme, bajé un ISO de MemTest86+, e inicié con el CD y la pastilla que parecía funcionar. Y sí, pasó las diez pruebas que MemTest86+ sin ningún problema (bastante rápido además, creí que sería lento).

Cuando inicié la máquina con el CD y la segunda pastilla, inmediatamente comenzó a marcar errores. Encontró más de 2,000 errores en la segunda prueba, y detuve la tercera cuando llevaba más de 12,000.

Se me hace raro que una pastilla de memoria falle de repente. Me había pasado una vez, pero había cambiado la pastilla de máquina, así que igual y al estarla moviendo algo le hice. Pero esta estaba dentro de la máquina, sin hacerle daño a nadie.

Una teoría que se me ocurre es que es la segunda pastilla. A lo mejor estaba mal desde el inicio, sólo que no había usado el segundo giga de memoria hasta ahora (ayer la máquina se quedó haciendo cosas). Es lo único que se me ocurre.

No es terriblemente grave; todavía está en garantía, y además tengo otro giga, así que no me quedo sin máquina mientras me cambian la pastilla. Pero no me gusta que se me ande corrompiendo la memoria.

4

Visualicen a los Cuatro Fantásticos.

Johnny Storm puede volar y crear y manipular llamas. Llamas capaces de generar el calor de una supernova. Eso es muy caliente.

Sue Storm (ahora Richards) puede hacerse invisible y generar campos de fuerza, que en principio parece un poder defensivo hasta que uno cae en cuenta de que puede crearlos donde sea. Incluyendo el cuerpo de un enemigo. Y además puede mover esos campos, o cambiarles el tamaño.

Ben Grimm… bueno, Benjamín Grimm ha peleado con Hulk. Y sigue vivo.

Reed Richards tiene un poder (aparentemente) menos espectacular; es el el Hombre Elástico. Puede hacer cosas ingeniosas dado que, si se concentra lo suficiente, puede adquirir un estado casi líquido; pero lo realmente sorprendente de Richards es su intelecto. El tipo es inhumanamente inteligente.

En el universo Marvel son héroes, gente decente y además una familia. Se dedican al bien y a defender al planeta Tierra de cosas tan comunes como Galactus cuando le da hambre y situaciones similares.

Ahora, tomen a los Cuatro Fantásticos y cámbienlos de universo. Básicamente los nombres y personalidades, pero dejen el accidente que los convirtió en lo que son. Y en ese cambio de personalidades, incluyan que son unos hijos de la chingada, y que desde que ocurrió el accidente se han dedicado a tomar el control del planeta Tierra (en secreto), y que lo han hecho muy bien.

Esos son los villanos principales en Planetary.

Planetary

Hace unos cuatro o cinco años, la Editorial Vid comenzó a publicar dos comics del universo Wildstorm en formato flip-back (con un comic de un lado, otro del otro): The Authority y Planetary.

The Authority era bueno. Pero Planetary era fabuloso; es un comic para lectores de comics. Y Elijah Snow es la neta; cuando tenga 99 años quiero ser como él.

Haciendo el tipo de cosas que Vid solía hacer, lo cortaron a la mitad; el último número publicado fue el 13, y me dejaron colgando en una serie que se veía buenísima. No fue la única razón, pero sí la determinante para que dejara de comprar comics. Fue el pretexto que necesitaba.

Gracias a un amigo espía, conseguí los primeros 22 números (o sea, 9 más de los que tenía, más un número 0 “especial”), y acabo de terminar de leer los que ya tenía. Buen dios qué serie tan fregona.

Planetary tiene personajes y una historia en la cual no voy a elaborar; pero lo realmente fabuloso es el homenaje y parodia que hacen de comics de otras editoriales, además de personajes pulp y hérores de acción del siglo antepasado. Para darles una idea, el enemigo principal son 4 astronautas que en su primer viaje espacial fueron transformados en algo más allá que humanos. Y son terribles.

Altamente recomendable; supongo que los trece números publicados por Editorial Vid son todavía conseguibles. Si así es, no se los pierdan; realmente es una delicia de comic.

Terror en Silent Hill

Fui a ver Silent Hill, básicamente porque los mostros se veían chidos en los cortos.

Silent Hill

Silent Hill

Y sí, están bien chidos los mostros.

Sale Sean Bean, que en general bastaría para que fuera a verla, pero también sale Radha Mitchell (la reinita piloto de Pitch Black, la primera película de Riddick), que está sabrosona y se la pasa corriendo de un lado para otro en el pueblo fantasma mientras busca a su hija, y su vestido pasa de gris a carmesí gracias a generosas cantidades de sangre que le avientan por todos lados.

La película está basada en un video juego que jamás he visto (ni oído de, antes de leer de la película), y todas las reseñas que he leído dicen que captura muy bien la atmósfera del juego. No sé si sea verdad: lo que sí sé es que sentí feo en mis tripas cada vez que los mostros feos querían agarrar a la reinita. Sí logra proyectar un ambiente muy tenso la película, y los mostros además de estar chidos sí son bastante perturbadores.

Especialmente unos como niños quemados que se contorsionan rete gacho; de verdad me angustió esa escena.

A pesar de que hay sangre a ríos (y es literal la descripción), la película no basa su “terror” en ellos; sencillamente es lo que queda para el ambiente que quería proyectarse. Los efectos especiales están muy bien, y de verdad los mostros tan bien chidos. La historia está un poquito revuelta, pero la cuentan bien (si bien es algo obvia), y las actuaciones son decentes; nada digno de un Oscar, pero tapan el parche.

En resumen: si les gusta (como a mí) ver mostros y espantarse como niñas de seis años en algunas escenas, vayan a verla. Creo que es la mejor película de terror que he visto este año.

Internet Explorer

Mi madre anda como loca porque se va el sábado a París, y además tiene que llenar su informe anual del SNI en la página del Conacyt. Me pidió ayuda metiendo algunas de sus publicaciones y congresos. El sistema está en línea, contrario a antes que era un programita que uno bajaba e instalaba (en Windows, fuchi).

Uno pensaría “chido, ahora que está en línea el sistema ya no me están forzando a utilizar Windows”; pero no, estos tarados del Conacyt (además de que compraron el sistema a PeopleSoft, en lugar de hacerlo ellos, ni que fuera ciencia de cohetes) compraron un sistema que únicamente funciona con el Internet Explorer (no sé si funcione con el Internet Explorer para Mac).

Ante la perspectiva de tener que usar Windows, mejor me puse a investigar cómo instalar el Internet Explorer en Linux, y por suerte es bastante sencillo: sólo seguí las instrucciones de esta página.

Internet Explorer en Linux

Internet Explorer en Linux

Está bastante simpático; puedo entrar también a bancos y otros sitios que un montón de gente incompetente que dice ser de “sistemas” hace que sólo sirvan para Windows.

Ñ

Leyendo artículos en la Wikipedia, terminé (después de perder agradablemente el tiempo leyendo los artículos de Kerning, Ligatures, Arabic alphabet y Cyrillic alphabet) en el artículo de la letra Ñ. Está muy divertido, y lo recomiendo ampliamente.

Pero me hizo recordar las maromas por las que he pasado desde que empecé a usar Linux para poder escribir como Dios manda (incluida la eñe, por supuesto).

Primero un poco de antecedentes: mi papá durante muchos años fue corrector de estilo y ortografía, así que toda la vida corrigió el estilo y ortografía de cualquier cosa que escribiéramos mi hermano y yo, y de hecho antes de entregar mi tesis de licenciatura mi papá tuvo la gentileza de revisarla, lo cual se lo agradezco mucho porque no le ha de haber entendido ni madre (él es historiador). Como consecuencia de esa constante corrección y de que leo mucho, mi ortografía es bastante decente, y trato de que sea así para todo.

Trato de no cometer errores de ortografía en mi blog, por supuesto, pero también en e-mails, en el messenger (aunque la naturaleza en tiempo real del mismo lo hace un poco más difícil), y en todo lo que yo deje escrito.

Ahora, cuando empecé a usar Linux en la Facultad de Ciencias allá por 1996, los degenerados que hicieron la instalación en los laboratorios dejaron todo configurado en inglés. Y enfatizo todo: desde las aplicaciones hasta los teclados.

Siendo justo, en esa época era difícil hacer otra cosa: el soporte para varios lenguajes estaba en pañales, y aunque hubiera estado bien la falta de traductores habría hecho que de cualquier forma las tres cuartas partes de todo siguiera estando en inglés. Pero nada de eso justifica el haber puesto los teclados en inglés: soporte para teclados en español había. No era trivial ponerlo, pero sí se podía hacer.

Así que yo (y todos los estudiantes de Ciencias de la Computación por varias generaciones) tuvimos que aprender dónde estaban los símbolos al tanteo. Porque lo que menos importa de un teclado en español configurado como si estuviera en inglés es si tiene o no a la “Ñ”; lo grave es que para encontrar la arroba uno tiene que estar picándole a todos los números con Shift hasta que aparece. Y así con las comillas, con las llaves, con los corchetes, con la diagonal (y la diagonal invertida), etc.

La ventaja: después de un rato dejamos de ver el teclado, porque no servía de mucho el hacerlo.

Después de acostumbrarme al teclado, lo primero que me puse a ver fue cómo escribir decentemente en español. Recalco: español; para poder escribir en español uno puede usar el teclado en inglés, siempre y cuando pueda uno conseguir los símbolos “ñ”, “á”, “é”, “í”, “ó”, “ú”, “ü”, los mismos pero en mayúsculas y “¿” y “¡” (a lo mejor se me va alguno; pero esos son ciertamente los más usados).

Cuando instalé Linux en mi casa estuve investigando, y vi que de hecho se podía poner el teclado en español (¡y que los símbolos del teclado tuvieran sentido!), pero para ese momento yo ya me había acostumbrado a programar con el teclado en inglés, y no me sentía cómodo con tener que usar AltGr para sacar las llaves, que en C++ se usan un buen (programábamos entonces en C++ en la Facultad). Así que traté de ver cómo modificar ligeramente mi teclado, lo necesario sólo para sacar los símbolos que mencioné arriba.

Lo que terminó por ocurrir fue que creé un archivo con instrucciones para xmodmap (aquí está, si les interesa) que me permite escribir acentos, diéresis (para la ü) y la admiración e interrogación iniciales usando la tecla AltGr. AltGr+a me da á, AltGr+n me da ñ, etc. AltGr+q me da ¿ (arbitrariamente), AltGr+w me da ¡, y AltGr+y me da ü (porque la y está al lado de la u).

Y llevo años cargando ese archivo para xmodmap (desde hace casi una década), y sigo usando Linux en inglés y con el teclado configurado en inglés. Cuando cambiaba de distribución tenía que hacerle a veces cambios, pero como llevo casi tres años con Gentoo me ha seguido funcionando. Estoy muy acostumbrado a esta configuración, y de hecho cuando me ponen en un teclado en español me vuelvo más lento.

Para otras cosas (acentos en letras distintas a las vocales, acentos como los que usan los franceses en “lumière”, otros usos de las diéresis, etc.) pues uso el “Character Palette” de GNOME. No es rapidísimo, pero en general no necesito esos caracteres.

A lo mejor eventualmente termino utilizando el teclado en español como se supone debiera ser, pero por ahora estoy bastante cómodo, y además de que es eficiente para mí, me permite escribir correctamente.

El USR

Hace más de 3 años compré mi Access Point USRobotics 2249. En todo este tiempo estuvo prendido diario, las 24 horas al día (excepto cuando se iba la luz, por supuesto; pero incluso permanecía mucho tiempo prendido, porque estaba conectado al no break).

Y hoy, cuando le hice un reset a las opciones de fábrica (me estaba desconectando mucho), ya no quiso regresar a la vida.

No tengo idea de qué haya ocurrido, y de hecho estoy bastante sacado de onda. Sí está viejito (para este tipo de cosas), pero no creo haber hecho nada para que se descompusiera. Como sea, Enrique una vez más acudió a mi rescate y me prestó un AP 3com (que jala de pelos, por cierto). Pero bueno, dado que la segunda mitad de mi infraestructura wireless murió (mi router, la leal enana, murió hace unas semanas), ahora sí creo que es justo y necesario que me compre un AP/router.

Me gusta el Linksys WRT54G, y creo que ese compraré.

Fuerza bruta

Hoy por fin fui con el Dr. Arturo a que me puliera la pieza que repuso de mi muela del juicio, que se había caído por descalcificación. El tipo está loco; no quería cobrarme nada, porque él era el que me había puesto la pieza anterior.

Como sea, recordé que la primera entrada que puse acerca del Dr. Arturo fue con motivo justamente de que había leído en el blog de Federico Mena su aterrorizante historia de cómo le extrajeron las muelas del juicio superiores. “Fuerza bruta” fue básicamente como lo describió.

Como ya lo dije, yo no tengo ese problema: mis muelas del juicio están sanas, rectas, y caben sin ningún problema en mi quijada. Planeo morir con ellas, si se puede. Pero aún platicado la idea de que un dentista esté tirando con forceps una muela para arrancarla de la quijada se me hace medieval, por decir lo menos.

Me puse investigar con varios conocidos (a casi todo mundo le quitan las muelas del juicio), y resulta que en general así le hacen: tiran con forceps una muela para arrancarla de la quijada. En el mejor de los casos: en otros es una cirugía con anestesia general y dolor durante meses.

Pero la idea se me hacía salvaje, así que le pregunté al Dr. Arturo si así era. Y me miró horrorizado y me dijo “por supuesto que no. Pero que (lamentablemente) así le hacían muchos dentistas.

Me contó que él lo que hace es bajar gentilmente las encías, y después sencillamente ir separando la muela suavemente de la quijada con una especie de cuña especialmente diseñada para eso. La muela termina botándose casi solita, sin en ningún momento utilizar mucha fuerza. Dice que el proceso es lento (más de media hora por muela), pero prácticamente indoloro (después, por supuesto el paciente está anesteciado localmente durante el proceso), y además es la única manera de garantizar que no quede un trozo de la raíz de la muela dentro, o que se haga daño a la quijada.

Y pasó entonces a contarme las historias de horror de varios casos donde una extracción de muela del juicio terminó en complicaciones horribles porque justamente el tarado del dentista aplicó fuerza bruta. La peor de todas las historias fue la de una señora que se le astilló la quijada en el proceso, pero además quedó un trozo de muela que se infectó lo que causó que tuvieran que extirparle la mitad de la quijada.

Después de eso me alegré mucho de que no tengo que pasar por eso; pero si su dentista es de los que quitan las muelas a jalonazos, yo consideraría seriamente el cambiarlo por otro.