WordPress 2.0

Y acabo de hacer otro respaldo de mi blog. Digo “otro”, porque tengo como 20… todos en abulafia.

(Lo cual, siendo estrictos, los descalifica como respaldos; un respaldo por definición es off-site, si no cuando abulafia explote no me sirven de nada).

La razón del respaldo es que acaba de salir WordPress 2.0. Ahora; no hace mucho que configuré mi nuevo tema (con todo en español como a mí me gusta), y que puse cosas como el plugin de LaTeX… no estoy seguro de qué tan bien funcionen todas esas cosas en la versión 2.0, y no estoy de humor (o con tiempo) de arreglarlas si fallan.

Así que probablemente me espere un poco para actualizar; y mientras empiezo a reparar la base de datos, porque acabo de revisar y parece que está combinando UTF-8 e ISO-8859-1… lo cual siempre da broncas.

Mandelbrot

Hoy acabé la parte de software para nuestro proyecto de Arquitectura de Computadoras. Por supuesto no va a servir de mucho si los inges no acaban el micro, pero me he divertido al menos.

Nuestro micro es bastante sencillo; tiene instrucciones para manejo de memoria, una pilita (en la misma memoria), saltos, un ALU de enteros, y (el chiste), una unidad aritmética de complejos.

La idea era hacer algo nuevo.

La aplicación obvia para nuestro micro es un fractal; sobre todo porque tenemos salida VGA de nuestra tarjeta Spartan-3E, y entonces (mientras los inges se hacen bolas con el código VHDL), yo hice un ensamblador, un desensamblador, un convertidor de código máquina a VHDL, y un emulador. La idea es tener todo el software depurado para que al momento de correr la aplicación en la tarjeta, si algo sale mal, sepamos que de hecho es el código VHDL y no algún error bobo en el software.

El ensamblador lo hice con Yacc y Lex (y sé que no era necesario; sólo era muy sencillo hacerlo así), el desensamblador en Perl (aunque lo pasé a C porque cómo joden los inges con la eficiencia), el convertidor en C, y el emulador también en C, utilizando Gtk+ para emular el monitor. Ya entrados y en el vicio, hice también el programa en ensamblador que dibujara Mandelbrot en la pantalla.

Para que se den una idea, este es un programa en nuestro ensamblador que dibuja una línea vertical justo al centro del monitor (en VGA tenemos 640×480 de resolución):

1: start:    
2:   mov 0, %ebx
3:   mov 7, %ecx
4:   mov 320, %eax
5: for:    
6:   vput  
7:   mov 1, %edx
8:   add %ebx, %edx
9:   mov 480, %edx
10:   sub %edx, %ebx
11:   jz end
12:   jmp for
13: end:    
14:   jmp end

Les queda de tarea descifrarlo. Sólo quiero especificar que el ciclo infinito al final es idea de los inges: parece que la idea de que las cosas terminen les molesta.

Tenemos sólo cuatro registros enteros (%eax, %ebx, %ecx y %edx), y cuatro complejos (iguales, pero “c” en lugar de “e”). Cada complejo tiene una parte real y una imaginaria. No pongo el algoritmo de Mandelbrot porque está bastante más largo (108 líneas de ensamblador; pequeño para todo lo que hace), pero sí les pongo que para graficarlo uno calcula

z_{n+1}=z_{n}^{2}+c

donde z_{0}=0+0i, y c recorre un área que será la que cubra la pantalla.

(Realmente no había razón para ponerles la fórmula; pero ya tengo rato buscando un pretexto para utilizar mi \LaTeX{} renderer).

Mi emulador ya pudo dibujar Mandelbrot, y sin más preámbulo se los presento:

Mandelbrot

Mandelbrot

Si les parece que los colores son demasiado “All the leaves are brown…”, tienen toda la razón. Sólo tenemos 3 bits para representar colores, así que sólo tenemos ocho: negro, azul, verde, rojo, magenta, cyan, amarillo y blanco. Así que la caballada estaba flaca para empezar.

El proyecto está bonito; si lo acabamos lo va a estar más.

Valiant

Ayer además de ver En sus zapatos vi Valiant.

Valiant

Valiant

Muy buena película; lástima que sólo esté doblada aquí en México; me hubiera gustado oír a Ewan McGregor, John Cleese y John Hurt.

La historia es un poco simplona, y la animación no es lo mejor que se haya visto; pero se nota que es inglesa, y al final de cuentas es aliados contra nazis, y eso siempre es divertido. Y que los franceses sean ratones es cagadísimo.

Al final de la película, me enteré de que hay una medalla para animales en el Reino Unido. Es la Dickin Medal, y parece que las palomas mensajeras han sido las que más han recibido. Whatever.

Quitando lo maniqueo y propagandístico de la película, está chida.

En sus zapatos

Fui a ver En sus zapatos.

In her Shoes

In her Shoes

Todo mundo repita conmigo:


Chick flick!

Yay!

Cameron Diaz y Toni Collete son dos actrices que me gustan mucho. Dicho eso, no sé si vale la pena ir al cine a ver esta película. Tal vez convenga rentar el DVD para las reuniones con las amigas donde nos peinamos y hacemos el pedicure.

(No que yo jamas haya hecho eso).

La película está divertida, bien actuada y contada, y está simpática. También es enormemente cursi, predecible, y llena de lugares comunes de seudo sicología. Y Cameron Diaz se ve obscenamente hermosa. Y Toni Collette tiene que hacer algo con sus dientes. Pronto.

Me gustó mucho el personaje de Mark Feuerstein (básicamente el galán de la película), porque adora la comida. Y por fin una película donde la protagonista baja de peso sin hacer dieta.

Pero no sé… es demasiado femenina hasta para mí.

Sway

Fui a ver King Kong con mi primo Aurelio; por razones que no vienen al caso, lo fui a dejar a su casa en el carro de mi madre. De regreso en el radio sólo estaba La Hora Nacional, que como todo mundo sabe es la mayor porquería que existe en radio en México.

Así que puse el reproductor de CDs, y para mi sorpresa me encontré conque mi madre llevaba un disco chingonsísimo de Rosemary Clooney: Greatest Hits. Buen Dios, está fabuloso el disco. La versión en inglés de Quién Sera

Quién será la que me quiera a mí,
quién será, quién será,
quién será la que me dé su amor
quién será, quién será,

Yo no sé si la podré olvidar
Yo no sé, yo no sé,
Yo no sé si volveré a querer,
Yo no sé, yo no sé.

está increíble. Sway se llama en inglés. Altamente recomendable.

When marimba rhythms start to play
Dance with me
Make me sway
Like the lazy ocean hugs the shore
Hold me close
Sway me more

Like a flower bending in the breeze
Bend with me
Sway with ease
When we dance you have a way with me
Stay with me
Sway with me

Other dancers may be on the floor
Dear, but my eyes will see only you
Only you have that magic technique
When we sway I grow weak

I can hear the sound of violins
Long before
It begins
Make me thrill as only you know how
Sway me smooth
Sway me now

Quien sera el que me quiere a mi
Quien sera
Quien sera
Quien sera el que me de su amor
Quien sera
Quien sera

I can hear the sound of violins
Long before
It begins
Make me thrill as only you know how
Sway me smooth
Sway me now

Sway me smooth, Sway me now!

King Kong

Fui a ver hoy por fin King Kong. Antes que nada, creo que como los chavos de Penny Arcade bien lo dijeron en una tira, todo mundo sabe de qué trata la película, así que no creo que sea necesaria una advertencia de spoilers.

King Kong

King Kong

La película saca tres ideas básicas en mí:

  1. Pinches viejas.
  2. Todos los hombres somos iguales.
  3. Este tiene que ser el romance más idiota de la historia.

Dicho eso, la película es fabulosa. Véanla. Dos veces.

Visualmente el changote es impresionante, al igual que todas las criaturas que tiene a bien partirles su madre si se meten con él o su reinita. Que hablando de, Naomi Watts se ve bellísima (creo que no había salido tan guapa en otra película), y ciertamente uno entiende la calentura del mono. Adrien Brody para variar me cayó bien en su papel, y Jack Black siempre me ha gustado.

De la historia no hay mucho que decir; creo que se le da un mejor trato a las bestias salvajes y a los nativos que en la película del 33, pero exceptuando eso todo es más o menos igual. Dura mucho (más de tres horas), pero casi no se nota.

Altamente recomendable.

Otra cosa chida de haberla ido a ver, es que vi en el cine el trailer de X-Men 3, que ya había visto y está super chido, pero además pasaron el primer trailer (no teaser) de The Da Vinci Code. Al principio la idea de la película no me emocionaba mucho, porque Tom Hanks no me convence como Robert Langdon (el papel era de Harrison Ford… hace 15 años); pero el cast se ve fabuloso. Sale In Mackellen como Sir Leigh Teabing (en el trailer sólo se oye su voz, pero con eso basta), Audrey Tautou como Sophie Neveu (que ya sabía, pero me encanta), Alfred Molina como el obispo Aringarosa, y (lo mejor de todo), Jean Reno como el capitán Fache.

Super chido el cine hoy. Buenas cosas para el futuro.

Del cerro a tamborazos

Hace mes y medio, Miguel de Icaza publicó en su blog una airada entrada contra Fox por el conflicto que surgió entre nuestro tarado presidente y Hugo Chávez.

Miguel me cae bien; y yo lo clasifico (no sé él cómo se clasifique) como de izquierda. Probablemente la realidad sea que esté más cerca de la “izquierda” gringa que de la mexicana, lo cual básicamente lo pone en el centro en el espectro político mexicano, pero sin duda es liberal. Y uso GNOME, claro.

Mi punto es que generalmente estoy de acuerdo con él; en el conflicto de Fox y Chávez también creo que Fox dio pena ajena (lo cual no es raro; en general siempre da pena ajena). Lo que no me gustó de esa entrada, fue el modo en que decidió descalificar a Fox:

Ese es el problema de elegir a alguien que bajaron del cerro a tamborazos.

No me refiero a que el “adjetivo” bajado del cerro a tamborazos sea políticamente incorrecto (yo nunca he sido políticamente correcto); me refiero a que sencillamente es falso.

Hace ocho días, Evo Morales ganó por aplastante mayoría las elecciones para presidente en la hermana república de Bolivia. Evo Morales, literalmente, lo bajaron del cerro a tamborazos. Y los cerros en Bolivia están como dos mil metros más altos que los de México.

Nada de eso impide que sea un legítimo líder de los indígenas de Bolivia, y que durante los últimos cinco años haya dirigido un movimiento de masas que en su punto más alto tomó (pacíficamente) La Paz, y que culmina ahora con una victoria que es una muestra más de qué pendejos están los gringos, y de cómo Latinoamérica se va desplazando hacia la izquierda en el espectro político, hartos los latinoamericanos de los últimos veinticinco años de gobiernos neoliberales (en el mejor de los casos; en el peor de guerras civiles y dictaduras donde los gringos siempre metieron las manos).

Espero que en siete meses ocurra lo mismo en México. Y el Peje no anda tampoco muy lejos de que lo hayan bajado del cerro a tamborazos. Por cierto.

Yo no soy políticamente correcto. Soy indio, y si alguien me dice indio yo contesto “sí, a mucho orgullo”. Si veo un negro probablemente le voy a decir en algún momento “negro”, y aun güero problablemente le diga “güero” (“güerita”, si es reinita). Se me hace idiota que algunos califiquen de políticamente incorrecto decirle a alguien lo que es.

Mi reacción ante el comentario de Miguel no va en el sentido de que Fox no lo hayan bajado del cerro a tamborazos. Por supuesto que lo hicieron. Va en el sentido de que eso no tiene nada que ver con que sea un pendejo.

La Piñata

Ayer (y parte de la madrugada de hoy) fue la tradicional posada en casa de Enrique.

Todos los años Enrique y su familia hacen la posada, y todos los años Enrique me invita. Aunque conozco a Enrique desde hace casi 10 años, no he ido a todas las posadas que ha organizado. He ido sólo como a 4 ó 5, pero en general siempre me la he pasado bien.

Ayer estuvo divertido; básicamente estuve pasando el rato con Omar y Paola, hasta que llegó la hora del Orapronobis (whatever that fuckin’ means). La mamá de Enrique todos los años hace que nos salgamos al frío de la noche con nuestras velitas, caminemos diez metros en una dirección, diez metros en la contraria, y pidamos posada. Se da el tradicional intercambio de Oh-oh-os pido posa-ah-ah-da… (aunque casi todos sólo gritamos oh-oh-os y a-ah-ah-da), y entramos como perros gringos.

Es tranquilizante el saber que hay cosas que no cambian en el mundo.

Después de pedir posada, vienen las piñatas. Creo (no estoy seguro) que la idea es que haya una piñata para chavos, una piñata para chavas, y una piñata mixta (supongo que los indecisos van ahí también). El punto es que la primera piñata sólo pasaron hombres, la segunda sólo mujeres, y en la tercera varios.

La primera piñata era de barro, y pasaron varios hombres con distintos grados de habilidad (o falta de) para menear un palote a ciegas. Y de repente Enrique y Sergio me gritaron que me tocaba. No soy muy dado a disfrutar el ridículo, así que en general no me gusta ir a pegarle a la piñata, pero me dije “bueno…” y fui, encargándole mis lentes a Paola. Me vendaron los ojos me dieron un caballito de tequila, y me pusieron un palote en las manos.

La cosa es, el papá de Enrique estaba (como siempre) a cargo del cable que sube o baja la piñata, y el papá de Enrique siempre hace lo mismo: sube mucho la piñata si el stick-bearer parece que está a punto de darle, y la acerca mucho si ocurre lo contrario. Y como que siempre le menea al cable del que cuelga la piñata al mismo ritmo.

Así que me quedé quieto, brinqué, le pegué al aire, me quedé quieto de nuevo, brinqué, rocé la piñata, me quedé quieto de nuevo, brinqué, y rompí la piñata. Cuando sentí a las masas avalanzándose sobre el contenido de la piñata, sólo me quité la venda y me alejé del sitio, como mataor después de dar la estocada fatal al pobre toro.

Hacía años que no rompía una piñata.

Después fue la piñata de las chavas, que era de cartón, y por tanto no quería romperse. Al final una chava estuvo dándole (ya sin venda) de madrazos a la piñata, y ésta sólo se iba deformando más y más; Enrique y Sergio terminaron deshaciéndola con sus manos al final. Paola fue de las chavas que pasó a pegarle, pero toda esperanza de que ella fuera la buena se perdieron cuando Omar y yo le gritamos “¡izquierda!” y Paola se quedó quieta un segundo meditando cuál era la derecha y cuál era la izquierda.

La tercera piñata era de barro, y Omar fue uno de los que intentaron darle. Pero con Omar sí me espanté; de repente (y sin alguna razón aparente) giraba 180°, y empezaba a menear el palo por todos lados. Espantó a varias personas; y sí estuvo a punto de darle a varias de ellas. Yo me la pasé gritándole “¡detente!, ¡detente!”. Omar dejó de intentarlo cuando Enrique le gritó “¡dos pasos a la izquierda, tres para atrás, y pégale!”. Al final Sergio la rompió sin venda, porque ya todos nos estábamos hartando.

Después de eso vino el baile y la comida (Omar, Paola y yo básicamente comimos; muy rico por cierto), y ya después fui a dejarlos a su casa.

Me divertí mucho; rompí una piñata, y saqué de otra un regalito que espero hacer uso de él pronto.

Reboot

Hace un par de días, tiré mi celular por tercera vez. Soy muy cuidadoso con este celular, porque me salió muy caro, y porque está bien bonito.

Como sea, hoy en la mañana vi que la alarma no estaba funcionando. Nada más hacía beep y se activaba la pausa inmediatamente. Recordé que cuando se me había caído, la carátula se había levantado un poco; así que pensé que a lo mejor al acomodarla había quedado uno de los botones apretado permanentemente. Le levanté la carátula un poco, la acomodé de nuevo, y probé la alarma. Ahora sólo se prendía la pantalla como cuando suena la alarma, pero no sonaba nada.

Ya espantado, fui por mis poderosas puntas torx y abrí mi celular.

Dos cosas: a) todo se veía bien, y b), no sé nada de celulares.

Me llamé a mí mismo, y con horror vi que tampoco sonaba el timbre del celular. Eso para mí es grave: mi agitada vida social depende en gran medida de mi celular.

Cerré todo (el celular), y volví a llamarme. Y ahora sí pánico: el celular no sólo no sonaba, sino que se apagó. Lo prendí de nuevo, y se apago… de nuevo.

Respiré tres veces, toqué tres veces mis zapatillas diciendo “no hay lugar como el hogar”, y volví a prenderlo. ¡Eureka!, el celular funcionaba perfectamente.

No lo había apagado en semanas. Se me olvidaron las propiedades curativas que puede tener un buen reboot.

Lex

Y resulta que tengo que hacer un ensamblador para mi proyecto final de Arquitectura de computadoras. Un ensamblador no es un compilador. Trato de decirle eso a un montón de gente pero no entienden; un ensamblador es (básicamente) un reemplazo textual de instrucciones en ensamblador a lenguaje de máquina. Puede hacerse bonito; pero excepto transformar literales, cuidar que los jumps vayan a etiquetas definidas, y ver que las instrucciones reciban los parámetros que necesitan, no hace nada interesante.

Es tan trivial la tarea, que no sé si hacerla en Java, Perl o C. E independientemente de qué lenguaje utilice, no sé si usar una herramienta ya hecha (como JavaCC o Lex), o hacerlo a pie.

Como sea, si uso Lex (que nunca he usado) necesito saber cómo funciona, así que me puse a leer su página del manual. Es el manual más mamón que he visto:

The lex utility shall generate C programs to be used in lexical processing of character input, and that can be used as an interface to yacc.

(El énfasis es mío.)

¿Shall? ¿En una página del manual?

Chale.

Tsubasa Chronicle

Cardcaptor Sakura es uno de mis animés favoritos (si no el que más). Y un día viendo información en la Wikipedia, me enteré de Tsubasa.

Tsubasa: RESERVoir CHRoNiCLE es una especie de crossover entre varios trabajos de CLAMP, el grupo de dibujantes (mujeres) que creó a Sakura y otros muchos más mangas. El manga está siendo publicado actualmente en Japón y va en su decimoprimer volumen.

Hasta ahí, todo chido. Hace mucho que dejé de comprar manga, y menos si tengo que comprarlo importado y en japonés. Tengo cuates y conocidos que sí lo hacen, pero me falta interés (y dinero).

Pero hace poco me enteré de que la primer temporada de Tsubasa Chronicle (el animé adaptado del manga) acababa de terminar, y que se esperaban otras dos temporadas próximamente.

Cómo se distribuye el animé por el mundo es algo chistoso. Primero sale en Japón, donde tiene o no éxito. Independientemente de si tuvo o no éxito, pueden pasar años para que alguna compañía gringa lo licencie y haga todo el trámite de doblarlo (al inglés) y transmitirlo en el gabacho. A menos que lo lancen en DVD de inmediato.

Hace años, como comenté en otra entrada, parece que era común el que algunos animés llegaran directamente a México y/o Latinoamérica. Creo que tal cosa ya no ocurre; aunque nos fue mucho mejor a nostros en Latinoamérica con Cardcaptor Sakura que a los gringos con Cardcaptors. Tengo que escribir una entrada de eso.

Como sea, el punto es que sepa la chingada cuándo llegará Tsubasa a México (si acaso llega). Y ni siquiera hay modo de conseguir los DVDs; en primera, en Japón creo que aún no han salido, y en segunda; aunque salieran, estarían en japonés. Y ya. Con subtítulos en mandarín, si bien nos va.

Eso último no es broma.

Así que busqué la única esperanza que hay para la gente que le gusta tener lo último de lo último en animé.

Fansubs.

Cuando los hombres eran hombres, las mujeres mujeres, y las ovejas tenían miedo, los otakus tenían una vida triste y azarosa. Los VHS piratas (tal vez incluso hubo quienes usaran Betas) que conseguían, además de tener una dudosa calidad, estaban en japonés. Los más clavados iban y aprendían japonés, tarea que dista mucho de ser sencilla. Los menos trataban de conseguir los guiones traducidos del programa.

A veces los conseguían; a veces sólo encontraban unas escuetas sinopsis de lo que ocurría. Ellos tenían que echarle imaginación para ver cuándo ocurría qué cosa.

De vez en cuando alguno tomaba un guión y un VHS pirata y con uno de esos rotuladores Mi Alegría creaba una copia con subtítulos integrados (generalmente con mala ortografía y redacción). Esas copias chafas eran lo máximo a lo que podía aspirar un otaku si quería ver lo último de animé disponible.

Eran tiempos oscuros para los amantes del animé.

Con la llegada de Internet todo eso cambió. En primer lugar, los videos podían transferirse electrónicamente y sin pérdida de calidad. Un corolario de ello es que crear subtítulos se volvió mucho más sencillo. Pero lo realmente importante es que la red permitió a los otakus trabajar en grupo, sacando subtitulajes de forma mucho más rápida y con una calidad de verdad sorprendente.

El estado legal de los fansubs es ligeramente ambiguo. Generalmente los creadores de dichos fansubs viven fuera de Japón, lo que para empezar los coloca fuera de la jurisdicción de los dueños del copyright en Japón. En segundo lugar, no ganan dinero haciendo sus fansubs. Y en tercer lugar, generalmente consiguen atraer la atención a un nuevo animé a tal grado que una compañía gringa (o europea) se decide a licenciar el animé y sacarlo localmente, con lo que todos ganan (los otakus pueden comprar DVDs de alta calidad, las compañías locales ganan vendiendo, y los creadores japoneses ganan licenciando su trabajo).

Así que no es raro que, en general, las compañías creadoras de animé voltean a otro lado cuando se trata de fansubs. Y los grupos que hacen los subtítulos (al menos los decentes), dejan de hacerlos cuando una compañía local licencia el animé.

Pero como iba diciendo… no tardé en encontrar un fansub de Tsubasa Chronicle, y hoy vi el primer capítulo. Se ve muy bien; no tiene el mismo estilo (en la animación) de Cardcaptor Sakura, que a mí me encantaba, y la música es mucho más tecno, contrario al suave J-Pop de Sakura. Pero se ve muy bien de cualquier forma. Lo único es que sólo tengo la primera temporada; la segunda sale en abril. Y de ahí dóblenle y súmenle para que el grupo que la subtitula lo haga.

Pero vale la pena; cualquier cosa por ver de nuevo a Sakura y Syaoran.

Violinista en el Tejado

Bajo circunstancias que no vienen al caso, fui ayer a ver el Violinista en el Tejado al Centro Cultural Telmex.

La obra lleva cerca de un año en escena, pero no había tenido tiempo y/o ganas de verla; pero sí se me antojaba. Ayer después de mucho, por fin la vi.

Lo único “malo” (entre comillas, porque no lo fue tanto), es que Pedro Armendáriz estaba enfermo y no estuvo en el papel de Tevye, el lechero. En su lugar estuvo Gerardo González; bastante bien en el papel, pero me quedé con las ganas de ver la puesta con Armendáriz.

La obra está muy padre, y muy bien puesta. Especialmente la escenografía; me recordó la de Los Miserables, pero me gustó aún más. La música es fabulosa, aunque los bailes no tienen las coreografías más padres que haya visto. Sin embargo, la boda de Tzaitel y Motel tiene un baile judío con todo y botellas en la cabeza padrísimo, y el “sueño” de Tevye también está muy divertido.

Pero lo que más me gustó fue Beatriz Martínez como Yente, la casamentera; fácilmente se roba todas las escenas donde sale. Y además habla igualito que Hanna Oktaba.

Muy padre la obra; altamente recomendable.

El León, la Bruja y el Ropero

Acabé de leer Las Crónicas de Narnia hace un par de meses porque quería ver la película, The Chronicles of Narnia: The Lion, the Witch and the Wardrobe. Por el fin de semestre y otras circunstancias atenuantes no pude ir el día del estreno (aunque lo intenté), pero la vi ayer.

The Chronicles of Narnia: The Lion, the Witch and the Wardrobe

The Chronicles of Narnia: The Lion, the Witch and the Wardrobe

Qué. Bonita. Película.

Está über cool esta película. Super bien hecha, muy bien actuada, e increíblemente fiel a la novela. Pero además las escenas de batallas y de acción son fabulosas.

Vayan a verla. Definitivamente de las mejores películas que he visto este año.

Es más, véanla dos veces.

Táctica y estrategia

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos

mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible

mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos

mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos

mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple

mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.

Mario Benedetti

XEmacs 21.5.23 (+CVS-20051212)

Acabo de reparar lo último que me faltaba para poder tener XEmacs con fuentes con antialias justo como a mí me gusta:

XEmacs CVS

XEmacs CVS

Aquí está el tar.gz de mi versión CVS de XEmacs (es sólo un checkout del CVS comprimido), y mi overlay de Portage (básicamente el ebuild de XEmacs y el del paquete xemacs-base).

El tar.gz del CVS pueden no bajarlo y hacer su propio checkout si no confían en mí, y el ebuild es básicamente una ligera modificación del último ebuild de XEmacs en Gentoo.

Para configurar las fuentes del editor en sí, utilizo esto en mi .xemacs/init.el:

(set-face-font 'default "Bitstream Vera Sans Mono-16")
(set-face-font 'bold "Bitstream Vera Sans Mono-16:weight=bold")
(set-face-font 'italic "Bitstream Vera Sans Mono-16:slant=italic")
(set-face-font 'bold-italic "Bitstream Vera Sans Mono-16:weight=bold:slant=italic")

Para que no salgan letrototas en los widgets utilizo esto en mi .Xresources:

XEmacs*Tabs.xftFont: Bitstream Vera Sans-10
XEmacs*menubar*xftFont: Bitstream Vera Sans-10
XEmacs.modeline.attributeFont: Bitstream Vera Sans-12
XEmacs.gui-element.attributeFont: Bitstream Vera Sans-10

Básicamente eso es todo; lo he estado usando unos cuantos días y parece jalar de pelos. Y se ve precioso.

Arquitectura de Computadoras

Llegué bien contento hoy al IIMAS, y me enteré de que mi examen final de Arquitectura de Computadoras no es el viernes, sino mañana.

Así que estoy pensando seriamente en asumir que sacaré 3 y ponerme a trabajar en el proyecto final.

Esta materia sería fabulosa si no hubiera exámenes. Pero que en dos horas me pregunten de multiplexores y de flip flops es algo que nomás no me gusta. Por eso estudié en Ciencias, y no en Ingeniería justamente.

Por suerte es el último examen y el proyecto final al menos se ve divertido. Si acabamos.