Últimas noticias

Fue una semana larga.

El sábado en la noche, fui a casa de Enrique y su madre (que se portó super chida), me dio mis gadgets. Regresé a mi casa a cargarles las baterías básicamente. Todos necesitaban más de dos horas para cargarse.

Mientras la Palm y la cámara se cargaban, llené mi iPod Shuffle. Todo en Linux; lo cual es über cool.

Mi primera foto en la cámara digital fue una (no muy buena) de la fachada de la casa de enfrente:

Casa de mis vecinos

Casa de mis vecinos

Necesito practicar.

El lunes en la noche seguía sin recibir respuesta del Conacyt; así que les escribí de nuevo, preguntando qué ocurría. Me contestó uno de ellos: “Estimado Canek; te pido que tengas un poco de paciencia”. El tono y el contenido de la respuesta me dieron muchos ánimos. Me estaban pidiendo que tuviera paciencia; probablemente mientras revisan mi caso. Espero que sea eso, porque sigo esperando…

En la mañana del martes, después de mi clase, me encontré con Omar y Melisa y me acompañaron a cobrar y después fuimos todos a Perisur a cambiar cheques y hacer operaciones financieras. Eso suena muy sofisticado; pero todas las operaciones eran de menos de quinientos pesos. Omar me dijo que el viernes no podía quedarse hasta tarde viendo Cowboy Bebop; que lo habían apartado ese día.

Fui a ver a Enrique en la noche e hicimos DVDs respaldando la información de Juanjo que teníamos desde que hicimos la reunión para instalar Gentoo. De paso le enseñé mis gadgets, y estuvimos jugando con cosas para la Palm, que como preví es con lo que más me he estado entreteniendo.

Jugando con la Palm

Jugando con la Palm

El jueves mi mamá cumplió años, y le compré el DVD de Wimbledon; pero cuando regresé a casa después de la ayudantía se había ido ya a Oaxtepec, así que no se lo pude dar hasta el sábado.

En la tarde Juan me llamó para pedirme que fuéramos al Aereopuerto a recoger a Fede, su hermano, que llegaba de Portugal. Fui al Aereopuerto, me reuní con Juan y esperamos a Fede, cuyo vuelo se retrasó un poco. Mientras tomé algunas fotos de bellas desconocidas:

Bella desconocida

Bella desconocida

Fede llegó con unos doscientos kilos de libros, que me puso a cargar, y fuimos a mi carro y de ahí al departamento de Fede y Juan. Nos estuvo platicando de cómo estuvo su estancia en Portugal estos seis meses que estuvo allá.

Fede y Juan

Fede y Juan

Juan me dijo que igual y el viernes iba al concierto de Santana en el Zócalo. También me dijo que era por eso que Omar no iba a quedarse a ver Cowboy Bebop, y yo le dije que igual también yo iba.

Al otro día (el viernes) fuimos a comer Omar, Juan, Fede y yo a un Potzolcalli; Fede extrañaba la comida mexicana. Después decidimos que si todos (excepto Fede, que se iba a Guadalajara) íbamos al concierto, podíamos ver unos cuantos episodios de Cowboy Bebop, así que eso hicimos. Estuvieron bastante divertidos.

Fuimos al concierto de Santana, primero pasando por Paola en Bellas Artes. Yo aproveché para tomar algunas fotos, y darme cuenta de que en la noche, y con paisajes, tengo que tener muy buen pulso.

Bellas Artes

Bellas Artes

No me la pasé muy bien al inicio del concierto. No andaba de muy buen humor, y las concentraciones de gente en general no es lo mío. Excepto en manifestaciones, e incluso ahí muchas veces tampoco me gusta estar.

Santana

Santana

Omar y Paola se la pasaron bomba como sea:

Omar y Paola

Omar y Paola

Sin embargo conforme avanzó el concierto me la pasé mejor. Cuando Santana y sus músicos tocaron Smooth, ya de plano comencé a disfrutar el concierto. Justo a tiempo; ya estaba por terminar.

Por cierto que entre los músicos de Santana estaba el Burundi de incógnito; le voy a reclamar que se supone está haciendo su doctorado, que no ande en giras musicales.

Edgar de incógnito

Edgar de incógnito

Terminamos el día yendo a comer hamburguesas en frente de la casa de Omar y Paola. Unas señoras hamburguesas; yo me comí una y media:

Hamburguesa Macro

Hamburguesa Macro

Llegué a mi casa a las 2:00 AM, y me puse a organizar las fotos (ahora sí ya tenía suficientes). F-Spot es la neta. Diría que me va a cambiar la vida, pero como realmente nunca he usado software para manejar colecciones de fotos, no sería cierto. Lo que sí es cierto es que es muy fácil de usar, hace lo que espero y además la interfaz es super inteligente. Me encantó; voy a usarlo para todas mis fotos.

La bronca ahora es qué software uso para manejar mis fotos en línea. Estoy usando Coppermine; pero no estoy seguro de que me guste. Además estoy poniendo las fotos en línea a 640×480, porque no quiero acabarme el disco duro de abulafia, y además porque no tiene sentido tenerlas en línea en mayor resolución. No sé; F-Spot es sencillísimo de usar. Me gustaría que fuera igual con Coppermine, pero sé que no es posible.

El sábado vino mi hermano y me trató de convencer de que fuera a ver Taken a su casa. Pero todavía no termino de calificar, así que le dije que no; pero en lugar de calificar me puse a lavar mi PC. Literalmente lavar; la pasé por la manguera. Al menos el gabinete. También vi un episodio buenísimo de Gilmore Girls, y el último que grabé de Dawson’s Creek (el viernes no lo vi).

Hoy por fin medio puse en orden mis fotos en línea, y ahora sólo espero desayunar para ponerme a calificar.

También cuando me desperté hoy me di cuenta de que estoy muy preocupado. Quería que los del Conacyt me avisaran el jueves o viernes que ya todo estaba arreglado y que fuera a formalizar mi beca. Sé que es posible formalizarla fuera de tiempo, pero aún así me preocupa.

El martes, si no he oído de ellos, les vuelvo a escribir. Espero que todo se resuelva pronto; me comienza a afectar en varias cosas.

En total fue una semana larga; gadgets, paciencia que me pidió el Conacyt, ir al Aereopuerto, ver Cowboy Bebop, Dawson’s Creek y Gilmore Girls, ir al concierto de Santana, organizar mis fotos… y evadir a mi jefe porque no quiero trabajar.

Todo bien, bastante bien… pero sólo me gustaría resolver lo del Conacyt ya.

La peor jugada política de la historia

Desaforaron al Peje el jueves, como ya sabíamos que ocurriría.

Ese día me di cuenta de que el Peje tenía razón; había que llamar a la movilización pacífica, y no quemar nada. Porque justamente eso era lo que querían los panistas; una masa de chusme enardecida, para poder culpar a la izquierda de que somos unos revoltosos.

Todo mundo se quedó apantallado del tamaño del mitin que hubo de apoyo al Peje antes de que fuera a la Cámara, y de que todo mundo se portó pacíficamente. Y conforme pasan los días (y no lo meten al bote), es cada vez más obvio que el consenso nacional e internacional es que son unos retrasados mentales los que decidieron esta jugada.

Así que, nada de quemar el Palacio Nacional. Al menos por ahora.

¿Qué va a pasar? No sé; me extraña que no hayan metido al bote ya al Peje. No tendría sentido que no lo hicieran. Pero es que tampoco va a tener sentido que lo hagan; están perdidos. No hay manera de que les salga bien el desmadre este en el que ellos solitos se metieron.

Si meten al Peje al bote (que es lo que tienen que hacer si siguen su misma lógica), la reacción popular e internacional va a ser abrumadora. Ya lo está siendo en este momento. Si no lo hacen todo este teatrito habrá sido para nada. Están realmente perdidos (y algunos encegados por el perverso deseo de meter al bote al Peje… como si la gente de izquierda no estuviérmos acostumbrados a eso).

Como sea, hay una marcha del silencio (chale, con lo que me gusta gritar) del Museo de Antropología al Zócalo. Yo ya pegué mis hojitas en mi carro llamando a la marcha, y vamos a ver de qué cueros salen más correas.

La beca

El viernes llegó y como desde las seis de la mañana comencé a monitorear la página del Conacyt. Para las 2:00 nada había pasado, y fui a comer con Juan y Omar.

Al llegar a la Fac, les pedí a Omar y Juan que me dejaran consultar en la máquina del cubículo. Siendo como es la vida, ya estaban ahí los resultados. Y yo no estaba entre los candidatos elegidos.

Omar y Juan se portaron super chidos; fuimos a ver varios episodios de Cowboy Bebop y cuando Omar se fue Juan y yo seguimos viendo Robotech. No dejaron que me deprimiera o solo durante todo el día.

Antes de ir al depa de Juan, fuimos a mi casa y mandé dos correos electrónicos. Uno para Jonathan Buss (mi asesor en Waterloo), y otro a the powers that be en Conacyt. A Jonathan le dije que a) no me daba por vencido, b) pero que tenía que considerar que igual y debía hacer aquí la maestría, y c) que qué posibilidades había de conseguir una posición de Teaching Assistant en Waterloo. A los del Conacyt, que por qué no me habían dado la beca. Quiero las razones académicas y los integrantes del comité académico que decidió no darme la beca. Si no hay razones académicas, entones se va a poner divertido el asunto.

En la noche del viernes (o sea, de madrugada cuando seguir viendo Robotech se volvió vomitivo), me quedé en el depa de Juan, en el cuarto en el que en alguna época vivimos Liliana y yo. Fue lo más cercano que estuve de caer en pánico en todo este tiempo. “Agota todas las posibilidades” me dije. “Sólo agota todas las posibilidades”.

Estoy seguro de que o fue un error, o alguien se está buscando problemas conmigo. No hay posibilidad de que un comité académico decidiera no darme la beca. Sencillamente no es posible: ya me la habían dado antes. Y mi currículum, experiencia, cartas de recomendación y universidad con aceptación aumentaron bastante desde esa vez.

Yo creo que por el hecho de haber recibido la beca antes, pero no haber terminado el trámite, algún tipo de error administrativo ocurrió. O algo por el estilo.

Si no, voy a armar un escándalo. No pueden justificar de ninguna manera que no me den la beca.

El sábado vino Amílcar; por fin regresó de Europa, y fue chido alegrarme de verlo y sentirme bien de que le haya ido bien en su examen. Además es encantador el cabrón, y nos tuvo muertos de la risa contándonos de su viaje.

Me trajo una taza con las inscripciones de la piedra de Rosetta, una cajita musical (manual) que toca La Marsellesa, y un USB key de 256 MB. Lo cual es über cool, aunque no sepa todavía en qué lo voy a usar. Que por cierto hay un bug (o feature) en GNOME 2.10 que no muestra el icono del key hasta que monto otro drive. Ya reporté el bug número 300119, describiendo el problema. A ver si sirve de algo.

USB key en Nautilus

Amílcar además me dijo que, en caso de que las cosas no se resuelvan de manera “pacífica”, podemos meter un amparo, ir a la Comisión de Derechos Humanos, escribir a los periódicos. Aún no quiero hacer nada de eso (espero que no sea necesario), pero fue muy chido que se mostrara tan solidario.

También le hablé a Mónica, y me dijo que se pondrá en contacto con sus contactos. Así que ahí hay otro frente.

Le hablé a la mamá de Enrique; mis cosas ya están aquí, pero se le olvidó traerlas de casa de su hermana. Me dijo que iba a ir por ellas; me dio mucha risa porque se oía bien apenada. Así que al rato le hablo a ver qué onda. Enrique se fue a Manzanillo; por eso no lo vi el viernes, y por eso estoy hablándole a su mamá.

Me impresiona mi reacción. Supongo que hice bien en no suponer en ningún momento que la beca me sería concedida de forma casi tramital. Hay tiempo; tengo hasta Septiembre para llegar a Canadá con una maleta de dinero para pagar mi colegiatura; y hasta ese momento puedo (y debo) seguir intentando por todos los medios el conseguir la beca.

Así que ahora sigue eso. Lo único que me molesta es que quería dejar de preocuparme por el asunto.

GNOME Blog

Están a punto de desaforar al peje, y además el Conacyt no dice nada. Así que instalé GNOME Blog para tener algo que hacer (de nuevo no tengo deberes académicos).

La idea es: no tener que hacer login/logout de WordPress directamente, y además hacer posts de forma más rápida. El editor de WordPress quedará para emergencias o cuando no esté en mi escritorio.

Me interesa que funcione el HTML básico, como son negritas, y otras cosas…

  • Listas no ordenadas
  1. Listas ordenadas

También me interesan los gráficos:

Britney de porrista

Britney de porrista

Y ligas en general. Como este artículo de Robert Fisk, que publicó Miguel de Icaza en su blog y que lo vi en Planet GNOME.

Si esta forma de publicar sale como yo quiero, será mi forma habitual de hacerlo.

Actualización: no funcionó. En primer lugar sólo puedo publicar en la categoría por omisión; pero además formatea medio feo el HTML. Pero tiene futuro; voy a ver si puedo hacerle cambios para que jale como yo quiero.

Los imbéciles del Conacyt

Después de tenerme en agustia total durante días, resulta que los tarados del Conacyt publicarán los resultados hasta el jueves.

De verdad no puedo imaginarme una excusa satisfactoria para tanta incompetencia.

Pero bueno; de nada sirve que me enoje. Tendré que regresar a mi vida normal mientras espero los resultados; pero realmente es difícil no pensar todo el tiempo en lo mismo, cuando todo el futuro de uno depende de ello.

Me quieren volver loco

Estuve monitoreando ad nauseaum la página del Conacyt… cuando funcionaba, porque se estaba cayendo cada dos horas o algo así.

Por fin, masticándome los codos, le hablé al Conacyt para preguntar quihubo… me dijeron que dejara de chingar hasta las seis, que para esa hora ya estaría el bisne…

Falta media hora… Carajo.

Cerca de las cuatro de la tarde, tiraron el sitio en Web Sphere y regresaron a la versión anterior. Algo habrá salido mal en la actualización, supongo. Eso o el sitio es intermitente.

Falta media hora, y yo sigo aquí, masticando mis coditos.

Nuevo portal de Conacyt

Ayer vimos Omar, Juanjo y yo Apple Seed, como debe ser vista; no como la habíamos visto en el maratón de animé. También vimos un capítulo más de Cowboy Bebop, y Juan y yo le avanzamos mucho a Southern Cross en Robotech.

Regresé a mi casa poco antes de la media noche, y cuando dieron las 12:00 (o sea, cuando ya podía decir “mañana sabré qué onda con la beca”), me metí al sitio del Conacyt y traté de ver la página donde aparecerían los resultados. El sitio me regresó un Connection refused.

“Oh mi 2″ (pensé), “¡están poniendo los resultados!”

Sin embargo ya estaba cansado, y dije; mañana cuando me levante ya estarán. Así que dejé un script wgeteando cada hora la página y me fui a “dormir”. Buen dios, qué mala noche. No creo haber tenido una así de mala en mucho tiempo.

Cuando me levanté, vi que la página no estaba aún. Me volví a dormir, mal otra vez, y cuando regresé a mi compu seguía sin regresar el sitio. A las 14:00 horas (por cierto, NTP se volvió a hacer cargo del horario de verano en mis máquinas), por fin regresó la máquina del Conacyt… con un 404: Not found.

Me metí al sitio, y vi que los del Conacyt decidieron renovar el portal del consejo… un día antes de dar a conocer los resultados de la convocatoria de demanda libre a Estados Unidos y Canadá. Me metí, y pude ver la convocatoria… pero los resultados no se ven en ningún lado.

Carajo. Al menos se me bajó un poco la angustia del coraje. ¿A quién se le ocurre hacer renovación estética justo un día antes de dar los resultados que a me importan? Hay gente egoísta de verdad…

Tengo que calificar la tarea 4 (porque quedé de dárselas un día antes del examen para que puedan estudiar), y además de eso me la voy a pasar nervioso. Muy nervioso.

Mañana.

El desafuero

Hoy vi a Omar y Juan; fuimos a comer al Cenote Azul (que nunca ha terminado de gustarme, pero que tiene una de las meseras más lindas que jamás haya yo visto), y después regresamos a mi casa por la laptop de mi mamá (que tiene salida a TV) para ver algunos capítulos de Cowboy Bebop y algunos capítulos viejitos de Robotech. Todavía me emociono cuando veo Hasta las estrellas.

Saliendo del Cenote, mi mamá me habló para decirme que la sección instructora había aprobado (3 votos contra 1, o sea, PRI-PAN vs. PRD) que el desafuero se vote en la cámara de diputados.

No sé si sea que faltan (a partir de hace 27 minutos) dos días para que el Conacyt publique los resultados de la convocatoria; o si sea que aún queda la posibilidad de que la cámara vote en contra el desafuero… pero me lo tomé con mucha calma.

En parte creo que es que he visto a la ciudadanía capitalina básicamente unida en torno al tema. Es una mayoría absoluta y aplastante la que apoya al peje, y son muchos los que no tienen la menor intención de dejarse. Y mientras eso continúe, no les va a resultar tan sencillo darnos en la madre.

Les platicaba a Omar y Juan de la encuesta que había escuchado en CNI: que 75% de la ciudad estaba en contra del desafuero y que 54% apoyaba marchas y protestas pacíficas para repudiarlo. Omar añadió “y seguro como 30% apoya manifestaciones violentas”. Yo le dije, “no, como 7%”. Omar me dijo algo que yo no había pensado: 7% en la Ciudad de México, es un chingo de gente.

No sé qué vaya a pasar. Hay una ínfima esperanza de que la cámara de diputados rechace el desafuero. Sinceramente lo dudo, pero la esperanza ahí está. Si a pesar de todo lo que la legalidad, sensatez política y cordura dicen, lo desafueran, entonces que ellos se atengan. Porque esto se va a poner feo.