Chucho y Marcelo

No me gusta escribir mucho sobre política, la política de los partidos y las urnas, porque yo estoy muy convencido de mis ideas y mis principios, y creo que cada quien tiene el derecho de creer en lo que quiera; siempre y cuando no se meta con los demás. Mi blog es para pendejadas más banales; no quiero hacer ningún tipo de campaña con él.

Por supuesto de vez en cuando ocurre en el país algo que yo creo que es importante, y entonces escribo de eso. O a veces ocurre algo en mi vida personal que es directa consecuencia de la política, y también escribo de eso. Que por cierto, no lo hago tanto como pudiera, porque estoy convencido de que todo se relaciona al fin y al cabo con la política.

Como sea, de lo que voy a escribir hoy, no tiene nada que ver con ninguna de esas dos razones.

Antes de continuar, repito (porque ya lo he dicho antes) que yo me asumo de izquierda, que generalmente voto por el PRD, y que en julio del 2006 pienso votar por Andrés Manuel López-Obrador. Y de eso tiene que ver este asunto, así que si el Peje les da roña (que les da a muchos), les recomiendo que se detengan aquí.

Hoy cerraron campaña Jesús Ortega y Marcelo Ebrard para la campaña de elección interna del PRD a la candidatura a Jefe de Gobierno en el 2006. Es una precampaña que es mucho más interesante que la elección misma, porque la elección misma la va a ganar el PRD. Tendría que hacer muchas pendejadas el partido del sol azteca para perder.

Hace un par de semanas, cuando tuvieron su debate, mi madre me preguntó si quería verlo. Inmediatamente le dije que no; que me valía mucho madre. Si en algo tengo fe en este mundo, es en la gente del DF; no importa quién gane (que, repito, será un gobierno del PRD), la gente se encargará de que no haga pendejadas. O al menos demasiadas.

Y es que las opciones son bastante pobres.

Chucho es la burocracia del PRD, la parte más derechista, siempre dispuesto a negociar con el gobierno por mínimas ganancias políticas, y firme creyente de esta idea de que no hay que ser “radicales”. Lo que sea que eso signifique.

Marcelo está ligado a Camacho, que estaba ligado a Salinas. Nunca ha sido un militante de izquierda, no viene “de abajo” y aunque se monta en el carro del Peje, lo cierto es que mucho interés social no se le ve. No es del grupo de gente que llevamos luchando toda la vida por un cambio profundo de este país.

Si Pablo Gómez hubiese sido el candidato, mi opinión sería distinta.

Entonces mi decisión había sido esperar a ver quién ganaba (aunque me inclinaba más a votar por Marcelo que por Chucho), y confiar en la gente. Hasta hace un par de días.

En julio de 2006, por primera vez en 60 años, cabe la posibilidad de que un gobierno de izquierda llegue al poder en México. Cuando ganó Fox hace cinco años, yo me sentí bastante decepcionado de que la gente hubiera caído en la pendejada del voto útil; pero me dije “bueno, al menos sacamos al PRI”.

Ahora creo que eso fue un grave error que muchos cometimos. Que el bestia de Fox y todo su equipo llegara al poder, fue lo peor que le ha pasado al país en décadas. Le han dado en la madre a lo poco que el PRI había dejado más o menos bien, y terminaron de derruir lo que el PRI consumió en los últimos 25 años. Y de forma más descarada.

Voy a votar el 2006 por Andrés Manual López-Obrador. No creo que sea un héroe, no creo que vaya a salvar al país, y sinceramente no creo que sea el mejor para el trabajo. El tipo es provinciano (en el peor sentido que tiene la palabra), ególatra, y sin duda mucho más inculto de lo que yo estoy dispuesto a soportar.

Pero el país no puede aguantar otros seis años como los de Fox. Y Roberto Madrazo sin duda representa lo peor del PRI. Tuvieron seis años para intentar sacar lo mejor de ese partido, lo que hizo que se mantuviera en el poder tanto tiempo con un apoyo más o menos constante de la mayoría de la gente. Hicieron justo lo contrario.

El que el Peje llegue a la grande es un asunto de seguridad nacional a estas alturas. Hay que rescatar PEMEX y la CFE, y renovar la inversión en educación y salud. El PAN no va a hacer eso, y el ala del PRI que podría llegar a la silla del águila ciertamente tampoco.

Si el Peje gana no es solución mágica a nada. De hecho, seguirían faltando un chingo de cosas por hacer; y encima andar cuidando que el pendejo del Peje no le de por creerse Jesucristo Superestrella. Pero es que el país no podrá aguantar otro sexenio con estos pendejos.

La elección del año que viene no va a ser fácil. Todo lo contrario; Calderón es un candidato formidable para el PAN. Hay que hacer todo lo posible porque el Peje llegue a la grande. La grande es la importante.

Y el Peje piensa (y concuerdo) que el que Ebrard esté en la boleta por el PRD para la jefatura de gobierno lo va a ayudar. No que el PRD gane (eso va a ocurrir casi por defecto, repito), sino que Ebrard esté en la boleta. Así que voy a votar por Marcelo esté domingo para que sea el candidato a Jefe de Gobierno por el PRD.

No porque crea que es la mejor opción, no poque crea que será un buen jefe de gobierno, y menos porque crea que será un buen candidato. Voy a votar por él, porque creo que le ayuda al Peje a conseguir la grande.

Y la grande es la que importa.

Imágenes de Celestia

Como sé que no me va a hacer caso nadie si no pongo unos screenshots, aquí les van unos de Celestia:

La Luna y la Tierra

La Luna y la Tierra

Phobos y Marte

Phobos y Marte

En este tipo de cosas nunca puede faltar Saturno:

Saturno

Saturno

Y como geek además tenía que añadir algo inexistente; en Celestia se pueden agregar objetos definidos por el usuario, y hay un buen en la red para bajar. Aquí está la Estación Espacial V, de 2001 Odisea del Espacio:

Space Station V

Space Station V

En el programa, la estación espacial gira. Y uno puede manipular el tiempo, para que se vea (por ejemplo) como la Tierra le da la vuelta al Sol.

Vayan a la página de Celestia y bájenlo ya. Es un programa fabuloso.

Celestia

Hace un par de días vi en OS News el anuncio de una nueva versión de The OpenCD. Nunca he usado The OpenCD, pero sé de qué se trata. La idea es meter en un CD el software libre más chido que hay disponible para Windows, para tener en un sólo sitio un montón de programas disponibles en caso de verse en la necesidad de utilizar el lado oscuro.

Me metí a ver los distintos programas que podía tener, y vi a los sospechosos comunes; Firefox, OpenOffice, Gaim, etc. Pero uno que me sorprendió fue Celestia; es un simulador espacial en tiempo real. Y vi que había versión para Linux, así que lo emergí en Gentoo.

Qué bonito programa. Estaba yo como niño viendo a Marte, Júpiter y Saturno, y viajando entre la International Space Station y la Luna. Lo único que faltaba era la voz de Carl Sagan en el fondo.

Lo chido es que es un programa que hasta niños pueden usar, y de verdad que está bien bonito. Altamente recomendable.

Online Dating

En Slashdot acaba de aparecer una liga de una demanda que se planea en contra de Yahoo! Personals y Match.com, porque publican perfiles falsos y (supuestamente) mandan empleadas a citas para que los usuarios hagan correr la voz de la calidad de las mujeres que se suscriben a sus servicios.

Lo cual, creo, es idiota. Por tantas razones que me niego a enumerarlas aquí.

Independientemente de ello, es interesante leer el hilo en Slashdot porque, aparentemente, muchos dicen que encontraron a su media toronja en sitios como Yahoo! Personals y Match.com. Lo cual no necesariamente me sorprende; he oído de mucha gente que conoció a alguien en la red y de ahí comenzaron una relación bastante chida. O eso dicen.

Interesantemente, no conozco a nadie directamente que haya hecho eso. Sólo conozco gente que (dice) conocer gente. Pero tampoco tengo ninguna razón para creer que sean mentiras.

Hace unas semanas vi Must Love Dogs, básicamente porque no había nada ese día en el cine y yo tenía ganas de ver una película. Además Mónica me la había “recomendado” (realmente no me la recomendó, sólo me dijo que la viera). La historia tiene mucho qué decir acerca de las citas en línea, si bien es barata, predecible y cursi.

Must Love Dogs

Must Love Dogs

Después de que la vi le pregunté a Moni que porqué me había dicho que la viera. Y Moni me dijo que deberíamos intentarlo, suscribirnos a alguno de esos servicios y ver si chicle y pegaba. Recalco que esto fue hace unas semanas; creo que a Moni ya ahorita le va mejor en el departamento emocional.

Por supuesto le dije que no. A pesar de que soy alguien que usa mucho la computadora y a pesar de que paso mucho tiempo en línea, me he negado siempre a intentar conocer a alguien en Internet. No tengo nada en contra de la gente que lo hace; sólo yo no quiero hacerlo.

A la gente que lo ha hecho y le ha resultado, se me hace chido. Por ellos. Pero ni de broma voy a poner un perfil en la red y esperar a ver si encuentro una reinita en línea. No, buen dios, yo no hago eso.

Me dio risa que Mónica me propusiera que hiciéramos eso, poner nuestros perfiles en alguno de los sitios donde uno puede hacer eso. Debía sentirse muy sola. Lo cual es un sentimiento que conozco muy bien; pero me niego a intentar todo lo referente a intentar conocer a alguien en la red.

Si no soy capaz de conocer a alguien in situ, creo que merezco estar solo.

Harry Potter and the Goblet of Fire

El viernes fui con mis cuates a ver Harry Potter and the Goblet of Fire.

Harry Potter and the Goblet of Fire

Harry Potter and the Goblet of Fire

Sin duda está muy buena, y la disfruté mucho. Sólo no sé si me gustó más que la tercera.

La cosa con la tercera fue que decidieron contar lo mínimo indispensable de la historia, y tratar de transmitir el espíritu de la novela. En la cuarta, como en la primera y segunda, tratan de contar todo lo que pueden.

Lo hacen mejor que en la primera y la segunda, debo decir. Pero de cualquier modo es demasiada información en dos horas y media. Se siente como si alguien estuviera detrás de los actores (el director, uno presume), diciéndoles “¡órale, aprisa, ándenle!” todo el tiempo.

De cualquier forma, tiene muchas partes fabulosas. El estadio de la final del mundial de Quidditch superó por mucho lo que yo había imaginado. Ralph Fiennes como Lord Voldemort se ve justo como yo lo imaginaba, y la batalla final es tan dramática como en la novela. Un poco apresurada, pero muy bien hecha de cualquier forma. Las partes románticas son muy cagadas. Y los chavos están muy grandes. Yo soy de los que dicen que eso realmente no tiene importancia, pero de verdad ya están muy grandes.

La película me gustó, y quiero y voy a verla de nuevo. Pero reafirmo lo que vengo diciendo desde hace algunos meses: las películas son un muy buen intento de mostrar el universo de J. K. Rowling en otro medio distinto a los libros, y la mayor parte de los errores o defectos es inherente al medio (el cine), no a las ganas de los que están tratando de contar la historia. Pero el medio ideal (después de los libros, claro) para contar la histora, es (a mi gusto) un animé.

Se están tardando en hacerlo.

Más chaquetas

Enrique, Omar y yo fuimos a la Plaza de la Computación el sábado, a ver si podíamos mejorar los precios de Centel.

Lamentablemente, no es el caso.

No sólo todo está más caro (con la posible excepción de memoria y discos duros, que están más o menos al precio); además algunas cosas tampoco están en la Plaza. Lo cual es señal de que realmente estamos apuntando a equipos de punta.

Lo que sí es que reafirmé mi idea de comprarme un Athlon 64 X2, y tal vez me decidí por una NVidia 6800 GT… si encuentro tales cosas, porque también hay escasez de ello.

Es realmente frustante; sé qué quiero, tengo el dinero, pero las malditas cosas no están disponibles. Ya quiero armar mi equipo de ensueño.

Rohirrim

Tomé el quiz To which race of Middle Earth do you belong?. Sin mucha sorpresa (después de leer las preguntas), resulta que sería de la “raza” Rohirrim (lo cual es como decir que existe una raza mexicana, supongo, pero bueno).


Rohirrim
Rohirrim

To which race of Middle Earth do you belong?
brought to you by Quizilla

Now is the hour come, Riders of the Mark, sons of Eorl! Foes and fire are before you, and your homes far behind. Yet, though you fight upon an alien field, the glory that you reap there shall be your own for ever. Oaths ye have taken: now fulfil them all, to lord and land and league of friendship!

Théoden, King of Rohan, at the Battle of the Pelennor Fields

Por supuesto, los hombres de Rohan eran güeros y de ojos azules; pero un indio como yo no tiene cabida decente en los cuentos de Tolkien, porque entre más moreno uno más malo es.

Un long dimanche de fiançailles

Renté y ví Un long dimanche de fiançailles. Qué bonita película; me la pasé llorando y riendo todo el tiempo.

Me encanta Audrey Tautou; desde Amélie me gustó mucho. Y definitivamente me gusta el director; me gusta mucho cómo fotografía Francia, cómo cuenta sus historias, y cómo utiliza los efectos especiales de una forma tan efectiva, pero que no se meten en el camino de contar la historia.

Altamente recomendable.

Blow job

Y por esto leo Slashdot; discutiendo a un niño prodigio que va a la universidad a los 8 años:

  • Blow Job (Score:5, Funny)
    by Anonymous Coward
    Did he get a blow job when he graduated high school? I did. If you grow up too quickly you’ll miss the best things in life!

    • Re:Blow Job (Score:5, Funny)
      by Anonymous Coward
      Did you really have to tell us what your mother gave you as a graduation present?

      • Re:Blow Job (Score:5, Funny)
        by Hognoxious (631665)
        It’s no secret – she gives the same to everyone.

Chaquetas mentales

Me disculpo si alguien encuentra el título de esta entrada demasiado ofensivo. Pero en primer lugar no hay mejor descripción de lo que he estado haciendo, y en segundo lugar es mi blog y hago lo que se me de la regalada gana con él.

Desde que tengo mi nuevo monitor, he querido ver qué máquina me compro (porque de que me voy a comprar una eso es seguro). De ahí lo que yo llamo chaquetas mentales; dejarán de ser si eventualmente agarro y compro el equipo.

La idea es la siguiente: quiero una máquina que pueda usar cómodamente por al menos cinco años. Que hasta noviembre del año 2010 no tenga que preocuparme en conseguir una nueva máquina. Para esto, debo tener posibilidades de hacerla más poderosa sin tener que reemplazar todo.

Al poner estas precondiciones, las opciones se ven rápidamente limitadas. El procesador tiene que ser de 64 bits, dado que no tarda en tomar la supremacía en el mercado. La tarjeta de video tiene que ser PCI-Express; todavía hay muchas placas madre con ranura AGP, pero dudo que eso dure más de dos años. Los discos duros tienen que ser S-ATA, sin discusión, y la memoria DDR2.

El procesador y la tarjeta de video creo que duran 5 años. Muy pronto dejarán de ser los mejores, pero seguirán siendo muy buenos. En el peor de los casos, espero que la placa madre que compre alcance a soportar al menos una nueva generación de procesadores además de la actual. Y la tarjeta de video tengo la perversa idea de hacer “expandible”, como explicaré más adelante.

Los discos duros S-ATA no creo que sean reemplazados pronto. Apenas están desplazando a los P-ATA, y no creo que una nueva tecnología se desarrolle y los reemplace en cinco años. A lo más, en cinco años estará entrando la nueva tecnología. En memoria es más difícil; yo pasé de RIMMs, a DIMMs, y ahora me planeo pasar a DDR2, y en medio hubo varias incompatibilidades entre modelos de la misma generación (paridad en los RIMMs, velocidad en los DIMMs). Pero espero tener una cantidad ridícula de memoria, y que si quiero aumentarla los módulos estén disponibles en estos próximos cinco años. Y eso seguro ocurre.

Pensando en todo esto, comencé a ver el componente que es la columna vertebral de una computadora: la placa madre. Con todo lo que he dicho, obviamente necesitaba lo siguiente:

  • Soporte para procesador de 64 bits
  • Ranura(s) PCI-Express
  • Soporte para S-ATA
  • Soporte para memoria DDR2

Además de eso, soporte para unidades P-ATA sería agradable; me permite aguantarme el comprar el disco duro aún, y seguir con alguno de los que tengo.

Teniendo estas opciones, la siguiente decisión (y una determinante) era ¿Intel o AMD? La placa madre está atada a esta decisión; es el corazón (o cerebro) de la máquina.

Los procesadores de 64 bits de ambas compañías ofrecen ventajas y desventajas. Pero investigando el tema, hubo un elemento que yo no conocía que facilitó mucho mi decisión.

Dual core.

Yo me había quedado en las máquinas con múltiples procesadores (SMP), y en el Hyper-Threading de Intel. No sabía de las nuevas cosas que se andan haciendo; resulta que con dual core lo que hacen es poner dos procesadores dentro de la misma pastilla. Es SMP pero en un sólo paquete. Suena como la neta.

Así que me puse a investigar sobre procesadores de 64 bits con dual core, y la selección se reduce a básicamente el Athlon 64 X2, y al Pentium D. Hay opciones por encima de eso, pero mi bolsillo no puede costearlo. O tal vez sí podría, pero me costaría mucho recuperarme. Tendría que comer aire un tiempo.

Yo estaba ya parcialmente inclinado al AMD; tengo ya rato usando AMD, llevo dos Athlons con Gentoo, y la verdad no tengo nada de qué quejarme. Tal vez un poco del calor y del ruido de los ventiladores, pero en funcionalidad los procesadores no me han dado ninguna queja. Pero acabé de decidirme cuando vi este artículo publicado en Slashdot.

La diferencia es ridícula; el Athlon gana en casi todos los aspectos, incluido el consumo de poder (y ergo generación de calor), lo cual es ligeramente sorprendente. Ciertamente sale algo más caro, pero creo que vale la pena. Ya para decidir entre el 3800+ y el 4800+, sólo tuve que consultar mi bolsillo; la diferencia en precio es de casi el doble. Y el 3800+ sale muy bien parado en el artículo.

Teniendo decidido el procesador, casi me decidió también la placa madre. Mi placa madre actual es MSI, y la prefiero por dos razones: una, no me ha dado ninguna bronca, y sólo tuve que actualizarle el BIOS una vez, para que aceptara mi Athlon XP. La segunda razón, por supuesto, es que es roja.

Así que mis decisiones en procesador y placa madre fueron las siguientes:

  • Placa madre: MSI K8N Neo4 Platinum/SLI

    La maldita soporta todo lo que yo quiero, se le pueden conectar 4 S-ATAs y 4 P-ATAS, y además (como cereza) tiene 10 USBs 2.0, además de Firewire. Y la tarjeta de audio incluida (ahora todas vienen con tarjetas de audio y red incluidas) es una SoundBlaster Live! de 24 bits, y la obligatoria tarjeta de red de 1 Gb.

  • Procesador: AMD Athlon 64 X2 3800+.

    Con dos cores de 2.0 Ghz cada uno, y todas las ventajas que el artículo de arriba resume.

El elegir esas dos cosas me da gusto; es como la parte fundamental del sistema, a partir de lo cual se construye lo demás.

Con un sistema normal, hubiera continuado con la memoria y disco duro. Pero este no es un sistema normal; quiero jugar. Eso implica que necesito una tarjeta de video estúpidamente buena. Y aquí sí no hay nada que preguntar; tiene que ser NVidia. El soporte en Linux para las ATI es débil, por decir lo menos, y las NVidia son sencillamente mejores. Y una ventaja más de la placa madre es que es SLI ready, lo que quiere decir que puedo comprarle eventualmente una segunda tarjeta NVidia (si la primera tarjeta también es SLI), y conectarlas y hacerlas funcionar en paralelo, doblando el poder de procesamiento y la memoria de video.

Lamentablemente, aún no llego a una decisión final en qué tarjeta NVidia quiero. Básicamente tiene que ver que sólo he visto las que tienen en Centel, y ahí no hay muchísimo de dónde escoger. Tengo que ir a la Plaza, pronto.

Pero creo que incluso así me debato entre una 6600, una 6800, o (incluso) una 7800. MSI también hace tarjetas de video, y los modelos NX6600, NX6800 y NX7800 son los correspondientes. La 6600 está muy barata; alrededor de 1,500 pesos. La 6800 anda por los 2,500-3,000, y la 7800 por los 3,500-4,000. Las tres tienen modelos SLI, y las tres son de 256MB de memoria, que desde hacía rato había dicho que era por lo que iba.

Podría sencillamente comprar una 6600, que está barata, y esperarme un rato a comprarle una segunda 6600. Pero pensando en el poderío que estoy armando, una 6800 no suena tan descabellado. Una 7800 sí es demasiado; es mucha lana. Pero aún así podría comprarla. Tengo que ir a la plaza pronto.

Las tarjetas que podría comprar son entonces:

La memoria DDR2 es problemática en el sentido de que la placa madre soporta dual channel, lo que hace que funcione casi al doble de rápido la memoria si se tienen siempre pares de pastillas conectadas. Entonces para tener 1 GB de la manera más eficiente, necesito 2 pastillas de 512. O cuatro de 256.

Tener 4 de 256 me permite ahorrarme ahora una lana comprando sólo 512 de memoria, y luego otros 512. Lo malo es que mato todas mis ranuras de memoria así, y además que tendría que bajar a 512 MB después de un rato ya usando 1 GB de memoria. Así que creo que compraré el giga directamente.

Por último, el disco duro. Esto no me preocupa tanto, porque como la placa madre soporta P-ATA, puedo conectar mis discos viejitos por mientras, y pasar mi sistema cuando consiga los nuevos discos. Pero le ando echando el ojo a este:

No hay mucho más que agregar; cerca de 1,000 pesos en un gabinete (negro para que combine con mi monitor), que tenga fuente de poder de al menos 400 Watts; 500 serían buenos. Tal vez un ratón y un teclado negro. En total, mis precios varían entre 11,000 y 15,000 pesos.

Es un chingo de lana. Además de que algunas piezas no están disponibles aún. Así que por mientras seguiré masturbándome la cabeza; pero así es el sistema que quiero, y creo que variará muy poco, si acaso.

Ocadia

Estoy viendo si cambio de tema. Actualmente estoy usando el tema Ocadia, ya dirán ustedes cómo se ve.

El tema está bien, supongo. Nunca he sido muy quisquilloso con los temas; me interesa que sea fácil de navegar, y legible. Principalmente lo segundo: nunca usaré un tema con fuente de color rojo y fondo negro.

La bronca tampoco es instalar el tema, o hacer que WordPress lo use. De hecho es ridículamente sencillo. La bronca es que quede bien. Y bien para mí en particular implica que todo esté traducido al español de México, y esa siempre es mí bronca. Así que estoy modificando mi es_MX.po para que acepte las cadenas del nuevo tema, y haciendo que el tema de hecho internacionalice todas sus cadenas.

Y ya me dio hueva. Mañana le sigo.

Jalogüín

En la Ramos Millán (donde vivíamos antes de venir a Xochimilco), los niños pedían calaverita en la noche antes del Día de Muertos. Enfatizo, Día de Muertos. Agarrábamos a la gente en la calle (yo era niño entonces), con una triste bolsa de papel estraza con hoyos, los ingeniosos con una caja de leche con hoyos también pero con vela dentro (lo cual en retrospectiva es muy idiota, el andar poniendo velas prendidas dentro de cajas de cartón), y les pedíamos calaverita, que según mis memorias era dinero. ¿Qué más se podía pedir?

En mi casa siempre hubo ofrenda; todavía hay. Y en la Ramos la noche antes del Día de Muertos los niños estaban chingue y chingue con la calaverita, pero no iban a chingar a nadie a su casa. El Día de Muertos era fiesta, los panteones se llenaban, se comía pan de muerto, y había cempazuchil en todos lados.

Xochimilco es más rural que la Ramos; aquí el panteón se llena, se come pan de muerto, y en general hay cempazuchil en todos lados.

Pero nunca he terminado de asimilar a Jardines del Sur como parte de Xochimilco. Sin duda lo es; sus habitantes sin duda alguna son xochimilcas. Pero sí hay una distinción que no es hoy el momento de discutirla.

Los niños de Jardines del Sur chingan a la gente en su casa, y se disfrazan. Lo primero me molesta bastante, y tengo que hacer un esfuerzo consciente para no abrir la manguera y mojarlos a todos; pero lo segundo me revienta a grados irracionales.

Desde la primera vez en secundaria que me invitaron a un jalogüín recuerdo haber brincado y dicho algo así como que qué mamada era esa, que aquí es Día de Muertos, no jalogüín. Conforme ha pasado el tiempo, cada vez es fuente de más corajes.

No creo que se llegue a perder la tradición del Día de Muertos. Es una tradición bellísima, y cosas como las ofrendas en Ciudad Universitaria permitirán que sigan vivas tal vez indefinidamente. Y que en los pueblos de Xochimilco (por ejemplo), todavía se celebra el Día de Muertos como debe ser.

Pero ciertamente en lo general los niños lo que piensan es en jalogüín y en ir a chingar a gente a su casa y pedirles dulces. Y no hablo de dulces buenos, sino de esos envueltos en plástico que los gringos comen.

Sé que no existe ninguna nación autoárquica, y que las costumbres van cambiando y evolucionando. También sé que México y Estados Unidos (nos guste o no, a ambos) formamos una simbiosis que por más esfuerzos que se hagan se va haciendo cada vez más fuerte. Eso no evita que me moleste que los niños de ahora hablen de jalogüín, y de sustos y dulces, y no del culto de burla y aceptación de la muerte que es en lo que consiste la tradición mexicana del Día de Muertos. Día de Muertos no es para asustarse; es para celebrar, para recordar a los idos, y para burlarse de la pelona porque básicamente uno debe aprovechar que puede hacerlo hasta que le toque.

Y por tanto, aunque sea una batalla parcialmente perdida, yo repito: aquí en México no hay jalogüín; hay Día de Muertos. Y yo al menos jamás aceptaré lo contrario, así como jamás le diré a un gringo “americano” o me referiré a Estados Unidos como “América”.

¿Tiene sentido? Tal vez no; pero eso no evita que yo lo haga. Es una cuestión de principios.